9.5 C
Buenos Aires
jueves, 22 agosto, 2019

“Lollipop”

  En la «tierra de  las nieblas perpetuas» la Radio Caracol está encendida. Allí aparece  tímidamente y con un acento suave la voz de Lorenzo....

Tarde de plaza

El llegó con su mujer y sus dos hijos en su imponente camioneta importada. Le costó estacionar en la cuadra de la plaza pero justo...

Mariposas en el aire

  Ahí están las tres. Con sonrisas desparramadas en sus rostros, las manos en alto saludando y  sus overoles naranjas tan inflados que quedan escondidas...

Valorada rutina

Por GABRIELA CHAMORRO. Para mí amanece a las seis. En invierno cuesta por el frío y la noche cerrada pero ahora que los días empezaron muy...

Mi sabia maestra

  De ella aprendí el zurcido invisible a los agujeritos de las medias, cómo freír buñuelos de manzana sin que queden aceitosos y todas, absolutamente...

Años perdidos

Por GABRIELA CHAMORRO Casi toda mi infancia y mi adolescencia tuvieron como marco la dictadura. Tengo recuerdos como flashes, de escuchar detonaciones en mi barrio donde...

Emociones en el éter

  Micaela abrió su Samsung con bluetooth apretó, clic,  la tecla de Menú otro clic,  Mensaje, un nuevo clic Crear y tecleó  con otros sucesivos...

Que vuelvan las muñecas

Muchas noches de mi infancia las pasé abrazada a sus patas largas. Me la había hecho mi tía Lillian. Era negra, tan alta como...

Tarde distinta

  Siempre me resultó un poco caótica la Feria del Libro.  Si de elegir se trata prefiero  pasar las horas en una librería perdida por...

Lecciones dificilísimas

Por GABRIELA CHAMORRO. Un bucle que me tapaba parte de los ojos y los dientes apretando fuerte fuerte los labios de abajo para así concentrarme...

Algo más que nostalgia gastronómica

  Volvieron las Kes- Bun!!!! ¿Cómo que qué son? Son las galletitas de queso chiquitas, exquisitas, esas del paquete verde y rojo. No cualquiera. Son “esas”....

De penitas y consuelos

Me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere…. Deshojando una yerbera gigante fucsia y muy sentadita en uno de los canteros que daban al...

Hada madrina

  Como siempre creí en cuentos, no puedo dejar de sentirme tocada por la varita mágica, aunque la verdad, la verdad, gracias a ellos me...

Nuevos brotes

Lidia, una adorable viejita que vivía en Las Flores y que veía seguido cuando llevaba a mis nenas a visitar a su abuela...

La amiga inesperada

  Dicen, los que me conocen,  que tengo esa atípica cualidad de hacer hablar a las personas más hoscas o lograr que una extraña, que...