Clínicas del conurbano en jaque por culpa del PAMI

07-05-2017

BUENOS AIRES. El gobierno recortó 50% los ingresos a las empresas de salud privadas de las zonas norte y oeste que no prestarán servicio a los mayores. Jorge D’Andrea, titular de ATSA, advirtió: «son medidas que traen el desamparo de los abuelos y el cierre de clínicas y sanatorios».

El Secretario General de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad, (ATSA-Hurlingham) Jorge D’Andrea denunció un recorte implementado por el Gobierno Nacional en el área de salud que afecta la prestación a jubilados y pensionados: «Las clínicas que hoy están atendiendo a los abuelos van a recibir un 50% menos de lo que estaban recibiendo, esto significa que los jubilados van a dejar de tener salud. Es imposible dar prestación con estos valores» advirtió.

El PAMI reestructuró el servicio de pago a las clínicas ajustando el servicio médico a los jubilados, lo que genera una caída del 50% en los ingresos de las entidades privadas de salud.

Frente a esto los propietarios de las clínicas de las zonas norte y oeste del conurbano que atiende a casi un millón de afiliados anunciaron la suspensión del servicio hasta que el gobierno convoque a «una inmediata mesa de diálogo desde donde podamos encontrar puntos comunes para poder seguir brindando las prestaciones médicas».

Desde 2013, el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (INSSJP), dependiente de PAMI, le abona a los hospitales privados por cada prestación que le realizan a los afiliados. El monto, que se actualiza una vez al año por parte del ente estatal, fue aumentado por última vez en 2016. El gobierno de Cambiemos implementó ahora un sistema que, al parecer, no se animó a hacer el anterior titular de PAMI, Carlos Regazzoni. En cambio, su reemplazante, Sergio Cassinotti no dudó en aplicar este ajuste que cambia por completo el sistema de atención privada de los Jubilados.

«Con ajustes similares tuvieron que cerrar clínicas de esta zona, como Córdoba, Otharán, o el Sanatorio Americano de Villa Tesei, entre tantas otras» dijo D’Andrea, «pero lo peor de todo es que esto lleva al desamparo a nuestros padres, a nuestros abuelos».

La resolución 395/2017 prevé un pago per cápita fijo a las clínicas que atienden PAMI, en lugar de por prestación. Las clínicas de la zona, entre ellas la Clínica Sagrado Corazón, cuestionan los nuevos precios fijados. Es que pasarán a recibir de un promedio de $ 900 por jubilado atendido por mes a tan solo $ 426,10, lo que equivale a un recorte del 53%. «Así, no solo no podemos brindar prestaciones, vamos a la bancarrota», alertan los propietarios de clínicas.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *