Obediente a la receta de papá FMI Macri presentó la reforma laboral en la que sólo sufren ajustes los trabajadores

 

CAPITAL FEDERAL- Blanqueos sin costo, indemnizaciones a la baja, pasantías, tercerizaciones, son las puntas de la modificación de la Ley de Trabajo que el Gobierno buscará a probar en el Congreso. A diferencia de lo postulado por el presidente Macri, serán sólo los trabajadores los que cederán condiciones.

Mientras el presidente Mauricio Macri habla de que «todos tienen que ceder un poco» para que se beneficie el conjunto, el proyecto de reforma laboral que el Ejecutivo girará al Congreso tiene como gran beneficiario a los empresarios y como grandes perjudicados a todos los trabajadores.

Con excepción de la ampliación de la licencia por paternidad, el resto de los puntos que se abordan en el texto que se trataría en las cámaras en diciembre promete una disminución de las condiciones laborales y menos costos para los patrones.

El periodista de Ámbito Financiero, Mariano Martín, accedió al texto que el ministerio de Trabajo ya le presentó a cámaras empresarias y sindicatos y lo resumió en  una nota publicada en el medio este martes.

Se suprime supresión del concepto de «irrenunciabilidad» que consagra la ley de Contrato de Trabajo, lo que podría ser utilizado para impulsar acuerdos laborales a la baja. También habrá una baja sensible en los cálculos para las indemnizaciones por despido, un cepo a los juicios laborales y la posibilidad de constitución de fondos de desempleo financiados por los propios empleados en varias actividades.

Además se prevé la reducción de dos años a uno del plazo de prescripción para el inicio de acciones judiciales de un trabajador contra su empleador. También se eliminará la valoración del «ius variandi» como garantía de no alteración de las condiciones de trabajo. Hasta ahora, si un empresario resolvía de forma unilateral mudar sus actividades o cambiar las labores de su personal los demandantes podían exigir ser indemnizados o bien continuar en sus tareas habituales. Esta última posibilidad quedará anulada según el texto del proyecto comentado ayer.

En tanto, el Gobierno promete incluir una ampliación a 15 días de las licencias para padres por nacimiento de sus hijos, así como la posibilidad para los empleados de tomar hasta un mes de franco sin goce de sueldo. Otro capítulo que promete controversia para el año que viene: a partir de la próxima ronda de paritarias los gremios y las empresas podrán acordar regímenes especiales de indemnización o seguro de desempleo con aportes de los propios trabajadores del sector. Esa modalidad, que existe en el sindicato de la construcción (UOCRA) podrá ser adoptado por otras actividades sometidas a alta rotación laboral. En otras palabras, los trabajadores podrán aportar para sus propios despidos.

Sobre la reducción de contribuciones patronales y aportes a la seguridad social, el primer año los empleadores no pagarán cargas por los primeros $2.300 de sueldo, y luego ese monto se duplicará y se le agregará la inflación de cada año hasta completar un valor de 11.500 pesos más la evolución del costo de vida, lo que se producirá hacia el cuarto año de aplicación del nuevo sistema. Se buscará así reducir un tercio del costo laboral por cada contratación nueva o blanqueo de trabajador a costa del Tesoro, que aportará la diferencia. Hasta ahora existía un sistema similar para las microempresas y para las pyme, con lo que el beneficio nuevo sería sólo para las grandes compañías.

Se buscará frenar los juicios «por solidaridad», lo que facilitará la tercerización. Se exculpará al empresario de la actividad principal si previamente se aseguró que su contratista cumplía con los requisitos legales para contratar personal.

En el capítulo indemnizatorio se tomará en cuenta sólo los ítems salariales de la remuneración. También quedarán afuera las horas extra, el aguinaldo, las comisiones y cualquier otro ítem no regular. Para ello el proyecto prevé la redefinición del concepto de «salario» previsto en la ley de Contrato de Trabajo. Para iniciar un juicio, el trabajador tendrá un año de tiempo cuando antes podía hacerlo hasta dos años después de su desvinculación. Otro punto a favor de los empresarios será la facilidad para expedir el certificado de trabajo, motivo usual para la radicación de juicios y que motiva multas equivalentes a tres sueldos).

El proyecto incluye la sanción de un nuevo esquema de pasantías o prácticas formativas disociadas de las obligaciones de un contrato de trabajo que podrán acordarse en cada convenio colectivo y que serán monitoreadas por un instituto tripartito.

En el marco del anuncio de las «reformas permanentes» realizado en el CCK, el Presidente sostuvo que su Gobierno prefiere endeudarse antes que mentir «emitiendo dinero sin respaldo y generando inflación». Sin embargo, desde que Cambiemos llegó a la Casa Rosada Argentina es el país emergente más deudor del mundo y la suba de precios acumulada es de casi 60%.

«No nos gusta endeudarnos, pero menos mentirnos emitiendo dinero sin respaldo y generando inflación», aseguró el jefe de Estado en un discurso en el que presentó los lineamientos de varias reformas políticas y económicas.

El líder PRO remarcó que «si no hay consensos básicos sobre el rumbo y los objetivos» del país, no habría «inversiones, ni productividad, ni competencia empresaria, ni equidad, salida de la pobreza y de la desigualdad».

Básicamente, lo que sostuvo Macri es que lo que todo el arco político y económico observa que ocurre: Cambiemos prefiere financiar el déficit fiscal -que aumentó desde diciembre de 2015- aumentando exponencialmente la deuda y sus intereses, y no hacerlo con emisión de pesos que, según la economía ortodoxa, genera alza de precios.

Sin embargo, ¿qué pasó con la deuda externa y con la inflación desde que gobierna Cambiemos? En el caso de las emisiones en moneda extranjera realizadas por el gobierno nacional, superan a las realizadas por otros países denominados emergentes que desde diciembre de 2015 recurrieron con frecuencia al mercado financiero internacional. Los datos de la agencia Boomberg muestran que Argentina emitió bonos por más de 55 mil millones de dólares en el mercado financiero.

Los datos corresponden al servicio provisto por la empresa especializada Bloomberg, pero están en línea con el desempeño advertido por centros de investigación locales como el Observatorio de la Deuda Externa de la UMET. Los informes de esa casa de estudios encienden luces de alarma sobre el cambio de composición en los pasivos que muestran un incremento en la participación de los acreedores privados.

Asimismo, advierten que de la mano del proceso de liberalización financiera el nuevo ciclo de endeudamiento externo tiene como correlato una creciente fuga de capitales en lugar de financiar obras de infraestructura o mejorar el acceso al financiamiento para la inversión. Desde el Ministerio de Finanzas aseguran que los crecientes niveles de endeudamiento son sostenibles y apuestan a profundizar el ingreso de capitales financieros.

Por su parte, los intereses de la deuda pública nacional (tanto externa como interna) mostraron en septiembre un crecimiento del 65,5% contra igual mes de 2016. En el año, en tanto, el pago de intereses aumentó a un ritmo del 77%.

En el caso de la inflación, si se suman el 41% de 2016 con 17,6% acumulado en lo que va de este año hasta septiembre, se escala hasta la elevada cifra de casi 60%.

A contramano del discurso oficial del Gobierno respecto de que estaría bajando la inflación, en septiembre hubo un nuevo repunte de la escalada de precios -que con los aumentos previstos para el resto del año será difícil que desminuyan-, que de acuerdo con el INDEC se ubicó en el 1,9% a nivel nacional, luego del 1,4% registrado en agosto.

De esta manera, el alza del 17,6% en los primeros nueve meses de 2017 pone al cálculo ya por encima de la meta del 17% que el Banco Central había fijado para todo el año.

Obras Sociales y sindicatos

Mauricio Macri reclamó ante la Confederación General del Trabajo (CGT) sentarse a dialogar porque «en la Argentina hay muchas obras sociales y sindicatos».  A la salida del encuentro en el Centro Cultural Kirchner (CCK), un de los triunviros de la central obrera no tardó en responder.

Héctor Daer fue consultado por la prensa presente en el CCK y su respuesta no dejó lugar a dudas sobre el pensamiento de la CGT. El gremialista sentenció: «Puede haber tantos gremios como crean los trabajadores».

Respecto a las obras sociales, el secretario gremial sostuvo: «Cuando habla de cantidad, nosotros creemos que hay obras sociales que son minúsculas y producto de la desregulación, hoy tienen una cantidad mínima de adherentes».

«No puede ser que haya más de tres mil sindicatos y solo 600 firmen paritarias anualmente», fue una de las principales quejas del jefe de Estado.

DEJA UNA RESPUESTA