Boudou y Manzur entregaron ecógrafo en el Senado Nacional

CAPITAL FEDERAL – El Senado y el Ministerio de Salud de la Nación conmemoraron el “Mes Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama”, en una ceremonia desarrollada en el Salón Azul de la Cámara Alta.

El acto estuvo encabezado por el Vicepresidente Amado Boudou y el ministro de Salud, José Manzur, en el que se hizo entrega de un nuevo ecógrafo con doppler destinado a la Delegación de LALCEC (Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer), que atiende pacientes de las localidades de Morón, Hurlingham e Ituzaingó.

El ecógrafo fue recibido por el intendente de Morón, Lucas Ghi, y autoridades del LALCEC, donde además se realizaron distinciones a diversos profesionales por sus trabajos frente a la lucha y prevención de esta enfermedad.

También estuvieron presentes la presidenta previsional del Senado, Beatriz Rojkes de Alperovich, el secretario administrativo del cuerpo, Juan Zabaleta, y la superintendenta de Servicios de Salud, Liliana Korenfeld, entre otros.

Vale recordar, que el pasado 20 de octubre, tres ladrones armados se llevaron un ecógrafo de última generación, valuado en unos 90.000 dólares, que funcionaba en la sede que la Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (LALCEC) posee en la localidad bonaerense de Morón. El robo se registró en plena hora de atención a los pacientes. La titular de LALCEC, Mirta Meyer, detalló a la Agencia DyN, que los asaltantes tenían información precisa sobre el aparato, ya que hasta «lo hicieron desconectar prolijamente». «Fue muy triste porque obviamente nada espera esto, pero somos conscientes de que estas cosas pasan», remarcó. La mujer relató que el robo se produjo en medio de un día intenso de trabajo, ya que durante este mes se realizan mamografías gratuitas por la campaña de concientización sobre el cáncer de mama.

Uno de los ladrones preguntó por el sector de ecografía y amenazó con un revólver a una secretaría y a la médica del sector, a la que luego llevo hasta la oficina donde estaba Meyer y reclamó dinero y celulares. «Agarraron los celulares y nos llevaron a seis o siete (empleadas) a un cuarto donde está el mamógrafo y nos dejaron encerradas», indicó.

Meyer afirmó que el ladrón «venía con mucha seguridad de los datos; hizo desconectar prolijamente el ecógrafo, (fue) muy preciso y organizado». Luego se llevó llevó el aparato, ayudado por otro hombre. Un tercer cómplice que los aguardaba en la calle.

Ese ecógrafo robado, también había sido donado por el Ministerio de Salud de la Nación, es de alta complejidad y estaba en funcionamiento en el lugar desde hace un año y medio.