Después de su escandalosa renuncia, el ex concejal del PRO, Christian Salinas sigue complicando a Tagliaferro 

Aviso publicitario
banner moron

MORÓN. Por José «Pepe» Delgaudio. En abril pasado Christian Salinas fue noticia por su renuncia como concejal de Cambiemos, cuando tomó estado público un audio donde el edil le exigía parte del sueldo a trabajadores para «darle a los que no cobraron, para hacer política y mantener locales partidarios». Además, se supo que había sido denunciado en la Oficina Anticorrupción por trabajadores que habían sido amenazados por patotas que portaban armas de fuego. Nadie puede ignorar que la voz de la grabación no pertenezca a Salinas, es el mismo timbre, el léxico y su modulación característica que lo identifican. 

Al conocerse que Salinas había sido denunciado en Anticorrupción en los primeros meses de 2016 consultamos en abril pasado a Javier Argolo, titular del área, quien dijo que, «la denuncia recibida y firmada la había entregado a quien correspondía», y agregó que le dijeron, «no te metas, es problema de otro organismo, que se ocupen ellos.(?)  

Quien le respondió estaba indicando que fuera el Concejo Deliberante el que interviniera, y lo que significaba que desde el Ejecutivo cubrirían al ex concejal. También enviamos un mensaje consultando sobre el tema al subsecretario Ricardo González Dorfman, pero nunca obtuvimos respuesta. 

Respecto a lo transcripto en el párrafo anterior la ley determina taxativamente que, los funcionarios denuncien ante sus superiores los hechos de corrupción, y, en caso de no actuar éstos últimos deben hacerlo ante la fiscalía judicial de turno. 

Salinas fue designado jefe político por Ramiro Tagliaferro en Morón Sur, incluso daba órdenes a trabajadores de la UGC 6 e ignoraba y pasaba por encima al titular de la misma Nicolás Canario. 

Canario nunca pudo organizar su grupo de trabajo desde su designación, debió enfrentar a quienes habían ingresado por Christián Salinas, incluso se llegó a enfrentar con éste a golpes de puños dentro de la dependencia municipal. Salinas siempre sostuvo que Canario había sido nombrado a través suyo y que respondía a sus directivas, aunque funcionarios y concejales del PRO lo negaban sosteniendo que: «como abogado había trabajado en la fiscalía N° 7 de Morón y lo eligió Ramiro (Tagliaferro)».  

 ¿AMENAZAS DE TAGLIAFERRO Y REBAGLIATI? 

El audio conocido se encuentra en la fiscalía N° 5 a cargo del Dr. Claudio Oviedo quien recibió a los integrantes de los bloques de concejales del FPV (Unidad Ciudadana), y del Frente Renovador solicitando se investigue a Salinas. En la grabación se escucha al ex concejal decir que Tagliaferro le manifestó: «Si se hace el loco le metés dos tiros”. (sic); y que Charly (Rebagliati, Jefe de Gabinete) le dijo: «Cuando te encontrás sólo en el ascensor con Diego Spina decile que nos voten todo (sic)». 

ESCRITORIO EN EL MUNICIPIO  

En las últimas semanas un grupo de trabajadores de la UGC 6 fueron despedidos por denunciar a Salinas, por ser perseguidos en la vía pública y amenazados con armas de fuego por el grupo de choque que le responde. Ante los despidos, Pablo Salvo, secretario del sindicato municipal se comunicó con Nicolás Canario quien le respondió: «Yo no tengo nada que ver, Salinas los echó, es el responsable». 

Ante el conflicto laboral Carlos Rebagliati ordenó la reincorporación porque las mismas eran «producto de enfrentamientos políticos». 

Quiénes nos transmitieron lo ocurrido agregaron: «Salinas renunció como concejal pero sigue teniendo un escritorio en la dirección de recursos humanos dentro del municipio (?)». Si esto fuera cierto sería irresponsabilidad y falta grave de quien lo permitió e involucraría a Tagliaferro. 

 EXIGENCIAS DE SALINAS A TAGLIAFERRO 

¿Cuál es el motivo del accionar inescrupuloso de Salinas para extorsionar a trabajadores e impartir órdenes? Un colaborador directo de Tagliaferro que pidió no ser identificado nos informó: «Cuando tomamos conocimiento del audio Ramiro pidió su renuncia, la noche que se concretó no la quería firmar, recién a las 23.30 horas se logró”. El concejal depuesto había pedido que todos los que habían ingresado a través de su gestión continuaran trabajando y el gobierno de Tagliaferro accedió. Nuestro informante nos comentó que “pasado unos días de calma con posterioridad a su desvinculación del Concejo Deliberante comenzó a pedir un trabajo. Lo vinculamos con uno de nuestros dirigentes de Merlo quien le pagaba $ 5 mil por semana para colaborar en la campaña. Luego comenzó pidiendo un cargo en provincia, le dijimos que no se podía por la investigación en la que se encuentra. A medida que transcurrían los meses sin obtener lo que pedía comenzó con sus presiones. El 8 de julio pasado les pidió a quienes trabajan en la UGC 6 que no concurrieran a trabajar al día siguiente en las actividades organizadas por el municipio en Morón Sur. Ésta orden logró dividir a los laburantes y comenzaron las peleas entre ellos, incluso con mucha violencia”.  

Éstas explicaciones imponían respuestas a nuevas consultas. Se nos informó que la UGC 6 tiene asignadas en la actualidad a 26 personas de las cuales 15 pertenecen a la cuadrilla de obras y servicios públicos que regresarán a dicha secretaría; 5 dejarán de prestar servicios y sólo 6 quedarán a cargo de Nicolás Canario. Esto no significaría que los servicios vuelvan a centralizarse, según se explicó “ante cada reclamo vecinal o necesidad en su perímetro se le pedirá al secretario Guillermo Pascuero que envié al personal que crea conveniente”. 

Para las autoridades municipales los despidos están justificados. “Entre los despedidos están la madre y pareja de Salinas que cumplieron órdenes y fueron organizadoras internas de los enfrentamientos” justifican en el gobierno comunal. 

Un operador del PRO moronense reconoce que se equivocaron en confiar en Salinas, cuando acordaron con él y con la concejal Vanesa Sosa para su campaña por la candidatura a intendente de Tagliaferro en el 2014. “Sabíamos que conocía el territorio, que tenía llegada con la gente, se mostraba humilde, que además trabajaba en la 216, que tenía problemas con la madre de sus hijos, me pareció con las cualidades que mostraba, ser un interesante vínculo directo con posibilidades de una candidatura. Me equivoqué, era un personaje que ocultaba la verdad de su comportamiento” admite el operador tagliaferrista. 

¿Será cierto o del árbol caído todos hacen leña? De lo que no caben dudas es que Christian Salinas no era persona confiable como para haberle dado la oportunidad de ser representante de los vecinos y tener tanta influencia dentro del gobierno municipal.

1 COMENTARIO

  1. Conocì un cierto tiempo a este «Delincuente». Estuve trabajando para èl en el local de Moròn sur. Si te interesan conocer màs detalles, contactame.

Responder a Gustavo Cancelar respuesta