Viudo y abuelo de 73 años será ordenado sacerdote en Saldungaray

BAHIA BLANCA-  Un viudo de 73 años que tiene dos hijos y seis nietos y se desempeña como diácono será ordenado hoy sacerdote en la parroquia Nuestra Señora del Tránsito, de la localidad serrana de Saldungaray, sur bonaerense.

Juan Carlos De Piazza recibirá el orden del presbiterado de manos del arzobispo de Bahía Blanca, Guillermo Garlatti, durante una ceremonia religiosa.

La misa se llevará a cabo a las 19 en el gimnasio del Instituto Fortín Pavón, ubicado en Pavón 560, de Saldungaray, a pocos kilómetros de Sierra de la Ventana.

De Piazza se desempeñaba como diácono desde hace un largo tiempo en la parroquia de Saldungaray, y para ser ordenado sacerdote debió contar con un permiso, que fue autorizado por Benedicto XVI poco antes de dejar su cargo de Sumo Pontífice.

La ordenación de De Piazza no será una más, ya que estuvo casado y, como fruto de ese matrimonio, tuvo dos hijos y hoy cuenta con seis nietos.

En la celebración estará presente su hijo, mientras que su hija, quien se encuentra en España, seguirá los acontecimientos a través de Internet por una videoconferencia.

El caso de De Piazza debió ser estudiado por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, a fin de revocar el carácter de permanente que revestía su tarea como diácono.

Cuando enviaron la notificación de que iba a ser sacerdote «lo primero que hice fue llamar a mi hija Mónica, a España, y a mi hijo Pablo, quien reside en Mar del Plata», relató De Piazza.

«Mi esposa, que se llamaba Mirta, murió en un accidente de tránsito; yo tenía 28 años y quedé viudo con mis dos hijos», contó el hombre.

En esas circunstancias «fue muy importante la ayuda que me brindó mi familia para criar a mis dos hijos», señaló.

Durante muchos años, De Piazza se desempeñó como secretario del arzobispo de Bahía Blanca, Rómulo García, hasta que en el año 2010 fue ordenado como diácono permanente.

«Dios fue haciendo su obra en mí, hice un proceso de discernimiento e incluso monseñor García me lo había sugerido, pero yo no estaba muy seguro», comentó el futuro sacerdote.

De Piazza explicó que vivió esta experiencia «desde la familia» y que «antes de pedirle a la Santa Sede la ordenación, avalado por monseñor Garlatti», consultó el tema con sus hijos.

«Cuento con el apoyo de mi familia y de la comunidad, confío mucho en la providencia y en Dios, que es quien me ha llamado a ésto», afirmó.

Mañana, una vez ordenado sacerdote, De Piazza quedará a cargo de la parroquia de Saldungaray, que además abarca a localidades vecinas como Villa Ventana y Sierra de la Ventana.