Prácticas médicas gratuitas para fumadores en el Día Mundial Sin Tabaco

LA PLATA-  Varios hospitales de la provincia de Buenos Aires realizarán hoy, durante la jornada mundial sin tabaco, mediciones de la toxicidad de pulmones de los fumadores y talleres de cesación tabáquica, informó el Ministerio de Salud bonaerense.

Entre esos centros asistenciales, la cartera sanitaria destacó el Hospital Cetrángolo de Vicente López, donde a las 9.30, en el aula de Consultorios Externos se dará una charla gratuita y motivacional para dejar de fumar.

En ese hospital ya se atendieron 144 pacientes por cesación tabáquica, la mitad en talleres grupales y el resto en consultas individuales.

Otro de los hospitales es el San Juan de Dios, de La Plata, donde de 9 a 12, en el área A del edificio se realizará una jornada de concientización sobre los beneficios por dejar de fumar.

Allí también se medirán los niveles de toxicidad en los pulmones y de monóxido de carbono exhalado.

El equipo de cesación tabáquica del hospital coordinará y acompañará a los pacientes durante la jornada y orientará a los que quieran iniciar un tratamiento para abandonar el cigarrillo.

El 49,3 por ciento de los fumadores presentan algún otro factor de riesgo cardiovascular, como hipertensión, obesidad o colesterol alto, y sin embargo siguen fumando, precisó el Ministerio de Salud bonaerense, que estima en casi 5 millones el número de fumadores en la provincia de Buenos Aires.

Así lo revela un estudio sobre tabaquismo y riesgo cardiovascular que realizaron profesionales del hospital provincial San Martín de La Plata al analizar a 1.500 personas del partido de San Andrés de Giles.

Con cerca de 5 millones de fumadores -un 33 por ciento de la población- la provincia de Buenos Aires se enfrenta al desafío de reducir el tabaquismo con intervenciones oportunas.

Por eso, la cartera sanitaria provincial cuenta con casi 100 consultorios gratuitos de cesación tabáquica en hospitales públicos y Centros de Prevención de Adicciones.

Además, desde el programa ministerial «Salud sin Humo» se está capacitando a nuevos equipos para que los fumadores tengan acceso a los tratamientos en todas las regiones de la Provincia.

“Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte y discapacidad aquí y en el mundo. A su vez, está probado que dejar de fumar es lo más eficaz para reducir el riesgo de padecerlas”, explicó el ministro de Salud provincial, Alejandro Collia con motivo de celebrarse mañana, 31 de mayo, el Día Mundial sin Tabaco.

Collia instó a los fumadores a tomar conciencia de que el tabaquismo es una enfermedad crónica que requiere tratamiento porque “hoy se sabe que fumar es la principal causa de muerte evitable, que el 50 por ciento de los fumadores morirán por alguna razón vinculada a esta adicción y que los fumadores viven, en promedio, diez años menos que los no fumadores”.

“Tenemos que lograr, por un lado, que los médicos se comprometan con esta causa: cuando un paciente consulta por un resfrío, por ejemplo, debemos preguntarle si es o no fumador y, de serlo, ofrecer alternativas terapéuticas para que supere la adicción”, agregó la neumonóloga María del Rosario Landea, una de las autoras del estudio que se llevó a cabo en San Andrés de Giles.

Según ese estudio, el 49,3 por ciento de los fumadores tiene otro factor de riesgo cardiovascular, en tanto se determinó que el 32,8 por ciento de los varones y el 25,4 de las mujeres eran fumadores.

Una de las particularidades de esa investigación, que fue publicada en 2011 en la Revista Americana de Medicina Respiratoria, radicó en que la población fue estudiada en el hospital municipal, donde les calcularon sus factores de riesgo cardiovasculares con medición de peso, talla, presión arterial, glucemia y colesterol en sangre, además del perímetro de la cintura y otros parámetros.

Así se supo que eran fumadores actuales el 25,4 por ciento de los hipertensos, el 15 por ciento de los diabéticos, el 25 por ciento de los obesos, el 23 por ciento de los que presentaban altos niveles de colesterol y el 27,1 por ciento de los que ya tenían diagnóstico de enfermedad cardiovascular.

A esos factores se sumaba el cigarrillo, lo que les incrementa notablemente las chances de sufrir un infarto o un ACV.

El estudio concluyó que el tabaquismo estuvo fuertemente asociado a la falta de actividad física regular y al consumo de alcohol, y que “una alta proporción de sujetos con alto riesgo cardiovascular continuaba fumando”.