Para Zaffaroni «La Corte juega al límite del prevaricato»

En medio del debate generado por la situación de los jueces Bertuzzi, Castelli y Bruglia y la determinación que tome la Corte Suprema de Justicia respecto a la reposición en sus cargos, se presentó ayer jueves el libro “El prevaricato de los jueces” (Ediar, Bs. As., 2020) escrito por Raúl Zaffaroni y Nadia Espina.

En dicha presentación, acompañando a los autores estuvieron en la reunión vía zoom, Sergio Moccia (profesor emérito de la Università Degli Studi di Napoli, Federico II), Nilo Batista (profesor titular de la Universidad Federal de Río de Janeiro) y Alejandro W. Slokar (profesor titular de la UBA y de la UNLP y Juez de la Cámara Federal de Casación Penal).

El trabajo de Zaffaroni y Espina analiza un tema poco explorado entre los autores argentinos, consistente en la delimitación de los supuestos que pueden considerarse como delito de prevaricato de los magistrados y las magistradas, en el ejercicio de sus funciones jurisdiccionales.

En el encuentro virtual con cientos de participantes, el catedrático de Nápoles Sergio Moccia remarcó la importancia de contar con una magistratura que actué conforme a derecho, para evitar incurrir en los supuestos que en su país se califican como de abuso de autoridad, a propósito de la experiencia italiana en el caso conocido como mani pulite, desarrollado en un contexto político de corrupción, extorsión y financiación ilegal de partidos políticos.

El ex gobernador de Río de Janeiro, Nilo Batista, se expresó en contra de la persecución de los gobiernos populares y sus dirigentes políticos en la región, mediante la táctica de guerra no convencional conocida como “guerra jurídica” y celebró que “la obra constituya una respuesta jurídica -y antes ética- al denominado lawfare”.

Por su parte, el catedrático y camarista Alejandro W. Slokar recordó a Sebastián Soler y advirtió que “ningún juez puede hacer pasar como Derecho algo que positivamente se sabe que no lo es” y señaló que el texto es un “semáforo de detección estrictamente técnico de las amenazas judiciales al Estado de Derecho”, puesto que “moviliza a razones científicas -aunque también éticas y políticas- en favor de una indispensable y urgente refundación de la legalidad judicial en nuestro país”.

Finalmente, Zaffaroni, (Juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y profesor emérito de la UBA), recordó que “el caso más evidente de prevaricato judicial se ha dado en la causa que pretende responsabilizar por el delito de traición a la patria a la actual Vicepresidenta de la Nación”, Cristina Fernández de Kirchner. Zaffaroni también señaló que la Corte Suprema de Justicia de la Nación “estaría bordeando el prevaricato” en caso de no reponer a los jueces Bertuzzi, Castelli y Bruglia, en sus cargos originarios para los que han concursado.

DEJA UNA RESPUESTA