Mujeres que tuercen el destino de generaciones en “Hermanas de los Árboles”

Aviso publicitario
banner moron

El próximo 5 de noviembre se estrena en la plataforma Cine Ar “Hermanas de los Árboles”, un documental dirigido por Camila Menéndez y Lucas Peñafort y producido por Victoria Chales.
Su directora charló con el Programa Las Brujas que Salem por la 96.7 de La Plata y adelantó parte de la increíble y maravillosa historia con la que se van a encontrar al ver la producción y cómo para poder contarla debieron despojarse de ideas pre concebidas al ser una realidad muy distinta que, para contarla hay que “entenderla y respetarla”
El centro de la historia del documental tiene como eje una acción que se realiza en la comunidad de Piplantri, de la región Rajastán en la India. Allí, cada vez que nace una niña se plantan 111 árboles. Se hace para “celebrar el nacimiento de las niñas y generar conciencia sobre la decisión que significa tener una hija mujer”

Pero ¿por qué esta decisión en este lugar geográfico tan lejano a nosotros no solo por los kilómetros que nos separan, sino también los rituales y las costumbres?
Camila explica que “En India en general, pero en particular en esta región que es bastante pobre y con dificultades al acceso a la educación y a servicios básicos, cuando en la familia se casa una mujer con un varón, la mujer tiene que pagar una dote, y las hijas mujeres se van a vivir a las casas de sus suegros. Esto es una tradición que se da hace miles de años y nadie cuestiona”- asegura.
“A partir de esto para una familia de bajos recursos pagar una dote -que a lo mejor es un año de trabajo- y que después esa hija se vaya y no te sostenga económicamente cuando vos estás grande, es visto como una desgracia y esto lleva a situaciones muy complicadas. Como en India el aborto es legal cuando se enteraban que iban a tener una nena la abortaban y con el tiempo, el gobierno prohibió por ley que le digan a los padres el sexo en la ecografía”- explicó la directora
Esa decisión no impidió a las familias desesperadas al tener hijas mujeres que no podrían sostener económicamente deshacerse de ellas apenas nacidas y el número de habitantes hombres y mujeres en el país, al contrario del resto del mundo, presenta una superioridad del sexo masculino que comienza a crear otro tipo de problemas, como frustración por no tener con quien casarse, alcoholismo y violaciones.
Pero en el documental va a aparecer un hombre clave, Shyam Sunder Paliwal, un alcalde que, pierde por desnutrición a su hija a los 16 años y, como lo indica los rituales, planta un árbol para honrar a su niña. El dolor no cesa, y ese hombre comienza a preguntarse cómo otras familias se deshacen de sus hijas mujeres voluntariamente y comienza una cruzada contra este infanticidio no sólo con palabras y creando conciencia de que un niño y una niña son igualmente de valiosos sino ayudando la situación económica de las familias y enseñándoles a pensar en el futuro.
El Plan Pipantri ideado por Paliwal en recuerdo a su hija, es honrar plantando árboles el nacimiento de las niñas mujeres, no un solo árbol, sino 111 árboles. La acción de plantar esos árboles permite cambiar el ambiente árido y cuidar el agua tan escasa en el lugar.

Mujeres como Kala, O Bhavari, O leela, son solo algunos de los testimonios que aparecen en la historia y son las que se ponen este proyecto a sus espaldas. No es solo cambiar el ecosistema, no es solo cuidar el agua o tener un trabajo, es sobre todo salvar las vidas de sus hijas y sus nietas.
A través de un acuerdo en donde las mujeres se comprometen en principio a no matar a la niña, a educarla, a no entregarla en matrimonio y a ahorrar un dinero en una cuenta para que la niña lo tenga cuando cumpla 18 años, a plantar esos 111 árboles y cuidarlos, el Estado se compromete asimismo a aportar una suma de dinero similar y de esta manera que esa niña no sea ya una carga, sino todo lo contrario una inversión a futuro.
Camila Menéndez cuenta que al llegar al lugar tenían muy en claro que querían que las que contaran esta historia fueran las mujeres y que la mayor parte del tiempo de su estadía fue utilizada para, no solo crear ese lazo de confianza con ellas, sino hacerlas entender que sus palabras cuentan, que su decisión y su historia importa y que “un grupo de argentinos locos” querían que las que la cuenten, fueran ellas.
“Hermanas de los Arboles” es una historia bellísimamente contada y donde el colorido de las ropas de las mujeres contrasta fuertemente con un paisaje que, en sectores va convirtiéndose en un bosque y en otros es árido e inundado por empresas extranjeras que extraen de allí mármol para enriquecerse dinamitando las montañas del paisaje.
Habla de dos visiones de vida totalmente enfrentadas, habla de empoderamiento económico, habla de torcer destinos y de replicar historias y que esta idea se riegue y llegue a todos los rincones posibles. Una historia para conocer y hacer conocer.
Como dice Camila Menéndez: “India es gigantesca y de grandes contrastes pero conocimos mucha gente consciente y maravillosa trabajando para el bien que nos inspiraron y con quienes sentimos una conexión muy fuerte en lo que pensaban y sentían”

Para escuchar la entrevista de la directora hacé click en el siguiente enlace:

DEJA UNA RESPUESTA