Alberto Fernández inició su gira por Tucumán y Santiago del Estero

 

En Tucumán  Manzur no sólo reivindicó su primera gestión sino que se comprometió a acompañar al nuevo presidente para «poner de pie a la Argentina» en el marco de un modelo político de «desarrollo en equidad». A su turno, Alberto ratificó la gravedad de la crisis que deja Mauricio Macri y como tal indicó que va a tener que «enfrentar un tiempo complejo» pero se comprometió a trabajar –junto a la totalidad de los gobernadores– «para que en la Argentina nadie más pase hambre».

Manzur se preocupó en su discurso de ratificar y destacar su alineamiento con Fernández: «Miren el destino. Dije que la aguantamos cuatro años y hoy el destino quiso que un hombre al que quiero y respeto mucho esté aquí con nosotros, es el presidente electo de todos los argentinos, Alberto Fernández». En ese sentido, Manzur logró que fuera Alberto quien le entregara el bastón de mando, que estampara su firma en el acta notarial de asunción y que también diera un discurso.

Fernández le concedió todos estos deseos a Manzur no sólo por el afecto personal que se prodigan ambos sino también en agradecimiento a la activa participación del tucumano en la tarea de sumar respaldo político a su candidatura presidencial, principalmente de los gobernadores. Así, luego de entregarle el bastón de mando a Manzur, Fernández desarrolló su discurso donde aseguró que su principal desafío es que «nadie más pase hambre en la Argentina». En ese sentido indicó que «vamos a hacer la mejor de nuestras epopeyas. Vamos a arremangarnos todos», dijo y comprometió no solo su gobierno sino a los gobernadores en esta tarea que deberá comenzar en diciembre próximo. «Tienen mi compromiso, empezamos una Argentina que va a ser gobernada por un presidente y 24 gobernadores y vamos a hacerla federal. No va a ser un discurso, va a ser una realidad. El futuro comenzó el domingo», aseguró.

Más allá del compromiso, Fernández destacó que «el escenario actual parece difícil, y lo es», dijo para luego cuestionar las medidas económicas de Macri: «No se sabe muy bien si esas políticas fueron impulsadas con convicción o si fueron improvisadas, porque en ese caso se equivocaron». Poco después, Manzur hizo que Fernández volviera  a realizar un discurso. Esta vez en el balcón de la casa de gobierno, algo inusual en la política tucumana y que fue festejado por los presentes. Desde allí, Fernández pareció responder a las molestias de los gobernadores cuando convocó a dejar de lado las desavenencias.

Poco después, Fernández y su comitiva que integraron Santiago Cafiero y Juan Pablo Biondi, se trasladó hasta la ciudad santiagueña de Termas de Río Hondo. Allí lo esperaba Gerardo Zamora con quien Fernández inauguró un Centro Integral de Salud. El presidente electo aseguró que «desde el domingo que estamos pensando cómo cuidamos más a nuestros docentes, cómo le damos el salario que merecen, cómo le damos nuestras escuelas a nuestros hijos que vayan allí a aprender y no solamente a buscar subsistir en una Argentina empobrecida. Estamos pensando, cómo vamos a volver a poner en pie al Ministerio de Salud y el Ministerio de Trabajo».

DEJA UNA RESPUESTA