Martín Piroyansky terminó el rodaje de «Vóley»

BUENOS AIRES- El actor y director acaba de concluir su segundo largometraje, que cuenta con actuaciones de Violeta Urtizberea, Inés Efrón y Chino Darín y narra -en tono de comedia romántica- la historia de amistad y relaciones entre un grupo de jóvenes.

Con Vera Spinetta y Justina Bustos, Piroyansky -quien también tiene un papel protagónico en el filme- se trasladó con su equipo a las islas del Delta del río Paraná para rodar esta historia que transcurre, en su totalidad, en una casa ubicada a orillas del río.

El filme está centrado en Nicolás, Pilar, Cata, Manuela y Nacho, quienes son amigos desde la adolescencia y ya rondando los 30 siguen unidos, aunque con más diferencias que puntos de encuentro.

Nico propone festejar la noche de Año Nuevo en la casa familiar del Tigre y pasar unos días de vacaciones, pero sin consultar, Manuela invita a Belén, su amiga de la infancia.

La resistencia del grupo se hace sentir: Belén es superficial y vanidosa, pero su deslumbrante encanto físico hace que los varones la acepten con menos reparos y el rechazo inicial parece superado.

Nicolás es un ferviente seguidor de toda teoría que se oponga a la monogamia, para él el amor no existe y el hombre está hecho para saciar su deseo sexual con la mayor cantidad de mujeres posible, por lo que siente que el resto son mandatos sociales.

Fiel a sus ideas, Nico seduce y pasa la noche con cada una de las chicas, aunque después de estar con Manuela -novia de Nacho, su mejor amigo- descubre que está enamorado.

El sentimiento es irrefrenable y no duda en declararlo, por lo cual el grupo entra en crisis y, en medio de reproches y sinceramientos, se sabrá que Nicolás no fue el único que rompió las reglas de la amistad.