Álvarez Agis se refirió a los reclamos desmedidos de algunas empresas y justificados de otras

El ex viceministro de Economía Emmanuel Álvarez Agis dijo que «las empresas que están discutiendo cuánto menos van a ganar son privilegiadas, los que están discutiendo cerrar o no cerrar son los que necesitan la ayuda del Estado».

En este contexto, dijo en declaraciones a radio Con Vos, «a las empresas hay que transmitirles que la lógica acaba de cambiar, la lógica es distinta por el bien de todos, porque si mañana una compañía despide 1.450 empleados encima en el mismo municipio, ese municipio va a tener una crisis».

«El Estado tiene que ser el que maneje y ponga un set de reglas», señaló Álvarez Agis.

En la Argentina, evaluó, «menos de un tercio de las empresas tienen acceso al crédito y son los eslabones más fuertes de la cadena, porque un banco en situación normal trata de elegir a las mejores empresas de la economía, y hoy se necesita dar crédito a las peores».

Según el economista, esta será «la peor crisis del capitalismo en la historia del mundo» y en la Argentina «las prioridades económicas están bastante claras».

«Hay que hacer un baño de humildad, no criticar cosas que los gobiernos hagan en un marco de incertidumbre global: es un caso inédito y probablemente va a ser la peor crisis del capitalismo en la historia del mundo, más que la crisis del 30 (del siglo pasado) y claramente más que la crisis de 2008», dijo Álvarez Agis.

El economista sostuvo que «la Argentina tiene una buena noticia, que es que paradójicamente le van a sobrar dólares porque la economía está parada».

«Para qué hay que usar esos dólares está clarísimo, para lo que diga el ministro de Salud», definió.

«Lo segundo, agregó, es planificar la economía centralizadamente para que a nadie le falte de comer ni ninguna empresa se vea en la obligación de despedir trabajadores».

El ex viceministro dijo que «desde el punto de vista económico el Gobierno tiene la capacidad y los mecanismos para poder sobrevivir literalmente a esta pandemia durante varios meses, porque justamente en este contexto las preocupaciones razonables que puede tener cualquier economista, cuánto se emite, cuánto cae el producto, cuánto caen las exportaciones, no existen».

«No obstante, nos encontramos con problemas estructurales que en este momento se agudizan, por ejemplo la inmensa cantidad de efectivo, de billetes, que usamos en la economía «, observó.

Añadió que «la gran necesidad que tiene la economía argentina de trabajar con efectivo hoy nos ha puesto en muchísimo riesgo, como hemos visto en estos días en que la gente cobró y se agolpó en los cajeros para sacar dinero y comprar la poca comida que va a poder consumir en estos días».

DEJA UNA RESPUESTA