Ricardo Casal: “Descentralizar es distribución equitativa”

El Ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Ricardo Casal, estuvo en Hurlingham para anunciar el llamado a concurso para ocupar cargos de las nuevas Fiscalías y Defensorías que funcionarán en el distrito. Desde el programa Radio Al Día pudimos conversar con el ministro de Scioli y hablar sobre diferentes temas relacionados al sector judicial y la actualidad.

¿Cuál es la importancia de estas nuevas Fiscalías y Defensorías de Hurlingham y la descentralización en la gestión?

Tiene que ver con poder conversar un poco con la gente sobre la enorme ventaja que significa la descentralización de la justicia para estar más cerca de la gente y en función de eso ponemos en conocimiento de la ciudadanía de Hurlingham. Ya hemos mandado a cubrir con el Consejo de la Magistratura los dos cargos de fiscal y los dos cargos de fiscal que corresponden al distrito.

La descentralización como concepto es la distribución equitativa de competencias y poderes para que el ciudadano tenga más cerca el servicio. Al contrario de algunos que piensan que la concentración central del poder da más poder, Scioli ha hecho una actividad enorme desde el 2007 en descentralizar las atribuciones del Gobierno en todas las áreas posibles para que el ciudadano pueda acceder fácil al servicio.

En nuestro caso, desde el Ministerio de Justicia, hemos descentralizado personas jurídicas en un sinnúmero de municipios para que el ciudadano que tenga una ONG, una sociedad comercial o una asociación benéfica, en el municipio pueda resolver todo su planteo y no tenga que venir a La Plata. Y del mismo modo la Justicia donde no hay un beneficio directo para el Gobierno, sino que el beneficio directo es para la gente, pero además consolida un criterio republicano  muy claro donde los poderes del Estado están separados pero trabajan juntos y están al servicio del bien común. Me parece que esa ha sido la atribución más importante de gestión que le ha impuesto Scioli a este Gobierno durante estos 7 años.

¿Cómo ve el distrito de Hurlingham?

Juanchi (Zabaleta) es arrasador. Es un hombre de una actividad muy fuerte, activa, pasional y con mucha decisión y convicción, y fundamentalmente con una sintonía muy fina de lo que la gente necesita. En Hurlingham hacía años que se venía trabajando para tener un pueblo judicial pero él fue quien llevó adelante esta iniciativa, que no es fácil porque hay que estar de acuerdo con el Gobierno, con la Legislatura, con el Poder Judicial, son medidas que requieren de muchos acuerdos y Juanchi con su estilo de trabajo tan activo, siempre presente le ha dado un toque de firmeza y de celeridad que es muy bueno.

¿Qué reflexión hace en cuanto a las acciones del juez Claudio Bonadío contra la Presidenta?

Para que esto quede claro a la gente le voy a dar una respuesta jurídica técnica y no política porque si no se relativiza: cuando un juez toma medidas como un allanamiento, secuestro y detención se trata de tres medidas del código procesal que son de urgencia que están avaladas por una sola razón, y es que haya peligro procesal. La pregunta es: ¿puede existir peligro procesal en una sociedad familiar de la Presidenta? De ninguna manera existe este peligro.

Por lo tanto la conclusión es que faltó la prudencia necesaria para que este requerimiento se transformara en un allanamiento. No hubo urgencia ni un peligro procesal y además con un solo oficio a la IGJ o al director de la sociedad, en 24 horas puede tener la respuesta. En este caso una de las responsabilidades ciudadanas que tiene el juez, es imponer prudencia a sus decisiones en torno a la causa que se trate. Y acá no se han dado los requisitos de peligro procesal y urgencia para ordenar esta medida que ha causado conmoción en la opinión pública.

¿Cómo analiza el impacto de las estadísticas que marcan una caída de los homicidios por robo en el conurbano?

Son datos muy alentadores. Porque de 25 homicidios en ocasión de robo en abril, momento en el cual el Gobernador Scioli declaró la emergencia, a 7 en septiembre, son número muy claros. Pero  a la vez objetivos porque el homicidio es el indicador más certero para medir cualquier estadística porque no hay cifra negra, ni hay omisión de denuncia. Pero además porque desde el 2010 el Gobernador decidió con mucha certeza que las estadísticas las elabore quien las debe elaborar que es la Procuración de la Suprema Corte y no una oficina del Gobierno. Asique es alentador porque son datos muy objetivos y contrastables. La baja muestra que la contracara es que hay mayor prevención. La única manera de medir la eficiencia en la prevención policial es la baja en este tipo de delito, que es una clase de delito objetivo que no se puede cambiar ninguna cifra.

Es alentador para la sociedad porque como ciudadano me alegra leer esto. Todas las medidas que ha tomado el Gobernador desde esa declaración de emergencia han tenido impacto.

¿Qué reflexión hace sobre la reforma del Código Procesal Penal y qué piensa del massismo presentando una reforma alternativa días después?

Más que una reformulación, lo que se plantea es una nueva era del derecho procesal, porque se cambia del sistema inquisitivo al sistema acusatorio. Yo creo que no hay ni una sola persona que esté en contra de un proceso acusatorio en un nuevo código. Después tenemos las particularidades de los artículos que se debaten y discuten en democracia y se acuerda. Mi opinión es que es un avance sustantivo en la política criminal de la Argentina que, a partir de tener este código procesal acusatorio, va a estar en los foros internacionales como una distinción, lo va a poner en un lugar de importancia en el mundo tener una legislación moderna en materia de procesión penal.

El proyecto del massismo del cambio del código se tuvo que haber discutido en el momento en que salió la primera iniciativa del gobierno nacional. Si bien la base del proceso acusatorio está en ambos, tenemos uno ya con media sanción, por lo cual está bastante avanzado este proyecto.