En el día de su cumpleaños, recordaron a José Luis Cabezas

    LA PLATA – En el día en que hubiese cumplido 51 y a 15 años del asesinato del periodista y fotógrafo José Luis Cabezas, familiares, amigos y organizaciones de prensa realizaron un homenaje en su memoria en el monolito ubicado en la Plaza San Martín de La Plata.
    Ricardo Salas, Secretario General del Sindicato de Prensa de la Provincia de Buenos Aires expresó el repudio al accionar de la Justicia que permitió que el acusado de haber asesinado a Cabezas tenga salidas transitorias para estudiar en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de La Plata.
    Gabriel Michi, compañero de José Luis, con quien estaban cubriendo la temporada en Pinamar al momento de su asesinato, se manifestó también en contra de que “los autores intelectuales y sus asesinos puedan caminar libremente por las calles, mostrando su impunidad”.

    Gladys Cabezas, expresó: “Hoy José Luis cumpliría 51 años. Queremos que los asesinos de mi hermano estén en la cárcel. Lo recordamos a él como siempre, como un familiar que está ausente y pedimos justicia”.
    Sobre Gustavo Prellezo explicó: “Están todos los acusados afuera, los jueces le dan beneficios al asesino, les dan todos premios a estos asesinos. Me da asquito ver la foto de Prellezo, Gómez también es un asesino y por culpa de ellos no podemos tener a mi hermano”, sostuvo.
    El asesinato de Cabezas
    Cabezas fue asesinado en Pinamar en 1997, luego de que, como fotógrafo de la revista Noticias, participara de una investigación por supuestos casos de corrupción que involucraba al empresario postal Alfredo Yabrán.
    En la madrugada del 25 de enero de 1997, Cabezas salió de una fiesta en la casa del empresario Oscar Andreani, en Pinamar, y fue secuestrado por una banda que, tras golpearlo, lo introdujo en un auto para llevarlo a un camino vecinal de General Madariaga. Allí lo esposaron, le dieron dos tiros en la cabeza y lo incineraron con su auto.
    Alfredo Yabrán, señalado como presunto autor intelectual del crimen, se suicidó con un disparo de escopeta en la cabeza en Gualeguaychú (Entre Ríos), días después de que la Justicia ordenara su captura. En febrero de 2000, Gregorio Ríos, jefe de la custodia de Yabrán, fue condenado como principal responsable de ordenar el crimen. También fueron sentenciados Horacio Braga, Gustavo González, Héctor Retana y José Luis Auge (los “horneros”, porque procedían de Los Hornos, en La Plata) y los ex policías Gustavo Prellezo, Aníbal Luna y Sergio Cammarata.
    En diciembre de 2002 fue condenado a perpetua el ex comisario de Pinamar, Alberto Gómez, acusado de “liberar la zona” donde se cometió el secuestro y posterior crimen. Una apelación al Tribunal de Casación bonaerense redujo las sentencias y permitió a los acusados obtener la libertad gracias al “dos por uno” o volver a sus casas para cumplir arresto domiciliario.