El país redujo en los últimos años la brecha de género

 BUENOS AIRES- Argentina redujo la brecha de género, pasó en un año del puesto 34 al 31 según el ranking mundial que presentó  el Fondo Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), que ubicó al país entre los mejores puestos de América Latina, pero alertó que si a nivel mundial no hay cambios radicales, la paridad no se conseguirá hasta 2095.

Desde que se realizó por primera vez el informe, en 2006, Argentina avanzó diez posiciones al pasar de la ubicación 41 a la 31 actual, en una lista que sigue siendo encabezada por los Estados nórdicos Islandia, Finlandia, Noruega, Suecia y Dinamarca.

En su edición 2014, presentada  en Ginebra (Suiza), la investigación destacó del país la igualdad de género en la cantidad de profesionales y trabajadores técnicos, la tasa de alfabetización, la presencia de mujeres en escuelas secundarias y terciarias, como así también la expectativa de vida.

Por el contrario, indicó que siguen existiendo desigualdades en los sueldos que cobran hombres y mujeres por trabajos similares y en la participación en el total de la fuerza laboral.

En cuanto a la participación en política, el informe ubicó al país en el puesto 18 de mayor cantidad de mujeres en el Parlamento y 14 en cuanto a la presencia de mujeres como jefas de Estado, ítem para el que consideró los últimos 50 años de historia.

Si se toma solamente a las naciones de América Latina, Argentina aparece cuarta en el ranking detrás de Nicaragua (ubicado sexto a nivel global), Ecuador y Cuba.

Además de Argentina, otros Estados que experimentaron un avance importante en el índice son Perú, que subió del puesto 80 al 45, y Chile, que avanzó 25 posiciones hasta el 66.

«La región con el mayor cambio es América Latina», destacó la WEF que precisó que si suma América Central y del Norte se trata del único continente donde ningún país registró un aumento en la desigualdad de género desde el informe del 2013.

Existen casos, como el de Brasil, que cayó nueve posiciones hasta el puesto 71, pero no por un empeoramiento propio sino por mejoras más destacadas de otras naciones.

En ese sentido, la fundación mundial, conocida por su asamblea anual que realiza en Davos, destacó de Brasil «haber cerrado exitosamente sus brechas de género relativas al logro educativo, la salud y supervivencia».

Una situación similar ocurrió con México que cayó hasta el puesto 80 como resultado de la reducción de la representación de mujeres en la política, pero esto se contrarrestó con las mejoras en las brechas de participación en la fuerza laboral e ingresos.

A nivel global, el WEF también resaltó que hay una mayor participación de las mujeres en la política y en el mercado de trabajo, aunque insuficientes para provocar un cambio radical en la desigualdad de género que, a este ritmo, se mantendría hasta el 2095.

El informe manifestó que los seis países que empeoraron su situación respecto al informe del año pasado son Sri Lanka en Asia, Mali en África, Croacia y Macedonia en Europa y Jordania y Túnez en Medio Oriente.

Justamente esta última región y el norte de África son las peores ubicadas con los países más desiguales, entre ellos los que cierran la lista: Siria, Chad, Pakistán y Yemen.

El país mejor rankeado de la zona recién es Kuwait, en el puesto 113, que trepó gracias a un leve aumento en la distribución de ganancias y Emiratos Árabes Unidos, en el 115, también por un pequeño incremento en la participación económica y política.

La investigación de la WEF se realizó sobre 142 países y tomó como indicadores la brecha entre mujeres y hombres en tópicos como salud, educación, economía y política.

«Su objetivo es entender si los países están distribuyendo sus recursos y oportunidades de manera equitativa, independientemente de su nivel de ingresos totales», manifestó la fundación fundada en 1971.