Aconsejan hábitos saludables para evitar el ACV

 

BUENOS AIRES-  Una dieta balanceada y el no consumo de tabaco son dos factores que reducen el riesgo de tener un accidente cerebrovascular (ACV), afección que en la Argentina representa la primera causa de invalidez y que provoca 18.000 muertes anuales, informó el Ministerio de Salud de la Nación.

Marina Kosacoff, subsecretaria de Prevención y Control de Riesgos de esa cartera, en el marco del Día Mundial del ACV que se celebra mañana, recomendó, además, la realización de controles médicos periódicos para detectar algunos factores de riesgo como la hipertensión o los altos índices de colesterol.

Otros factores que se asocian a la posible de un ACV son la diabetes, el sobrepeso, el tabaquismo y el sedentarismo.

Kosacoff, aseguró que la prevención de estas afecciones «es posible mediante la adopción de hábitos saludables como elegir alimentos con menos sodio, evitar agregar sal a las comidas, consumir más frutas y verduras».

También realizar actividad física al menos 30 minutos diarios y evitar el consumo de tabaco, y de alcohol en exceso”, por ello se aconseja “la realización periódica de controles médicos a toda edad”, sostuvo Kosacoff.

Es que “sólo la hipertensión mata más de 9 millones de personas al año en el mundo, es responsable del 45 por ciento de los infartos y del 51 por ciento de los ACV”, además que puede derivar en “casos de infartos de miocardio y ceguera”, detalló la funcionaria.

Para el director de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles, Sebastián Laspiur, la hipertensión constituye “el principal factor de riesgo” y «tanto es así que 8 de cada 10 personas que sufren un ACV son hipertensas”.

En cuanto a los fumadores, «aumentan cuatro veces su riesgo de padecer un evento cerebrovascular».

Frente a ello, «las políticas desarrolladas para promover la cesación tabáquica están mostrando resultados muy positivos, en los últimos 10 años 900 mil personas abandonaron el cigarrillo”, afirmó Laspiur.

Un cerebro gigante se encuentra instalado   hasta las  20 frente al Obelisco con el objetivo de informar a la población cómo prevenir y detectar los ataques cerebrales, una de las principales causas de muerte y discapacidad mundial, en el marco del Día Internacional del ACV.

«El reconocimiento temprano del accidente cerebral y la decisión rápida afectan de forma crucial las secuelas y la sobrevida de la persona que lo está sufriendo. Por eso es importante que, ante la aparición del síntoma, se recurra al centro de salud más cercano en forma inmediata», afirmó el médico Pedro Lylyk, director de la Clínica La Sagrada Familia e impulsor de la campaña que instalará el cerebro.

Los síntomas a los que el especialista refiere son la aparición súbita de vértigo, dificultad para hablar, piernas o brazos entumecidos o adormecidos, entumecimiento o adormecimiento de la cara, dolor de cabeza intenso y no habitual, dificultad para caminar, pérdida súbita de la visión de un ojo, o visión borrosa o limitada, mareos, dificultad para manejar los brazos o coordinar los movimientos o confusión general.

Lylyk precisó que «el objetivo de la instalación del cerebro frente al Obelisco es informar a la comunidad cómo es la anatomía de este órgano y sus funciones; identificar las señales de alerta de un ACV y las acciones recomendables a tomar frente a ellas».

Alrededor del cerebro gigante, los organizadores instalarán además puestos sanitarios para que los asistentes puedan controlar su presión arterial, aprendan a tomarse el pulso, como así también se brindarán charlas con especialistas y médicos.

Por su parte, el médico Gabriel Persi, coordinador del Área de Neurología Vascular del Instituto de Neurociencias de Buenos Aires (INEBA), señaló que «denominamos ataque cerebral a los síntomas neurológicos a causa de una súbita interrupción del flujo sanguíneo en un área del cerebro».

El origen de la interrupción de flujo sanguíneo puede deberse a dos factores: la obstrucción de una arteria del cerebro (lo que provoca un acv isquémico) o por sangrado como consecuencia de la ruptura de una arteria (acv hemorrágico).

Según datos proporcionados por INEBA, que brindará mañana una charla sobre la temática en su sede en Guardia Vieja 4467, en Argentina el tipo isquémico representa el 80% de los casos y, si bien el tratamiento del ataque cerebral isquémico es diferente al del hemorrágico, comparten muchos factores de riesgo que pueden llevar a causarlos.

“Conocer los factores de riesgo es fundamental ya que su correcto control previene a la mayoría de los ACV, tal es así que los especialistas hemos decidido dejar de hablar de `Accidente Cerebrovascular` para hablar de Ataque Cerebral, ya que al ser posible tomar medidas para que no ocurra deja de ser un accidente», señaló Persi.

Dentro de los factores de riesgo que implican conductas modificables figuran la hipertensión, el tabaquismo, la diabetes, el colesterol alto, el consumo excesivo de alcohol, o consumo de drogas, las alteraciones en la coagulación de la sangre, el sedentarismo, la obesidad, entres otros.

La fibrilación auricular (un tipo de arritmia común) es un factor de riesgo importante ya que se ha descubierto que una persona que padece esta patología tiene cinco veces más riesgo de tener un acv, a la vez que en caso de tenerlo éste será más discapacitante e incluso mortal.

Por ese motivo, este año la Fundación Arrythmia Alliance Argentina lanzó una campaña denominada «Conocé tu pulso» cuyo objetivo es que la gente aprenda a tomarse este valor y pueda detectar cualquier anomalía para luego concurrir a un especialista y prevenir este factor de riesgo.