Podría prescribir la causa contra Alberto Sobrado

LA PLATA. La causa, que ya lleva nueve años, fue suspendida por “planteos realizados por la defensa” del ex comisario general, acusado de desviar fondos a paraísos fiscales. Si se sigue dilatando el debate, la causa podría prescribir en pocas semanas.
El juicio oral por presunto enriquecimiento ilícito que debía comenzar el pasado 9 de octubre, y que tenía en el banquillo de los acusados al ex comisario de Hurlingham y ex Jefe de la Policía Bonaerense, Alberto Sobrado, fue suspendido nuevamente “por una serie de planteos de la defensa”.
La causa, que se inició a raíz de un informe periodístico de la revista Veintitres, lleva más de nueve años y, de acuerdo a un informe de la agencia Online-911, existe peligro que varios de los delitos que se le endilgan a Sobrado prescriban por el paso del tiempo. Vale recodar que la causa estuvo paralizada durante cuatro años en un despacho del Tribunal de Casación bonaerense «sin ningún motivo que lo justifique», explicaron voceros oficiales.
El caso está radicado en el Tribunal Oral Criminal I de La Plata, desde donde informaron que el debate “no tiene nueva fecha de inicio”.
El caso comenzó a destrabarse en marzo último. Entonces, el fiscal general de Casación, Carlos Altuve, solicitó a la Sala III del Tribunal de Casación Penal -integrada por Ricardo Borinsky, Daniel Carral y Víctor Violini- que definiera con urgencia una cuestión de competencia, pues había riesgo de que la causa prescribiera.
La investigación se inició en 2003, cuando la revista Veintitrés reveló que Sobrado había hecho una transferencia bancaria no declarada de 333.549,62 dólares hacia un paraíso fiscal en las Bahamas. Entonces, su sueldo era de 4.443,71 pesos.
El primer fiscal del caso, Marcelo Martini, elevó la causa a juicio en diciembre de 2006, con Sobrado acusado de enriquecimiento ilícito, omisión maliciosa de presentación de la declaración jurada de bienes, omisión de datos en la declaración jurada y falsificación ideológica de instrumento público. Los peritajes estimaron que el incremento patrimonial no justificado de Sobrado era de entre 532.000 y 970.000 dólares.
El defensor de Sobrado aportó documentos para intentar justificar el patrimonio en función de bienes heredados de sus padres, como la propiedad y venta de tres hoteles en la Capital, un autoservicio, una chatarrería, la explotación de un quiosco de diarios, departamentos, inversiones financieras y donaciones hechas por la madre de Sobrado, Celia Gutiérrez.