Hoy se inician los alegatos en el caso de Marita Verón

TUCUMÁN- A 10 años del secuestro de la joven tucumana que se convirtió en un emblema de la trata de personas, el juicio contra los 13 acusados ingresará este lunes en su etapa final. Hoy será el turno de los fiscales y abogados querellantes
El tribunal oral que desde febrero lleva adelante las sesiones abrirá la audiencia de este lunes a las 8:30 con el alegato de la fiscalía, en una etapa que será televisada íntegramente y que prevé finalizar el 12 de noviembre con la lectura de la sentencia.
Entre los acusados hay una comerciante y sus dos hijos acusados por someter a la joven a la prostitución en locales de La Rioja, un ex policía y varias personas intervinculadas.
El juicio, que comenzó el 8 de febrero, contó con más de un centenar de testigos que declararon ante los jueces Alberto Piedrabuena, Emilio Herrera Molina y Eduardo Romero Lascano.
A partir de hoy el tribunal escuchará las conclusiones de la querella a cargo del abogado Carlos Varela Álvarez, los fiscales de Cámara Manuel López Rougés y Carlos Sale y el actor civil José D’Antona. Mientras que entre el martes y el viernes será el turno de las defensas de los distintos imputados.
De acuerdo a como se cumpla esa agenda, el tribunal tiene previsto darle la última oportunidad para expresarse a los imputados el martes 6 de noviembre, para poder emitir sentencia la semana siguiente.
«Marita» Verón fue secuestrada en abril de 1992 cuando salía de su casa para realizarse estudios en la Maternidad de Tucumán, sin que los investigadores hallaran certezas de su paradero.
Algunos testigos dijeron que fue llevada a una localidad del interior tucumano, donde logró escapar y fue recapturada por policías en la terminal capitalina. Y luego habría sido trasladada a La Rioja, donde fue obligada a prostituirse.
Entre los acusados se encuentran el remisero Víctor Rivero y su hermana María Jesús, dueña de la remisería «5 Estrellas», donde se cree que fue usado un auto para el rapto.
Asimismo están procesados Daniela Natalia Milhein, su esposo Alejandro González, el policía riojano Pascual Domingo Andrada, Lidia Irma Medina, acusada de regentear cabarets de La Rioja, y sus hijos Gonzalo y José Fernando Gómez.
También figuran como acusados María Azucena Márquez, Mariana Natalia Bustos, Carlos Luna, su esposa Cinthia Gaitán y Humberto Derobertis, estos últimos encargados de locales nocturnos.