El hijo de un policía murió de un tiro en la cabeza durante un asalto que repelió su padre

MUNRO- El joven, hijo de un sargento de la Policía Federal (PFA), fue asesinado cuando tres delincuentes lo asaltaron en la puerta de su casa de la localidad bonaerense de Munro y su padre se tiroteó con ellos desde una ventana para evitar el robo.

El episodio se registró minutos después de la medianoche en la esquina de Virrey Loreto y Neuquén, de la mencionada localidad del partido de Vicente López, en el norte del Gran Buenos Aires.

El hecho ocurrió cuando Suárez llegaba a la casa de su padre a bordo de su moto y fue interceptado por tres delincuentes que se desplazaban en otras dos motos con sus cascos puestos, quienes le cortaron el paso con fines de robo El joven asesinado fue identificado por los voceros como Julio Suárez (28), hijo de un sargento de la PFA que se desempeña en la seccional porteña 19.

El hecho ocurrió cuando Suárez llegaba a la casa de su padre a bordo de su moto y fue interceptado por tres delincuentes que se desplazaban en otras dos motos con sus cascos puestos, quienes le cortaron el paso con fines de robo.

Según informó a Télam el jefe de la Departamental Conurbano Norte, Claudio Blanco, la situación fue advertida por la esposa del policía, quien al escuchar unos disparos se asomó a la calle y vio que el joven era asaltado.

La mujer le avisó a su marido, y éste, al ver que su hijo estaba rodeado por delincuentes, se asomó por una ventana de la planta alta de su vivienda, dio la voz de alto y disparó su arma reglamentaria, por lo que se inició un tiroteo.

Según declaró luego el policía a los instructores de la causa, en medio del enfrentamiento, los asaltantes -que eran tres y sus rostros no pudieron ser vistos porque no se sacaron en ningún momento los cascos- huyeron en las dos motos en las que habían llegado, mientras que su hijo quedó gravemente herido en el suelo con un tiro en el cráneo.

El joven fue trasladado de urgencia al hospital de Vicente López, donde fue sometido a diversas tareas de reanimación, aunque debido a su gravísimo estado murió minutos después.

Voceros policiales dijeron que los ladrones alcanzaron a robarle un teléfono celular aunque no la moto.

Por orden judicial, los investigadores secuestraron cámaras de seguridad de domicilios ubicados en la zona, con el fin de analizar las imágenes y obtener algún dato de los asaltantes que escaparon o de las motos en las que se movilizaban.

Además, también por disposición de la fiscalía interviniente, se llevó a cabo el secuestro de la pistola del policía, para poder establecer si la bala que mató al joven fue disparada con esa arma  o con alguna de las que llevaban los delincuentes, agregaron las fuentes de la pesquisa.

Blanco añadió que el proyectil que mató a Suárez quedó alojado en su cráneo, motivo por el cual recién durante la autopsia podrá extraerse y enviar a los peritos balísticos para que realicen el cotejo.

La Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de turno de Vicente López Oeste, a cargo de la fiscal Marcela Semería, aguardaba esos resultados y escuchaba testimonios de los familiares del joven y testigos del hecho.

En tanto, un equipo de la Policía Científica realizaba distintas diligencias en busca de rastros en el lugar del homicidio.