Se fue un grande

 BUENOS AIRES- A los 64 años, Juan Alberto Badía murió por una complicación de salud que días antes lo obligó a internarse de urgencia en el Hospital Austral.

Durante 2011, el conductor había sido operado con éxito de un cáncer de mediastino por el que enfrentó un largo tratamiento gracias al cual, según había asegurado en una entrevista, había vencido a la enfermedad.

En los últimos días, una neumonía empezó a molestarlo y concurrió el lunes al hospital Austral. Allí estuvo internado, acompañado por su familia, que no se separó de él en ningún momento.

Tras hacerle frente al cáncer, Badía se refugió en el trabajo y fundó JAB Radio, su propia emisora por Internet, con la que buscó volver a su vida normal, en la que digitalizó todo su archivo personal.

Había regresado a la televisión con un ciclo en 360 TV, en donde entrevistó a su amigo y colega Marcelo Tinelli, quien le había ofrecido participar de un segmento de homenajes en Sábado Show, en el que entrevistó a Charly García.

Recibió un reconocimiento por «Personalidad destacada de la cultura porteña» de parte de la Legislatura de la Ciudad y otro por su carrera en los medios en la última entrega de los Premios Martín Fierro.

Luego de terminar sus estudios de locutor nacional en el ISER, comenzó su carrera en los medios. Pasó por distintas emisoras radiales y condujo dos programas fuertes en la TV, como Badía y Cía e Imagen de Radio.

Con 20 años, el joven oriundo de Ramos Mejía y fanático de River, comenzó como ayudante detrás de cámaras para años después hacer Imaginate Flecha Juventud, un programa radial en el que compartía con los oyentes su fanatismo por los Beatles.

Más tarde llegaría el éxito de Piedra Libre, un ciclo que conducía en Radio Rivadavia, y en el que contó con la participación de Marcelo Tinelli como uno de sus integrantes.

En 2010, con motivo de la celebración de los 200 años de la Patria presentó en Canal 7, El juego de Bicentenario, pantalla en la que también se destacó con Estudio País 24, un programa que contaba con móviles por todas las provincias.

Además, en su paso por la TV también será recordado porque fue uno de los que más espacio les dieron a los músicos en la pantalla chica, sin importar si en ese momento tenían un hit de moda.

Desde su entorno familiar, indicaron que no habrá velatorio, por lo que sus restos serán despedidos a partir de las 15:30, en el Jardín de Paz, donde descansarán sus restos.

Un fanático de los Beatles

Badía tuvo una relación muy particular con la banda inglesa al difundir su música en radio y en presentaciones que él realizaba durante el verano, por temor a que la gente los olvidara, y sin darse cuenta se convirtió en algo más que un fan de la mítica banda.

En Radio Del Plata tuvo durante la década del 70 un segmento dedicado al cuarteto de Liverpool denominado «Beatlemanía», que los seguidores del grupo esperaban con ansiedad cada noche que se emitía.

El locutor que admiraba al mítico grupo inglés abría su programa

con la frase «Aquí comienza una nueva edición de Beatlemanía» y enseguida sonaba uno de los tantos hits de la banda.

También iniciaba su programa con la presentación: «Una etapa  inolvidable de la música contemporánea. Cuatro personajes que eclipsaron una generación. George Harrison, John Lennon, Paul McCartney, Ringo Starr».

El éxito que tuvo con este programa de radio se vio reflejado en las presentaciones que hizo durante varias temporadas de verano en la Costa Atlántica, donde montaba un show con imágenes de conciertos, que acompañaba con relatos de historias y anécdotas de los cuatro de Livepool, siempre con su inconfundible voz y pasión por los Beatles.

Juan Alberto Badía fue algo más que un fan y especialista de los Beatles, ya que fue quien difundió la música del grupo en momentos en que no abundaba la información sobre lo que significó la banda a nivel mundial.

En la última entrega de los premios Martín Fierro, el Premio a la Trayectoria fue para Juan Alberto Badía.

El conductor  subió al escenario acompañado por su hermana Marisa y frente a todas las figuras, actores y periodistas que colmaron uno de los salones del Hotel Hilton, pronunció un discurso emotivo de principio a fin.

«Qué feliz me están haciendo, gente de APTRA, estoy felicísimo y te necesito, hermana, para que me pellizques si hablo de más o me ayudes si hablé de menos. Este Martín Fierro es incomparable. Para los que lo tienen en casa es lo mejor que le puede pasar a alguien del espectáculo. Con estos 42 tramos de vida, me ponen muy feliz. Tengo un par de amigos íntimos, gente que yo sé que los quiero y me quieren», dijo Badía.

«Sé que hay gente que estará diciéndole al padre: ‘¿Y éste quién es…?’. Me cuesta encontrar un enemigo en todo este auditorio; no he ido a buscar amigos y esta profesión me los dio. Es aliviador porque es inclusivo, me incluye y los incluyo. A mí me lo dan oportunamente, me llega en un buen momento de mi vida. En este último tramo de mi vida, abrí mis manos y aprendí a cosechar», agregó.

«Cuando (Claudio) Villarruel me llamó para este proyecto de 360 me hizo muy feliz. Me han besado, me han abrazado y se han preocupado por mí. Algo que quiero decirles a quienes comienzan esta vida de los medios de comunicación es que la trayectoria no es de un día a otro, es tramo a tramo, es remar contra la corriente y aceptar el viento de cola. Ojalá, chicos que arrancan en esto, sepan que esto no se construye de un día para el otro. Hace muchos años me preguntaron qué quería y dije ‘tener una trayectoria’. Gracias a mis seres más íntimos, a todos los que me dedicaron esos tramos de la vida, y quiero dedicártelo, Mariana, que estás ahí», finalizó.

Antes de su discurso, en las pantallas se vio un clip que recorrió sus 42 años de carrera. «Jugaba a ser grande en una radio imaginaria. En 1959 acompañando a su padre entró al canal que tiempo después le dio su primer trabajo. Aprendió a mirar la tele y la radio desde adentro. Hoy, Juan Alberto trasciende. Trascender es seguir el viaje, digo yo, que no sé nada», fue parte del mensaje del clip, que estuvo musicalizado con «Let it be», uno de los temas de los Beatles, su grupo musical preferido.

Un homenaje merecido para una pieza fundamental en el crecimiento de los medios de comunicación en la Argentina.