Cuestionan al suegro de Massa por decir que «habría que restituir» el cuadro de Videla que bajó Kirchner

CAPITAL FEDERAL- Los diputados nacionales por el Frente para la Victoria Horacio Pietragalla y Diana Conti cuestionaron al dirigente del Frente Renovador Fernando Galmarini, suegro de Sergio Massa, quien sostuvo en un programa televisivo que habría que «restituir el cuadro» del dictador Jorge Rafael Videla que el ex presidente Néstor Kirchner descolgó en el Colegio Militar en 2004.

Pietragalla remarcó que el hecho de bajar el cuadro de Videla implicó «bajar el país de la impunidad» y opinó que las declaraciones realizadas por Galmarini en un programa de televisión son propias de alguien que desde el retorno de la democracia «fue parte y cómplice del peor neoliberalismo y no hizo nada por los derechos humanos».

«Creo que salta porque el 25 de mayo, en la Plaza, la Presidenta sostuvo que los peronistas tenían una deuda pendiente», opinó Pietragalla en diálogo con Télam, en referencia al dirigente massista que se presenta siempre como peronista.

El padre de Malena Galmarini y ex secretario de Deportes de Carlos Menem participó anoche de un programa en el canal 26 donde aseguró que «lo único que han hecho ellos (por Néstor y Cristina Kirchner) es intentar bajar cuadros como hizo Néstor en la ESMA», tras lo cual afirmó: «Ese cuadro de Videla yo creo que habría que restituirlo, quiero que lo restituyan porque es parte de mi vida. Yo le gané a Videla, yo estuve preso».

Ante esa declaración, Pietragalla respondió: «Las políticas de Derechos Humanos de este gobierno se defienden solas, son reconocidas internacionalmente. (Galmarini) Habla desde el lugar de los dirigentes que no tuvieron el coraje para llevarlas a cabo».

Y continuó: «Para nosotros (los familiares de las víctimas del terrorismo de Estado) lo peor es encontrarte con el militar que te robó, que secuestró a tus padres, en un bar gozando de total impunidad. Ese país no está más. Videla murió donde tenía que morir, en la cárcel, sin impunidad».

Por su parte, en una entrevista con Radio Télam, la diputada Diana Conti definió los dichos de Galmarini como «una bestialidad» y sostuvo que tienen que ver con una «concepción retrógrada para cualquier dirigente político que se considere democrático».