Papaleo declara en la causa por la venta de Papel Prensa

BUENOS AIRES- El hermano de la viuda del ex propietario de Papel Prensa será testigo en la causa que investiga irregularidades en la venta de esa empresa a los diarios Clarín, La Nación y La Razón bajo la comisión de delitos de lesa humanidad durante la dictadura.

La citación es hoy  a las 10 en el Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal 10, a cargo de Julián Ercolini, ubicado en el cuarto piso de los tribunales de Comodoro Py.

El magistrado, que tiene en sus manos la causa desde 2011,  investiga si los directivos de los diarios Clarín, Héctor Magnetto; La Nación, Bartolomé Mitre; y La Razón, Patricio Peralta Ramos; se apropiaron de Papel Prensa en una maniobra delictiva con complicidad del gobierno de facto presidido por el dictador Jorge Rafael Videla.

Papaleo adelantó que así como declaró en otras causas como sobreviviente de su cautiverio en el centro clandestino Puesto Vasco, en la ciudad de La Plata, su testimonio servirá para demostrar la vinculación de los dueños de Clarín con la dictadura cívico militar.

«En abril de 1977 la revista Somos publicó que yo le había presentado a Lidia (Papaleo) a gente de Montoneros, entonces envié a la editorial Atlántida un telegrama exigiendo que se rectifique y cuatro horas después vienen a mi casa Rogelio Frigerio (dirigente desarrollista vinculado en los `70 con el Grupo Clarín) y Bernardo Sofovich, abogado del diario, para avisarme que a la noche iban a detenerme, y así ocurrió», relató Papaleo.

La citación es a las 10 en el Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal 10, a cargo de Julián Ercolini  El periodista, ex secretario de Información Pública del gobierno de Estela Martínez de Perón, fue secuestrado y torturado en Puesto Vasco, uno de los centros clandestinos de detención que conformaba el «circuito Camps», a cargo del ex jefe de la policía bonaerense condenado por crímenes de lesa humanidad.

«Allí, el comisario mayor Darío Rojas me hace firmar una declaración y me muestra el original del telegrama que yo le había enviado a Atlántida», contó Papaleo al insistir en «la relación evidente entre la dictadura y el diario Clarín, como con la editorial Atlántida».

También en su declaración, Papaleo podrá dar detalles de las reuniones que mantuvo con los abogados de Clarín cuando Lidia Papaleo se encontraba secuestrada, y en las que, dijo, «se realizaban asambleas para la ampliación de capital dejando sin participación a María Sol, hija del dueño de Papel Prensa, David Graiver, y de su viuda.

La ronda de indagatorias ordenada por Ercolini comenzó el 13 de junio del año pasado con el testimonio de la viuda de Graiver, Lidia Papaleo, quien es también querellante en la causa, al igual que la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y el ex vicepresidente de Papel Prensa, Rafael Ianover.

El ex directivo, de 88 años, declaró por primera vez ante Ercolini el 15 de mayo pasado en una audiencia que se prolongó por más de seis horas y en las que, según indicó a Télam, «pude dar detalles del despojo que fui objeto por genocidas civiles en complicidad con la dictadura militar».

Según el cronograma judicial, la próxima declaración será la de Silvia Banjul, ex secretaria de David Graiver, que lo hará el 26 de junio ya que el 12 debía declarar el recientemente fallecido ex embajador argentino en la Unesco, Gustavo Caraballo.

Papel Prensa era una sociedad fundada por el financista David Graiver, que murió en un dudoso accidente aéreo ocurrido en México, en 1976, y tras lo cual el paquete accionario de la firma pasó a manos de su esposa, Lidia Papaleo, y Rafael Ianover.

Tanto Papaleo como Ianover, que fueron secuestrados ilegalmente son querellantes particulares que reclaman, junto con el Estado, que la Justicia establezca si fueron presionados para ceder bajo torturas y amenazas la titularidad de Papel Prensa a una sociedad formada por los tres diarios y auspiciada por el gobierno del dictador Jorge Rafael Videla.