Hermana de María Marta García Belsunce habla de “impunidad” e “injusticia”

 

PILAR-  La hermana de María Marta García Belsunce le escribió una carta a su hermana asesinada hace casi 12 años en el country Carmel de Pilar, en la que afirma que el caso está impune con los verdaderos asesinos en libertad y con la familia injustamente condenada por el caso.

La carta lleva la firma de María Laura García Belsunce, la mayor y única de los hermanos que nunca estuvo imputada en la causa y es particular damnificada en el expediente.

El texto fue publicado hace cuatro días, con motivo del cumpleaños de la socióloga asesinada el 27 de octubre de 2002, en el sitio «casobelsunce.blogspot.com.ar», un blog en Internet creado por amigos de la familia para defender al viudo Carlos Carrascosa y los otros amigos y familiares condenados por el encubrimiento.

«Querida María Marta: Todos los días me acuerdo de vos, pero hoy mucho más porque te siento tan cerca como antes», empieza el texto.

«Pero hace tiempo que te fuiste, en realidad te apartaron de nuestro lado por la fuerza. Alguien se llevó tu vida para siempre y nos dejó un vacío que aún hoy, casi doce años después, duele como el primer día», dice la carta

Para la hermana mayor de María Marta, «la Justicia miró para otro lado y en lugar de investigar las pruebas que había, condenó a toda la familia sin nada»

«Al dolor de tu pérdida irreparable debimos sumar la impotencia de la impunidad, y el calvario de la injusticia», señala.

Haciendo mención a los tres ADN hallados en la casa de la víctima que nunca fueron identificados en la causa, María Laura señala: «Nos dejaste la prueba más importante: la identidad de tus asesinos».

«Sin embargo, aún no sabemos quién fue, la justicia no quiso seguir aquel sendero. Para lo único que utilizaron esos ADN fue para compararlos con nosotros, tu familia; y algunas personas del lugar. Cuando los resultados dieron negativos dejaron de investigarlos. ¿Cómo se supone que debo interpretar esto?», señala.

«Nos queda poco tiempo», dice María Laura en referencia a que en pocos meses la investigación que sigue abierta en la fiscalía de Pilar puede ser archivada porque las causas por homicidio prescriben a los 12 años.

«Estos meses son decisivos porque esos criminales están haciendo lo imposible para que todo quede así, para que nunca se sepa la verdad; pero Dios está de nuestro lado porque Él lo ve todo, y sé que no nos va a abandonar», agrega.

«Tantas mentiras se dijeron, muchas novelas que se inventaron con el único fin de que fuera una historia atractiva para la sociedad. Después de todo este tiempo, y ya con la causa completa publicada en Internet, hay gente que sigue repitiendo las mismas historias fantasiosas de aquellos días», dice la hermana mayor, haciendo referencia al blog donde se pueden leer escaneados los 37 cuerpos completos del expediente García Belsunce.

«Hermana querida, fuiste un ser humano excepcional, dedicaste tu vida a ayudar a otros. Es justo que ahora los demás te ayudemos a vos. Prometo dejar mi propia vida en esta búsqueda, para que cuando nos encontremos nuevamente podamos abrazarnos como antes, felices y en paz», culmina el texto.

María Marta García Belsunce (50) fue hallada muerta el 27 de octubre de 2002 en su casa del country Carmel de Pilar con medio cuerpo semisumergido en la bañera, y su marido instaló desde el momento del hallazgo la hipótesis de que había sufrido un «accidente» y se había golpeado con las canillas.

Sin embargo, la autopsia practicada a 36 días del hecho comprobó que la mujer había sido asesinada de seis balazos en la cabeza con un revólver calibre .32 que nunca fue hallado.

En un primer juicio oral realizado en 2007, el viudo Carrascosa fue condenado por encubrimiento agravado pero dos años más tarde el Tribunal de Casación bonaerense le dio la razón al fiscal Diego Molina Pico, lo condenó por homicidio agravado a prisión perpetua y lo mandó a la cárcel, en un fallo que ahora está siendo revisado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

En un segundo juicio oral realizado en 2011, tres familiares -los hermanos Horacio García Belsunce y John Hurtig y el cuñado Guillermo Bártoli-, el vecino Sergio Binello y el primer médico en ver el cadáver, Juan Ramón Gauvry Gordon, fueron condenados por encubrimiento a penas de entre tres y cinco años de prisión, aunque están excarcelados hasta que el fallo quede firme.

El viudo y toda la familia sostienen la teoría de que en realidad María Marta fue asesinada por ladrones que ella descubrió robando dentro de su casa y que podrían estar relacionados con los vigiladores y el vecino Nicolás Pachelo, a quien siempre señalaron como sospechoso.