Alicia Panero presenta su segundo libro sobre Malvinas: Soldado desconocido

Aviso publicitario
banner dia verde moron

 

 

La investigadora, historiadora, periodista y escritora Alicia Panero publicó su segundo libro sobre las Malvinas, «Soldado desconocido», en el que relata los pormenores del acuerdo sellado entre la Argentina y el Reino Unido para la identificación de combatientes argentinos enterrados sin nombre en el cementerio militar de Darwin, denominado Plan Proyecto Humanitario Malvinas.

Allí, la autora revela «omisiones y errores, y la reparación» en la búsqueda de identidad de los soldados muertos en las islas en la guerra iniciada el 2 de abril de 1982, y afirma que su objetivo fue «relatar una historia, con una gran base documental, con la única intención de llegar a la verdad e identidad».

«Las omisiones y falta de respuestas, así como el ocultamiento de soldados bajo otros nombres, fue un descubrimiento perturbador, que no hizo más que generar una lucha contra medios, sistemas y relatos instalados» en torno a Malvinas, apuntó la investigadora y profesora superior en Historia, quien actualmente está radicada en Villa Allende, Córdoba.

 

-Télam: Usted escribió «Las mujeres invisibles», el libro que visibilizó que en la Guerra de Malvinas habían participado mujeres en diferentes tareas. ¿Cómo surgió ahora la idea del libro «Soldado desconocido»?

-Alicia Panero: «Soldado desconocido» es un libro que nació desde la búsqueda de identidad de los soldados argentinos sepultados en el cementerio militar de Darwin en 1983 (un año después de la guerra), en las islas Malvinas, luego de muchas gestiones y reclamos, especialmente de los familiares para encontrar alguna forma de paz interior.

-T: ¿Cómo fue el trabajo?

-A.P: El libro es una minuciosa investigación, comenzada a fines del 2016, cuando recién se firmaba el Plan Proyecto Humanitario Malvinas para identificar a los solados de Malvinas que murieron en el conflicto en 1982. La carga documental analizada permitió conocer que había tumbas conjuntas o múltiples (una, la C 1 10) cuyos nombres habían sido adulterados en la remodelación del cementerio en 2004. Las familias de esos caídos perdieron el derecho de acceso a la verdad ya que el acuerdo de identidad solo incluía tumbas nominadas con la leyenda «soldado argentino solo conocido por dios».

-T: ¿Cuántas tumbas se identificaron fehacientemente y cuántas faltan?

-A.P.: Se identificaron 115 soldados y quedan, sumadas las dos conjuntas 12 restos por identificar

 

-T:¿A partir de qué momento comienza su lucha por la ‘verdad’ para identificar fehacientemente a todos los conscriptos caídos en Malvinas?

-A.P.: Después de muchos reclamos, muchos, y presentaciones de notas y una presentación judicial también, El Equipo de Antropología Forense de Argentina (Eaaf) hizo lo suyo para que se tomen las muestras de aquellas familias que nada sabían de sus muertos y se habían quedado esperando que el Plan Proyecto Humanitario Malvinas los alcance.

-T: ¿Se pudo dilucidar qué ocurrió?

-A.P.: No hay explicación para lo que ocurrió. Sus responsables nunca las dieron, pero el camino para alcanzar la verdad fue largo. Hace pocos días el Gobierno argentino firmó el acuerdo, nuevamente con el Reino Unido, que permitirá la identificación de una de las dos tumbas múltiples. Es un gran logro para mí haber plasmado esa tarea en el libro. Un libro que, además, habla de historia, historia de los cementerios de guerra en nuestro país, la identidad del muerto en combate en el mundo y en Argentina. En este trabajo se señala dónde están cada uno de los documentos que lo hicieron posible, para que, en el futuro, quien lo necesite pueda acceder a pruebas y fuentes inéditas y desconocidas en nuestro país. Los historiadores tenemos la misión de acercar la verdad documentada a la gente y reconstruir el pasado con veracidad Y ese es mi objetivo.

T: ¿Cuál cree que ha sido su aporte con el libro a la cuestión Malvinas?

A.P.: Sin duda que el libro permite conocer los pormenores del acuerdo y sus protocolos y, también, las omisiones y errores y la reparación.

Fuente Télam por (Por Fernando Ramírez)

DEJA UNA RESPUESTA