Llega a Netflix la película del irlandés Lenny Abrahamson, La Habitación

 

BUENOS AIRES- Una de las películas que llegan este mes de abril a la plataforma Netlix es la imperdible The Room o La Habitación esta  coproducción británico-americano-canadiense-irlandesa de 2015, dirigida por el irlandés Lenny Abrahamson y escrita por Emma Donoghue, basada en la novela del mismo nombre de Donoghue.

La película está protagonizada por Brie Larson, Jacob Tremblay, (el de Wonder)  Joan Allen, William H. Macy y Sean Bridgers.

Se trata de la  quinta película del director y tuvo varias nominaciones al Oscar en las categorías de filme, director, actriz y guión adaptado. Además su protagonista femenina Brie Larson se alzó con el  Globo de Oro por su rol destacadísimo.

Cuenta la historia de Joy (Brie Larson) vive junto a su hijo Jack (Jacob Tremblay) de cinco años. Su casa es una habitación de la que no pueden salir, de no más de 20 metros cuadrados con un tragaluz en el techo que apunta hacia el cielo, la única conexión de ambos con el resto del mundo. La única distracción es un televisor en donde Jack crea su mundo inventando su propia realidad y sobreviven gracias a los alimentos que periódicamente les lleva el viejo Nick (Sean Bridgers), que es el padre del niño  producto de una violeación a su madre y posterior secuestro. Jack y su madre llevan siete años en su interior. Tienen lo básico para vivir, incluido un televisor, frente a lo cual Jake debe hacer acopio de su imaginación para no morir de aburrimiento o desesperación en ese reducido y asfixiante espacio. Tiene un perro, “Lucky”, que vive en su mente y al igual que todo niño, debe cumplir con ciertas rutinas: bañarse, terminar su almuerzo, cepillarse los dientes, etc. Además, por razones que escapan de su entendimiento, debe permanecer encerrado en el closet, sin hacer ruido, cada vez que “Nick” visita a Ma.

Pero la película que es un verdadero drama muestra, una madre intentando hacerle la vida más llevadera a su hijo cuya realidad se limita sólo a lo que habita junto a él entre estas cuatro paredes desde el día de su nacimiento. Probablemente Jack aún no sabe lo que es vivir, sus amigos son la silla, el clóset y el lavamanos; todo lo que ve en la televisión existe y su madre lo es todo para él. El desconoce las razones de su aislamiento, pero no le importa porque desconoce la vida real detrás de la puerta.

En este punto me recuerda a  La Vida es Bella  cuando el padre inventa todo un juego para que su niño no viva la realidad de estar preso y las crueldades del campo de concentración aquí vemos un poco esto, una madre que trata de mantener la  alegría  y la esperanza y la normalidad  mientras ella vive en  angustia terrible, entre el control  y la cordura.

Jacob Tremblay con tan sólo nueve años interpreta a un chico de 5 que con su voz en off relata lo que pasa en la película y nos regala una actuación impresionante, con una espontaneidad y naturalidad que se devora la pantalla, entre monólogos simples pero llenos de fantasía e inspiración.

Si bien hay  por la propia temática opresión, sofoco, terror  luego lleva el alivio y una  reflexión sincera sobre el amor, la sobrevivencia y la reconstrucción de una familia desde dos vidas fracturadas por el dolor.

Se presume que la autora se basó en el caso real de Elizabeth Fritzl,  esa historia aberrante y morbosa  que la dejó confinada  en un sótano en Austria por decisión de su padre durante 24 años, donde ella engendró hijos con él que a su vez eran sus hermanos.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA