Carrió alabó a Macri y criticó al Papa

BUENOS AIRES- La diputada aseguró que «Macri recibió una herencia catastrófica y lo que ha hecho es extraordinario». Además, le pegó al Papa por «convertirse en una unidad básica» y por «empoderar a violentos». «Macri quiere pacificar el país y Bergoglio no ayuda», sentenció.

La diputada nacional por el ARI y dirigente de Cambiemos, Elisa Carrió, mantuvo una entrevista con Clarín en la que habló sobre la «herencia catastrófica del kirchnerismo» y destacó el rol del nuevo Presidente para sacar adelante el país: «Mauricio escucha y corrige».

«Mauricio no quiere hablar de la herencia porque quiere dar buenas noticicias. Pero la verdad es que sólo desde ahí se puede entender la importancia de las medidas tomadas. Es decir, acá ha habido el robo más grande a la Nación. El Gobierno no lo quiere transmitir porque cree que afecta su imagen. Yo lo digo porque no tengo problemas de imagen», explicó la diputada nacional.

Asimismo, Carrió habló de su relación con Macri, la que calificó de «excepcional, permanente, silenciosa y directa». «Yo digo todo lo que pienso y él dice todo lo que piensa. Desde el primer día mi relación con el Presidente se llama sincericidio», explicó.

Al ser consultada sobre sus críticas por la eliminación de las retenciones a las exportaciones mineras, la líder de Cambiemos explicó: «El problema de las mineras no es sólo las retenciones. Me decían loca cuando yo hablaba del cianuro y resulta que hay cuatro ríos con cianuro. Acá el problema es el negocio de Gioja con la Barrick Gold. Esto no puede ser el negocio de unos pocos».

Sobre Cambiemos y sus diferencias internas, sostuvo: «Este gobierno no es de derecha. Es una alianza con mucha gente de centro, con gente que proviene de la centroizquierda y otra de la derecha». También se refirió a su rol en el nuevo gobierno y explicó que quiere «trabajar en el Parlamento para construir mayorías y obtener leyes».

Al hablar sobre la visita de Macri al Papa, explicó: «Macri quiere pacificar el país, de ahí que no habla de la herencia recibida. No quiere enfrentamientos. Y la verdad es que Bergoglio no ayuda. Empodera a violentos».

«Fui varias veces a Roma y no fui (a verlo a Francisco). Yo soy una creyente absoluta. Pero distingo: los sacerdotes no se tienen que meter en política. No creo que Bergoglio tenga que convertirse en una unidad básica en la Argentina. No creo que tenga que empoderar a violentos», añadió.

Finalmente, habló sobre la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y aseguró: «Ya me olvidé de Cristina. No sé cuándo va a aparecer. Estoy tan contenta».

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA