Juanjo y Acuña compartieron escenario

HURLINGHAM- Después de muchos años de desencuentros, el intendente de Hurlingham, Luis Acuña; y su antecesor, Juan José Alvarez, estuvieron juntos. Fue en el acto de fin de año organizado por Sergio Massa en Tigre.
Un brindis de fin de año convocado por el intendente de Tigre, Sergio Tomás Massa, fue la oportunidad para el intendente de Hurlingham, Luis Acuña y su antecesor, Juan José Alvarez, de compartir escenario, después de casi 10 años.
Fue el 28 de diciembre, Día de los Santos Inocentes, y día en el que se cumplían 18 años de la sanción de la Ley que permitió la independencia de Hurlingham de Morón. El evento se realizó en el flamante centro de convenciones PIPA inaugurado recientemente en Tigre.
El acto de Massa, que muchos observaron como un lanzamiento de campaña, convocó a un nutrido y variopinto conglomerado de dirigentes políticos, entre los que se destacaron los intendentes Joaquín de la Torre (de San Miguel); José Eseverri (de Olavarría); Carlos Selva (de Mercedes), Graciela Camaño y el senador de La Juan Domingo Osvaldo Goicoechea, todos compartieron el escenario en el que Massa se dirigió a los presentes, y allí estuvieron Juanjo Alvarez, en una primera fila y detrás, Luis Acuña.
Alvarez fue el primer intendente de Hurlingham, desde 1995 hasta 1999, logró la reelección por amplísimo margen ese año, pero no completó su mandato por que en 2001 fue convocado por el gobierno provincial primero y nacional después para ocupar los ministerios de seguridad en ambos casos.
En el 2001 asume Acuña, en su reemplazo. A este ese entonces, Acuña se refería a Juanjo como “ese joven dirigente que es la esperanza del peronismo”, mientras Alvarez hablaba de Acuña como “mi amigo, mi hermano”.
Como todo tiene un final, la relación de ese vínculo que parecía inalterable, se rompió.
En los últimos años las críticas públicas de Acuña a Juanjo Alvarez aumentaron, mientras las de Juanjo hacia el intendente fueron expresadas más en privado pero con epítetos más gruesos. De todos modos, todo indicaba que sus caminos nunca más se iban a cruzar, pero Massa lo hizo posible.
El intendente de Hurlingham, pronunció en más de una ocasión su preferencia hacia Sergio Massa a la hora de pensar en el próximo gobernador de la Provincia de Buenos Aires, y se convirtió en uno de sus laderos desde hace un par de años, conformando el grupo de intendentes disidentes que el alcalde de Tigre encabezó oportunamente, tomando distancia del gobierno nacional y provincial.
En tanto Juan José Alvarez, que había reestablecido su relación con Néstor Kirchner, perdió influencia en el universo K, no solamente por la muerte del ex presidente, si no por su acercamiento a Sergio Massa, del que se transformó en operador.
En Hurlingham, el hijo de Juanjo, Rodrigo Alvarez, buscará este año renovar su banca de concejal bajo el ala del massismo, aunque hoy se encuadre dentro de la oposición a Acuña. También en Hurlingham, Gabriel Villegas, que se presenta como el primer massista en el distrito buscará su chance de ocupar una banca de senador provincial en las elecciones de este año. Esa misma banca es con la que sueña el actual diputado Jorge D’onofrio, oriundo de San Isidro, y que lograra ser legislador de la mano de Juan José Alvarez cuando era armador de Francisco de Narvaez.
Otro que anda haciendo guiños a Massa es Felipe Solá, ex gobernador y ex jefe de Juanjo Alvarez, ocupa una banca de diputado nacional con fecha de vencimiento en diciembre de este año.
Esa tan ansiada banca de Senador, es la que ocupa hoy Azucena Ehcosor, la esposa del intendente Acuña y que estuvo a punto de ser echada del bloque del Frente para la Victoria.
El mandato de Ehcosor vence este año. Los Acuña especularon que ese lugar podía ser ocupado por el propio Luis, dejando así la intendencia en manos de su hijo Fabrizio Acuña, actual concejal. El plan B es que Ehcosor busque la reelección y que Luis Acuña complete su mandato en Hurlingham.
Todas estas especulaciones giran en torno a la decisión que tome Massa, algo que aún sigue siendo una incógnita.