Tras las denuncias de abuso, vuelven a dictar clases en el colegio Alberdi

MORÓN- Los alumnos de primaria y secundaria del Colegio Juan Bautista Alberdi de la localidad bonaerense de Castelar retomaron esta mañana las clases luego de permanecer cerrado durante tres días tras las denuncias de al menos 11 casos de abuso en el jardín de infantes de esa institución.

La Directora de Educación Bonaerense, Nora Pinero, aseguró en las puertas del establecimiento que «aquí hay una situación muy delicada en el nivel inicial pero también hay que atender a los otros niveles».

«Tenemos que tener en cuenta los derechos de los otros alumnos de la escuela que tienen que terminar el ciclo lectivo, si bien no se puede decir que en términos normales pero sí tienen derecho a cerrar el ciclo», señaló.

Y agregó: «Es una altura del año compleja por el tema de la evaluaciones, los chicos no pueden poner en juego su ingreso a la universidad».

«Estamos trabajando con los padres del jardín, como lo venimos haciendo desde el domingo con los equipos de psicólogos provinciales» apuntó Pinedo, y consideró que «seguramente el reinicio de las clases en el jardín sea un poco más complicado».

«No estamos apurados en eso -continuó-, estamos apurados en aclarar las cosas que sucedieron aquí lo más pronto posible, estamos dispuestos a actuar a disposición de la justicia» por eso «todo el tiempo estamos en contacto con la fiscalía».

Pinero confirmó que todas las personas que «estaban involucradas» de alguna manera en las denuncias de abuso de los padres «fueron desplazadas de su cargo».

Por último apuntó que «los mil chicos que asisten a esta escuela requieren hoy nuestra presencia para la continuidad de las clases», por eso «estamos trabajando con serenidad y templanza para terminar con una situación de anomalía, desde todo punto de vista, pero con la meta que es derecho de todos los chicos de jardín, primaria y secundaria».

«La premura es el inicio de las clases, pero no vamos a descansar hasta que se aclare todo lo que sucedió aquí», sentenció.

Padres de alumnos de tres y cuatro años del jardín de infantes de esta institución denunciaron la semana pasada en la Fiscalía número 3 de Morón a cargo de Pablo Galarza que sus hijos habían sido víctimas de abuso por uno de los auxiliares de cocina que trabajaba en el colegio.

Según denunciaron los padres, el auxiliar de cocina -de nombre Luis- aprovechaba la ausencia de las maestras para manosear a las nenas.

El martes pasado el juez ordenó la detención del presunto autor de los hechos, quien se negó a declarar y continúa detenido por 11 denuncias de abuso sexual agravado reiterado, afirmaron fuentes judiciales.