Subir una película a YouTube no es delito penal

Eso determinó la Justicia a través de la Cámara del Crimen que sobreseyó a YouTube de una denuncia penal iniciada por la publicación de la película «Un cuento chino», protagonizada por Ricardo Darin, que había sido subida a la plataforma de videos.

El tribunal también se refirió a los usuarios que subieron la película a YouTube y sostuvo que la acusación que les debería encuadrar es la de estafa. Sin embargo para catalogarlo de tal forma se requiere de que haya existido un beneficio económico mediante un engaño que genere un perjuicio a la víctima, algo que no sucedió en este caso,  ya que no obtuvieron ningún beneficio comercial.

La denuncia fue realizada por la  productora de la película, Pampa Films, que tiene los derechos de propiedad intelectual. Generó la acción judicial por entender que YouTube se benefició económicamente gracias a los anuncios publicitarios que son reproducidos mientras se acciona el video. La película «Un cuento chino» estuvo en la plataforma de videos de Google por 9 meses, en los cuales fue vista unas 196.966 veces.

Sin emabrgo los camaristas Gustavo Bruzzone, Rodolfo Pociello Argerich y Mirta López González confirmaron un fallo de primera instancia que había archivado la denuncia y sobreseyeron por inexistencia de delito a los 10 denunciados, lo que da por cerrada la causa.

«El sitio Web cuya responsabilidad la querella pretende criminalizar, que reproduce videos online, esto es, presta un servicio de intermediación para subir contenidos y su característica esencial para socializar información cultural a nivel mundial, le otorgan una condición destacada», dijeron los magistrados.

«Esto pone en evidencia que, si bien nos encontramos frente a una actividad riesgosa, por los beneficios mencionados precedentemente en la difusión y promoción de contenidos culturales, es aceptada como un riesgo permitido», opinaron.

«La característica esencial es que los contenidos que se suben a YouTube no son conocidos anticipadamente por los que administran el sitio y, de hecho, en la mayoría de los casos provienen de filmaciones de particulares, ediciones privadas, o de medios periodísticos, o de la decisión positiva de difusión gratuita por parte de quienes tienen derechos reconocidos sobre una obra, etc», sostuvo el tribunal.

Sobre los administradores de YouTube agregaron: «La prestación del servicio consiste en facilitar una herramienta cuyo uso ilegal no puede, como se dice, alcanzar al que la facilita». De esta manera los jueces explicaron que «la responsabilidad del sitio recién se hará presente, ex post, cuando el que invoca el carácter de titular de un derecho lo puso efectivamente en conocimiento». Y en este caso particular eso ocurrió ya que YouTube como administrador, retiró inmediatamente la película en cuanto fue advertido.

De aquí en adelante Pampa Films podrá iniciar acciones por daños y perjuicios sobre obras con derechos de autor.