Se cumplieron 40 años del abrazo entre Perón y Balbín

BUENOS AIRES- Un homenaje por el 40º aniversario del abrazo entre el líder justicialista Juan Domingo Perón y el jefe radical Ricardo Balbín reunió ayer en el Congreso nacional a dirigentes radicales y peronistas disidentes, que coincidieron en ponderar la importancia de «la unidad nacional».
Con el lema «40 años de la Reconciliación Político Partidaria», la ceremonia se realizó al mediodía en el salón Azul del Palacio Legislativo con la presencia de legisladores de ambos partidos y dirigentes sindicales.
Tras la proyección de un video con imágenes de los ex líderes partidarios, los senadores Juan Carlos Romero y Adolfo Rodríguez Saá, por el peronismo disidente, y Luis Naidenoff y Ernesto Sanz, por el radicalismo, coincidieron en sus respectivos discursos en la necesidad de «alcanzar un mayor diálogo institucional».
Romero consideró que el abrazo entre Perón y Balbín significó «el mayor gesto de convivencia política del siglo XX», recordó que ninguno «dejó de lado sus convicciones» por ese abrazo y advirtió que tanto el oficialismo como la oposición actual deben encaminarse hacia «un diálogo con el único fin de la unidad nacional».
«No solo debemos reclamar del gobierno gestos de reconciliación y diálogo. También quienes tenemos responsabilidad política debemos vencer el individualismo y dejar de lado los vedetismos para alcanzar el diálogo», remarcó.
El jefe del bloque de senadores radicales, Luis Naidenoff, elogió la estatura política de los viejos líderes partidarios y aseguró que la UCR está «dispuesta a asumir» el diálogo con otras fuerzas políticas «como un deber histórico» que tiene «para con el pueblo».
«Aquel abrazo tiene una significancia enorme para la vida política argentina no solo porque Perón y Balbín transcurrieron toda su historia política con enfrentamientos irrenociliables, sino porque aquel abrazo ha significado la herramienta más potente de unión nacional», subrayó.
El senador Sanz, por su parte, consideró: «Hoy somos todos compañeros y correligionarios», y aseguró que ambas fuerzas pretenden «transitar por el mismo camino, que es la defensa de los intereses de la patria y ahí no hay diferencias».
«Ese abrazo tuvo una riqueza extraordinaria porque Perón no dejó de ser Perón, al contrario, fue más Perón que nunca; y Balbín no dejó de ser Balbín», recordó, y afirmó que «la Argentina de hoy necesita de más abrazos y de más conductas que den certezas y seguridades».
Rodríguez Saá, en tanto, opinó que Perón y Balbín «dejaron sembrada una semilla enorme» con aquel gesto de reconciliación y declaró que actualmente «se debe reencontrar el diálogo porque esa es la base del futuro de los argentinos».
«Hoy la consigna es la unidad, para los peronistas que tenemos que lograr la unidad del peronismo y bueno, no me voy a meter en la vida interna de la UCR pero no estaría mal que la unidad sea un valor», declaró el puntano.
Del acto participaron además el gobernador de San Luis, Claudio Poggi; los senadores Sonia Escudero, Graciela Di Perna, Liliana Negre de Alonso y Alfredo Martínez; el diputado Ricardo Gil Lavedra; el dirigente sindical Gerónimo «Momo» Venegas; y el ex senador Ramón Puerta, entre otros.