Una persona privada de la libertad y un ex detenido se recibieron de abogados en la UNLP

Un hombre privado de la libertad, de 44 años, alojado en la Unidad 18 de la localidad de Gorina, y un exdetenido ya excarcelado, de 54, se recibieron de abogados al aprobar de manera remota, uno desde la cárcel y el otro desde su domicilio en Lomas de Zamora, la última materia de la carrera.

El detenido, de nombre Nahuel, se transformó en la primera persona en prisión en hacerlo de manera remota, dentro de la carrera de Derecho, cuando aprobó su última materia “Finanzas y Derecho Financiero”.

La historia de Nahuel se entrelaza con la de Marcelo, que también se recibió con la misma materia este viernes y es un hombre que cursó toda la carrera en la cárcel y ahora liberado también completó los estudios y se recibió.

Nahuel fue detenido en La Plata cuando le restaba una sola materia para recibirse de abogado y Marcelo, de 54 años, inició la misma carrera universitaria en contexto de encierro y cumplió la condena cuando le faltaba rendir una materia.

Los dos se recibieron este viernes de abogados en la Universidad Nacional de La Plata luego de aprobar “Finanzas y Derecho Financiero”, en la cátedra 2.

Los dos rindieron el examen por Zoom: Nahuel desde la sede educativa de la Unidad Penitenciaria N° 18 de Gorina, dependiente del Servicio Penitenciario Bonaerense y Marcelo, desde su casa, en Lomas de Zamora.

Ambos compartieron un mismo grupo de estudio en la previa del examen más importante y recibieron clases de apoyo de docentes universitarios.

Las autoridades de la Dirección Provincial de Políticas de Inclusión del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires y de la Subdirección General de Educación del SPB, los agentes del área de coordinación educativa y los psicólogos de la Unidad 18 entrevistaron y animaron a Nahuel para que retome la carrera.

También fue clave la participación de los docentes universitarios, los que se pusieron a disposición y brindaron dos clases de apoyo semanales vía Zoom para resolver las dudas de Nahuel.

Ayer, luego de aprobar la última materia, salió del aula y se quebró en llanto. Agradeció a los funcionarios penitenciarios y del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos que lo habían ayudado, también a las psicólogas y a los docentes.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos bonaerense, Julio Alak, explicó que el caso de Nahuel es «el norte» de la gestión en materia carcelaria y educativa. «El interno que completa los estudios universitarios no vuelve a delinquir. No hay reincidencia en las personas que logran terminar una carrera», afirmó.

Por su parte, Marcelo logró iniciar un emprendimiento familiar con su hermano en el que venden calzado de dama y tiene tres hijos de 24, 18 y 13 años.

“¿Que más motivación puedo darles que el ejemplo? Mi hijo más chico es el que más me insiste y me dice todo el tiempo que me ponga a estudiar”, afirmó Marcelo.

“Solo me quedaban dos materias y las prácticas cuando obtuve la libertad. Era algo que tenía pendiente”, agregó.

En el ámbito del Servicio Penitenciario Bonaerense transitan el nivel universitario 905 personas privadas de libertad luego de acuerdos convenidos con las Universidades Nacionales de La Plata, Mar del Plata, San Martín, del Sur y del Centro.

 

DEJA UNA RESPUESTA