Avanza el consumo del alcohol y la marihuana en los adolescentes

BUENOS AIRES- El 80% de los jóvenes consumió alcohol en el último año y uno de cada cuatro se emborracha los fines de semana mientras crece la incidencia de la marihuana donde seis de cada diez la probaron y sólo cuatro de cada diez piensan que fumarla es riesgosa, de acuerdo a un estudio efectuado por la Universidad Argentina de la Empresa (Uade).

El relevamiento realizado entre abril y junio del año pasado por el Observatorio de la Opinión Pública del Instituto de Ciencias Sociales de esa casa de estudios precisó que tanto el alcohol como la marihuana a los que hay que sumar el tabaco fueron las drogas con mayor incidencia en los jóvenes en el último año.

El 89% de los jóvenes de entre 17 y 30 años reveló que consumió alguna vez alcohol, el 80% en el último año y uno de cada cuatro aseguró que se emborracha los fines de semana, especialmente en las denominadas «previas», en donde se consumen bebidas alcohólicas en grandes cantidades.

El dato más grave es que sólo el 10% respondió que piensa dejar el alcohol y el 70% contestó que no va a dejar de tomar especialmente porque necesitan «diversión» y porque nueve de cada diez aseguró que «es fácil» conseguir bebidas alcohólicas.

No hay una preferencia en cuanto a la bebida elegida ya que la cerveza es la más consumida con un 65%, seguida por el vino/champagne con el 61%, fernet con el 53% y ron/vodka con el 52 %, mientras que la edad de inicio de consumo no se ha modificado y se mantiene en los 15 años.

El entorno de los jóvenes también influye en la elección del alcohol ya que 9 de cada 10 afirmaron que todos sus amigos también lo hacen y sólo dos de cada diez percibe algún riesgo en la ingesta de este tipo de bebidas.

Pero es la marihuana, entre las drogas ilegales, la que más ha crecido en la preferencia de los jóvenes con el agravante de que sólo cuatro de cada diez piensan que consumirla es riesgoso para la salud.

El 42,5% contestó que probó marihuana alguna vez y 17,8% lo hizo en el último año pero el dato más revelador es la percepción que tienen los jóvenes de que es muy fácil conseguirla.

En este punto siete de cada diez contestaron que les es muy fácil el acceso a la marihuana, mientras que crece la cantidad de personas que piensan que sería bueno legalizarla con un 28% de respuestas afirmativas.

En el Informe Mundial sobre drogas del año pasado se advirtió sobre una tendencia en el inicio cada vez más temprano en el consumo de alcohol, tabaco y otras sustancias, lo que «pone en riesgo la salud física y el bienestar psicológico de los adolescentes, afectando negativamente el desarrollo biopsicosocial».

En el reporte se mencionó el cambio en los hábitos de consumo como factor de riesgo que incide en el crecimiento de sustancias psicoactivas, pasando de la ingesta de alcohol con las comidas, como modo latino de consumo, al modo anglosajón de fin de semana y de grandes cantidades en poco tiempo: las llamadas “previas”.

También la asociación con compañeros que consumen sustancias, la facilidad para conseguirlas, las creencias sobre el beneficio o el daño que producen y la decisión de seguir consumiendo fueron identificados como otros factores de riesgo.

El Instituto de Ciencias Sociales de la UADE destacó que la llamada «pre-adolescencia» y la adolescencia «son períodos particularmente críticos y de riesgo, en los cuales los procesos madurativos del sistema nervioso se hallan en proceso por lo que la fascinación por experimentar nuevas emociones pueden inducirlos a iniciarse en el uso de sustancias como tabaco, alcohol, cannabis u otras sustancias ilegales».

«Estos comportamientos negativos, si no son prevenidos ni tratados, pueden llevar a riesgos adicionales como el fracaso académico y dificultades familiares y sociales», argumentó el Instituto.

El estudio encontró una relación entre «consumo, diversión y falta de percepción del riesgo» como factores que se entrelazan para que se incremente la utilización de estas sustancias.

El informe analizó además el consumo de otras sustancias ilegales como cocaína, éxtasis o LSD, los cuales sumados a la marihuana dan como resultado que seis cada diez jóvenes probaron algún tipo de estas sustancias.

Con relación al tema y en el marco del “Día Provincial de la Lucha contra las Adicciones”, el 23 de septiembre pasado  el Ministerio de Salud Provincial  a cargo de Zulma Ortiz lanzó una campaña de sensibilización destinada especialmente a la población bonaerense joven, con el fin de dar a conocer los medios que brinda el Estado provincial para la atención, contención y asesoramiento en temas vinculados al consumo problemático de alcohol.

Denominada “Sin alcohol es mejor” y a través de redes sociales, la iniciativa tiene por objetivo difundir las diferentes herramientas que posee la cartera sanitaria para la prevención de las adicciones, entre las que se cuenta la línea telefónica gratuita 0800-222-5462. También busca aumentar el número de consultas en los 70 Centros Provinciales de Atención (CPA) bonaerenses, así como también en los 150 consultorios externos y 7 Comunidades Terapéuticas dependientes de Ministerio de Salud.

“El consumo de alcohol es el que más naturalizado está dentro de las diferentes sustancias que se definen como consumo problemático”, explicó Ortiz, quien añadió que “esta naturalización que se refleja en diferentes practicas como las ‘previas’ o los ‘baldes’ son las que requieren de una contracultura que no alcanza con la función del gobierno y exige la participación de todos los actores que conforman el Estado”

Al defender la iniciativa lanzada, la funcionaria puntualizó que “la campaña ‘Sin alcohol es mejor’ puede parecer una utopía si se construye desde un solo sector y una meta si la promovemos entre todos”.

Con consignas tales como “Aceptá un consejo”, “Hablá con un amigo” y “Confía en vos”, la campaña arrancó hoy en redes sociales para orientar y sensibilizar sobre el consumo problemático de alcohol, respondiendo a las necesidades de la población, especialmente los más jóvenes.

En facebook, los mensajes pueden encontrarse en la fan page del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, que es @msaludbap, mientras que en twitter se puede acceder a través de @SaludBAP.

“Esta acción de comunicación desde la estrategia preventiva se suma a las intervenciones de plan de trabajo conjunto con el área educativa, que busca apoyar el trabajo con la comunidad educativa a través de guías para educadores y oferta de capacitaciones con reconocimiento en el plan jurisdiccional”, sostuvo la subsecretaria Patricia Segovia.

La información que la cartera sanitaria procura instalar es que existe una alternativa al consumo problemático –la vida saludable–, así como también la disponibilidad de una red de atención y contención institucional para quienes la necesiten.

En paralelo a la campaña en redes sociales, el ministerio de Salud desarrollará una estrategia en territorio a través de la cual proveerá folletería, afiches e información específica a usuarios de los CPA, al tiempo que trabajará junto a sus equipos de salud en continua interacción para avanzar en las distintas etapas de la iniciativa.

Estancamiento en las consultas telefónicas y presenciales

Las estadísticas de los últimos 10 años dan cuenta de un marcado estancamiento en la cantidad de consultas registradas en la línea gratuita de orientación a las adicciones dependiente de la subsecretaría de Determinantes Sociales de la Salud y Enfermedad Física, Mental y Adicciones. Paralelamente, también se registró una caída en las consultas realizadas en los CPA.

Los CPA son espacios de recepción, asesoramiento, atención y derivación, conformados por un equipo técnico de psicólogos, trabajadores sociales, operadores terapéuticos y comunitarios que atienden a personas afectadas por situaciones de consumo problemático de sustancias, o que requieren asesoramiento en relación a la temática y asistencia en el ámbito de la salud mental.

Con presencia en cada uno de los municipios de la provincia, los CPA trabajan articuladamente con diversos actores en el ámbito comunitario a fin de brindar respuestas integrales a las demandas específicas de las personas en su entorno social.

 

DEJA UNA RESPUESTA