No hubo acuerdo y se agudiza el conflicto en Educación: sigue la toma

LA PLATA- Trabajadores resolvieron mantener el edificio de 13 y 56 tomado al no llegar a un entendimiento con las autoridades de la cartera. «La propuesta era más de lo mismo, insistir con el recorte», dijo uno de los dirigentes.»No podemos ser rehenes de mil personas», indicó Nora De Lucía
El conflicto en la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense se agudizó aún más, luego que representantes de los trabajadores y autoridades no llegaran a un acuerdo que permita destrabar la situación por el recorte de viáticos y horas extras. En este marco, y tras la frustrada negociación, una asamblea resolvió continuar con al toma del edificio de 13 y 56, que lleva varios días.
«No hubo ninguna propuesta nueva, era más de lo mismo: insistir con el recorte», dijo uno de los dirigentes gremiales que participó del diálogo. «Nos levantamos y nos fuimos», agregó.
Según explicaron, la iniciativa que los representantes de los trabajadores plantearon fue que se vuelva atrás con el recorte y este mes se paguen los salarios «tal como se venía haciendo» y después de esto sí juntarse «en una mesa técnica para trabajar sobre la readecuación» para que «los compañeros no pierdan de su bolsillo».
Tras la reunión, que se extendió unos 40 minutos, los trabajadores realizaron una asamblea en la que se decidió continuar con la toma «hasta tanto haya una respuesta satisfactoria» al reclamo, al tiempo que ya comenzaron a organizar grupos para turnarse durante el fin de semana.
«No estamos dispuestos a convalidar excesos»
Por su parte, la directora de Cultura y Educación Bonaerense, Nora de Lucía, cuestionó la decisión de los empleados de la sede de tomar el edificio al señalar: «No estamos dispuestos a convalidar excesos».»No podemos ser rehenes de mil personas que hoy están impidiendo el acceso a una sede pública. Queremos dialogar, pero en el marco de la regularidad y la normalidad», indicó.
Además, la funcionaria ratificó hoy la decisión de de «seguir con el camino de manejar los recursos en forma eficiente» en su área, aunque mantuvo la «voluntad de diálogo» con los trabajadores que mantienen tomada la sede de la dependencia en protesta por el recorte de horas extras y viáticos.
«Hay jornadas que exceden ampliamente la jornada laboral, con más de 150 horas extras por mes», explicó la funcionaria en una conferencia de prensa en la que estuvo acompañada por el jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez.
De Lucía sostuvo que el camino que le marcó tanto el gobernador provincial, Daniel Scioli, como la presidente Cristina Kirchner es el de «optimizar los recursos para manejarlos en forma eficiente».
«Lo único que se hace es garantizar los recursos para los chicos en las aulas», expresó la funcionaria, quien indicó que existen casos de agentes que piden que «aunque tengan licencia médica puedan seguir liquidando horas extras porque es un derecho adquirido».
Después de los incidentes ocurridos entre trabajadores, cuando rechazaron a gremialistas en forma violenta, De Lucía advirtió que el camino «no es la violencia, ni la amenaza, la única dirección posible es el diálogo».
Por su parte, el jefe de Gabinete resaltó que los protagonistas de la protesta no representan a ningún gremio y no están incluidos en ninguna paritaria, sino «a una escisión de una agrupación».
El conflicto, que podría entorpecer el pago de salarios docentes, arrancó el martes pasado cuando se conocieron recortes de hasta el 30 por ciento en horas extras y viáticos, denunciaron los trabajadores.
Tras producirse la toma del edificio educativo, tuvo inclusive algún grado de violencia, cuando fueron expulsados del edificio por parte de los trabajadores dirigentes del gremio UPCN, los líderes de la protesta se reunieron con funcionarios de la Dirección este miércoles, aunque no se llegó a ningún acuerdo.
«Nosotros tenemos voluntad de diálogo y lo demostramos ayer cuando estuvimos sentados durante cinco horas en una mesa de diálogo», dijo De Lucía sobre ese encuentro.
No obstante, según indicaron trabajadores gremiales el acuerdo al que casi se había arribado realizar un análisis técnico tendiente a mantener el ingreso de los trabajadores fue abortado a último momento.
«Los funcionarios dieron marcha atrás con esa posibilidad y dijeron que seguirán adelante con el recorte del cupo de horas extras», explicaron los sindicalistas.
La medida de fuerza que fue resuelta por una asamblea cuenta con la participación de trabajadores agrupados en el Sindicato de Obreros y Empleados de la Minoridad y la Educación (Soeme), Asociación Trabajadores del Estado (ATE) y la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires (Udocba).