Gravísima denuncia contra Luis Acuña en Hurlingham

HURLINGHAM.La Liga Argentina por los Derechos del Hombre, representada por Iris Avellaneda, junto a otras entidades y organizaciones populares denunció penalmente al intendente Acuña de Hurlingham por “su política de mano dura y negociados en la gestión de las nuevas fuerzas policiales” creadas en el marco de la emergencia de seguridad  en la Provincia de Buenos Aires.

Tras la creación del Comando de Prevención Comunitaria (CPC), en diciembre de 2014, el intendente Acuña asumió el control operativo de la totalidad de las fuerzas policiales del distrito. Los jefes y responsables logísticos son nombrados de acuerdo a su propuesta, tiene a su cargo la elección de los integrantes de la fuerza y comanda la mesa que toma las decisiones operativas. También nombra y controla a los efectivos del Centro de Operaciones Municipal (COM), que realizan tareas de patrullaje y monitoreo.

La Liga Argentina por los Derechos del Hombre, denunció: “Liberación de delincuentes por dinero; intento de soborno a una subalterna por parte de la jefatura; amenazas de muerte; policías que actúan sin placas de identificación; móviles y efectivos al servicio de la campaña política; hostigamiento; abuso y violencia desmedida; contratación irregular de personal exonerado al que se lo habilita a portar armas son algunas de las denuncias que en los últimos meses han comenzado a encender luces rojas en torno a la orientación que el jefe comunal está imprimiendo a las fuerzas a su cargo”.

Pero uno de los puntos sobresalientes de la denuncia que “la municipalidad contrató efectivos expulsados de las fuerzas de seguridad para las tareas de patrullaje. Algunos de ellos visten uniforme de la Bonaerense y portan armas”.

Y la entidad aclara: “No se trata de los exonerados por faltas menores al régimen de servicio que fueron reincorporados recientemente mediante un decreto del Ministro Granados, sino de ex policías que fueron dados de baja por causas graves y que no volvieron a ser admitidos en la fuerza”.

La Liga que representa Iris Avellaneda considera que “Hablar de personal exonerado por causas graves es referirse al peor grado de corrupción de las fuerzas policiales. Desde las primeras purgas de (León) Arslanián en la provincia hasta las más cercanas de (Nilda) Garré en la capital, distintas bandas de secuestradores y grupos parapoliciales, como los que operaban y siguen operando en Villa Fiorito y Ezeiza, se alimentaron por igual de exonerados de la Bonaerense y la Federal”.

En el caso particular de la responsabilidad de Luis Acuña, la Liga afirma que “hacer descansar en esas manos la seguridad de los vecinos de Hurlingham resulta como mínimo una broma macabra y de uno u otro modo esta situación de colapso de los derechos humanos se extiende a buena parte de la provincia donde la combinación de ‘autonomía’ a la Bonaerense con la creación de nuevas fuerzas policiales de carácter local han potenciado la violación de derechos humanos de la población tal lo denunciado en los informes 2015 de la Comisión Provincial por la Memoria y el CELS”.