Repercusiones por los cambios en el impuesto a las ganancias

 

BUENOS AIRES- El gobernador bonaerense Daniel Scioli calificó como «una medida muy importante para los trabajadores» los cambios instrumentados en el impuesto a las Ganancias para que no paguen el impuesto quienes ganan hasta 15.000 pesos de salario bruto, y las otras modificaciones del tributo.

En declaraciones a CN23, Scioli también negó que esta medida forme parte de la campaña electoral al afirmar que «si hubiese sido una medida electoralista se hubiese tomado antes de las PASO».

Además, el gobernador bonaerense destacó que estas modificaciones se hacen sin que desfinancie el Estado, porque se «gravarán con un 10 por ciento» las acciones que no cotizan en bolsa, a la vez que volvió a respaldar el proyecto para la reapertura del canje.

Por su parte  el diputado nacional por el Frente para la Victoria, Héctor Recalde, dijo que la suba del mínimo no imponible es «una noticia extraordinaria» y aseguró que estuvo por encima de lo que reclamaban los distintos sectores gremiales.

«Nadie pedía 15 mil para solteros, ni los sectores gremiales; fue una noticia extraordinaria», dijo Recalde esta mañana en declaraciones a FM Rock & Pop.

El diputado aseguró que esta medida «impacta directamente en el consumo, que es la base del círculo virtuoso: mayor poder adquisitivo, mayor consumo, más producción y más empleo».

Consultado sobre por qué no se tomó antes la medida, Recalde recordó que en marzo se había subido 20 por ciento el piso de Ganancias.

Pidió «no caer en el gataflorismo político, vi a muchos preguntar por qué no se tomó antes esta decisión, bueno la decisión la toma la presidenta (Cristina Fernández de Kirchner), que tiene la responsabilidad de gobernar para 40 millones de argentinos».

«Vamos por tiempos, estamos haciendo cosas, faltan cosas, el sentido de la oportunidad lo elige la presidenta; yo tengo plena confianza en la responsabilidad y direccionabilidad de la presidenta», concluyó.

Asimismo la Confederación General Empresaria (CGERA) respaldó  el anuncio de la suba del mínimo no imponible al impuesto a las ganancias, que la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció en el marco de la mesa de diálogo político que se desarrolló en Casa Rosada.

«Apoyamos la suba del piso del mínimo no imponible que sin lugar a dudas continuará fortaleciendo el mercado interno, que es fundamental para las pequeñas y medianas empresas», expresó el presidente de la entidad, Marcelo Fernández, quien participó del encuentro.

Además, Fernández se manifestó «entusiasmado con esta posibilidad de diálogo permanente en una mesa amplia donde las pymes tenemos un lugar y donde las ideas se traducen en decisiones con celeridad».

«Hoy -agregó el empresario- fue el turno del sector de los trabajadores que tienen salarios por encima de 10.000 pesos»

Por su parte  el  líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano  consideró que la suba del mínimo no imponible «es un alivio» pero cree que se trata de «una medida electoralista». Además criticó que el tema se venda como «un acto de generosidad de la Presidente»

«Es una medida electoralista que no va a dar vuelta el resultado de octubre, no lo creo porque la gente ya sabe cómo es (Cristina Kirchner), sabe que cuando no haya elecciones no va a tener en cuenta ninguno de los pedidos que venimos realizando», profetizó el gremialista opositor.  «Si lo hiciera de corazón, lo sacaría por ley y  que lo resuelva el Congreso».

En el mismo sentido, Moyano remarcó: «Esta claro que el resultado electoral fue determinante, pero hay que ver qué pasa el año que viene, cuando no haya elecciones». Y de inmediato consideró que el anuncio también estuvo motivado por la presión que los gremios realizaron durante varios meses.

Pese a las críticas, el líder camionero reconoció que la decisión «es un alivio» para el bolsillo de los trabajadores, pero aclaró: «Muchos lo toman como un acto de generosidad de la Presidente… Es como si uno fuera al cajero y cada vez que cobra le sacan plata, pero un día le dicen ‘hoy no te quito nada’, entonces agradecés. Acá le estaban sacando el dinero a la gente y ahora aparece como generosidad…».