Para Solá no es prioritario reformar la Constitución

BUENOS AIRES- El diputado de Unión Peronista Felipe Solá aseguró que «no es prioritario» reformar la Constitución nacional para permitir la re-reelección de la presidenta Cristina Fernández.
«Este es un país en el que los liderazgos pretenden cambiar la estructura republicana y las leyes. Los liderazgos deben resistir de otra manera el encajonamiento obligatorio de la ley: debe tener otros líderes, debe introducir otra gente», evaluó el ex gobernador bonaerense.
Consultado sobre si estaba de acuerdo con la reforma constitucional para habilitar una nueva reelección de la Presidenta, contestó: «No es prioritario».
«No creo que se pueda instalar un modelo de vida a partir de una nueva constitución, desde una ley. Una ley no instala un modelo de vida; una ley lo que hace es recoger una nueva costumbre que se ha hecho carne en la gente y transformarla en ley. La ley sigue a la costumbre, no la costumbre a la ley», continuó.
Por otra parte, dijo que votó a favor de la expropiación de la ex Ciccone «para que no haya Varderfrules que hagan negociados» y para que la imprenta que produce billetes y otros valores «no esté en manos de aventureros».
Solá, quien negó tener vínculos con el kirchnerismo y se calificó como «independiente», sostuvo que los legisladores «trabajamos con la mano, no con el traste; nos pagan para laburar, para ir (al Congreso) y decir lo que pensamos».
Aseguró haber estado a favor de la expropiación de la ex Ciccone desde la presentación de un proyecto del representante de Proyecto Sur Fernando Solanas.
«Me pareció coherente», precisó, aunque luego se tratara una iniciativa «del gobierno» que «dice lo mismo, por otras razones, a lo mejor».
Indicó que «voté porque no quiero que esa empresa esté en manos de aventureros. Que se quede con las maquinarias la Casa de Moneda. Para que no haya Varderfrules (por Alejandro Vandenbroele, ex director de Ciccone y señalado como testaferro del vicepresidente Amado Boudou) que hagan negociados y que intentan asaltar un lugar porque es un lugar con mercado cautivo».
«Uno se sienta en su banca, da quórum como hago yo con todas las sesiones. El grupo mío, que es pequeño, se sienta. No soy rebelde, soy independiente: voy a votar las leyes según las leyes y no según quien las traiga», prosiguió.