Jorge D’Andrea: “Hoy estamos viendo la basura que estaba debajo de la alfombra”

Por Rody Rodríguez.

El Secretario General de la ATSA-Hurlingham, Jorge D’andrea, trazó un diagnóstico de la situación de los trabajadores de la sanidad y señaló que la pandemia puso al descubierto los problemas que viene sufriendo la salud desde hace años. Advirtió sobre la escasez de camas para terapia intensiva y comentó que todavía está discutiendo con clínicas por el pago del aguinaldo. No obstante destacó el trabajo en común del gremio con autoridades municipales y con empresarios de la salud. “Hoy cuando se habla de camas no se dice camas públicas o camas privadas, hoy se habla de camas y se habla de una sola salud” destacó.   

-La famosa curva nos marca una gran cantidad de contagios y una suma preocupante de fallecidos. ¿Cómo estás los trabajadores de la salud en esta etapa?

-Estamos en una situación no muy fácil, vemos que evidentemente ese pico que estábamos esperando y que no queríamos que llegara aparentemente llegó, y digo aparentemente porque desconocemos cuál es el límite de todo esto.

Hemos tenido más de 370 compañeros de sanidad infectados, más de 40 están internados, y así y todo estamos mejor preparados que en marzo cuando surgió esta pandemia, no todo lo bien que quisiéramos, pero estamos mejor, por ejemplo en la provisión de barbijos y otros elementos que hacen a la protección de los trabajadores, y por supuesto incluyo a los médicos.

Pero lo verdaderamente preocupante es que hoy la realidad es que en mi zona, la zona donde nosotros tenemos la atención para nuestros compañeros de la sanidad, estamos ya casi sin cama de terapia intensiva.

Por un lado está muy bien la decisión del gobierno de comprar respiradores, camas, de tener más protección para los trabajadores, pero la realidad es que cada compañero que se nos infecta o tuvo contacto con contagiados, va lógicamente a aislamiento. Para dar un ejemplo  futbolero: tenemos los titulares, no tenemos los suplentes.

-Bueno es que muchas veces nos detenemos en las estadísticas sobre cantidad de camas, y también es peligroso el déficit en recursos humanos.

-Vos recordarás cuando hicimos esa gran movilización en el año 2018, 2019 pidiendo financiamiento para la salud y la educación. Hoy estamos con la política de la sombra, vos podés comprar el terreno, hacerte la pileta, pero la sombra te lleva 10 años. Y hoy capacitar a compañeros, compañeras en salud, por más que tengamos las camas y los respiradores, si no tenemos las enfermeras y los profesionales es muy difícil. Hoy estamos en una situación crítica, creo que vamos a tener cuatro o cinco semanas por delante complicadas, esperando que no se nos infecten más compañeras y compañeros.

-Ante este panorama ¿era oportuno flexibilizar el aislamiento?.

-La cuarentena más estricta fue necesaria y fue útil. Esto se ve cuando uno compara lo que le pasó y está pasando en el mundo, lo que pasa a los vecinos chilenos, brasileros, ecuatorianos, pero claro que el aislamiento es duro y es difícil, no solamente por lo que te produce estar encerrados, sin poder ver a la familia, hay compañeros que están muy mal desde lo económico, hay compañeros que más allá de la ayuda que gracias a Dios da el Estado, hay compañeros que han perdido mucho, y que les va a costar mucho recuperarlo, por eso creo que estas medidas que ser tomaron a último momento, yo creo que pasa por un agotamiento político, social, económico más que por una cuestión sanitaria.

Por eso creo que el futuro de todo esto, de todo este gran esfuerzo que hizo todo el pueblo argentino, hoy más que nunca es responsabilidad nuestra, el tener una gran responsabilidad social, de protegernos, de cuidarnos, de ponernos el barbijo, de tratar de no hacer reuniones más allá de que extrañemos a los amigos, las familias, creo que tenemos que tener una gran responsabilidad social para evitar que el virus se sature todavía más y que no se sature el sistema sanitario y que no nos pase lo que les pasó a las grandes potencias del mundo.

-Además del lógico diálogo del sindicato con las clínicas, ¿estás trabajando en conjunto con los municipios sobre los que tiene influencia ATSA?

-Si. Si. Algunos intendentes nos han llamado.  La realidad es que hoy la salud les está mostrando a muchos dirigentes las falencias con las que contábamos y que tal vez nunca se le dio la importancia que se le tendría que haber dado. Entonces hay intendentes, el de Pilar por ejemplo, que cuando surgió un inconveniente en un geriátrico, lo primero que hizo fue llamar al sindicato para ir juntos a ver cómo y de qué manera podíamos aislar a los compañeros, involucrarnos en el problema y ver cómo lo solucionábamos, con el aporte del municipio, con el aporte del gremio, con el aporte de los trabajadores, también del sector privado.

Está claro que hay que trabajar en conjunto. Hoy cuando se habla de camas no se dice camas públicas o camas privadas, hoy se habla de camas y se habla de una sola salud y esto es posible hacerlo porque hay una mente mucho más amplia. Que los sanatorios privados trabajen al lado del secretario de salud pública y donde no hay una cama en lo privado está la salud pública, y cuando no hay una cama en la salud pública existe lo privado, esto es fundamental en estos momentos tan difíciles, acordar políticas en defensa de la salud de toda la población..

-En alguna medida la pandemia puso al descubierto los problemas preexistentes que hay en materia de salud…

-Hoy estamos viendo la basura que estaba debajo de la alfombra. Entonces, yo me quedo con las palabras de Alberto Fernández y lo digo mirando hacia el futuro pasado todo esto, que tenemos que repensar una Argentina diferente.

Creo que la salud y la educación son pilares de un pueblo y no puede sufrir la mezquindad para su financiamiento. Nosotros, los trabajadores, venimos desde hace muchísimos años pidiendo financiamiento, recursos para el PAMI, para nuestros queridos viejos y para IOMA, que es la obra social más importante de la provincia de Buenos Aires, cuando (María Eugenia) Vidal, quiso financiar a IOMA a través de un bono que lo pagaban justamente los trabajadores y allí están los trabajadores municipales. Quería financiar IOMA a través de los que menos ganan no.

También venimos pidiendo capacitación; que se abran escuelas de capacitación y formación profesional para la salud. Nosotros sabemos lo que nos cuesta, nosotros invertimos, nosotros tenemos nuestra escuela, como la tiene nuestra Federación, como la tiene cada ATSA, pero es un aporte muy mínimo. Necesitamos 70, 80, 90 mil enfermeras a nivel nacional.

Lo escuchaba al gobernador de Jujuy los otros días agradecerle al presidente el hecho de que le haya mandado 4 médicos terapistas. Ahí nos damos cuenta donde estamos parados, ¡4 médicos terapistas para Jujuy! Ahí nos damos cuenta la importancia de la formación profesional, y no quiero hablar ni quiero mezclar la vocación de servicio de los trabajadores de la salud con el dinero que ganan, porque si fuera por el dinero hoy te puedo asegurar que no tendríamos enfermeras y no tendríamos médicos.

Para que tengas una idea en plena pandemia estamos discutiendo empresa por empresa para que les paguen el aguinaldo a nuestros compañeros, trabajadores que tienen el mismo miedo que tenés vos, que tengo yo y que tenemos todos los argentinos de contagiarse y ellos están en la primera línea y no cobran el aguinaldo.

Estamos discutiendo esto en plena pandemia, y si no hubiera sido por la ayuda del gobierno nacional para pagar el 50% del salario, hoy no tendríamos clínicas. Esta es la realidad.

-Y encima de los problemas para cobrar se suma el rechazo que a veces reciben de sus propios vecinos, que los señalan y acusan de ser “peligrosos” porque pueden provocar contagios.

-Nos pasó en Capital, de un aplauso de todas las noches a hoy, en estos momentos más complicados, que no se aplaude más, y de hecho lo que vos decís, médicos que fueron insultados queriéndolos despedir de los edificios, compañeros enfermeros que han sido agredidos, incluso algunos en el transporte público, bueno… gracias a dios son grupos minoritarios, son los que hemos escuchado en marchas anti cuarentena y que son aprovechados políticamente en circunstancias tan dolorosas.

-El de la sanidad es una actividad con mucha presencia de mujeres trabajadoras, que en no pocos casos, son jefas de hogar, ¿no es así?

-La gran mayoría son jefas de hogar y que mujeres que han demostrado más hombría que los hombres, que han demostrado que la vocación de servicio está por arriba de hasta los intereses personales. Ellas están en la primera línea y no se han escondido como a veces hacen algunos dirigentes. Tenemos que estar al lado de nuestras compañeras, juntos vamos a cruzar este río, estamos en una balsa en la mitad del río y tenemos que tratar de llegar todos del otro lado y empezar a reconstruirnos, que no va a ser fácil pero yo estoy absolutamente confiado en nuestro pueblo, en nuestra gente, en nuestra capacidad de reacción.

La seccional Hurlingham de ATSA (Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina) que conduce Jorge D’Andrea abarca 21 distritos bonaerenses, entre ellos La Matanza, Zárate, Campana, Mercedes, San Andrés de Giles, Carmen de Areco, San Antonio de Areco y casi el Gran Buenos Aires. Son aproximadamente unos 40 mil afiliados.

 

DEJA UNA RESPUESTA