Caso Facundo Astudillo Castro: Pedido de la madre para encontrarse con el cuerpo de su hijo “esté como esté”

Cristina Castro, la madre de Facundo Astudillo Castro, de quien no se no se tienen noticias desde hace 89 días tras salir de su casa en la localidad de Pedro Luro, pidió  que la policía le «entregue el cuerpo» de su hijo «esté como esté», ya que después de tanto tiempo no cree que esté con vida.

Tras confirmar que mantuvo una comunicación con el presidente de la Nación Alberto Fernández y con el gobernador provincial Axel Kicillok, la mujer aseguró que está «convencida» que los policías «han mentido y metido testigos falsos» y que «serán ellos mismos los que dirán donde está el cuerpo» de Facundo, «porque a esta altura no creo que esté con vida».

«Ellos me tienen que entregar el cuerpo, esté como esté y esté dónde esté», reclamó Cristina Castro en declaraciones a Radio Provincia.

Respecto a la conversación que mantuvo con el presidente Fernández y con Kicillof, la mujer dijo que estaban «muy predispuestos para tratar de ayudarnos y dar pronto con mi hijo y dar pronto con los desaparecedores».

Además, Castro les explicó sus cuestionamientos al fiscal federal de Bahía Blanca que tiene a su cargo el expediente, Santiago Ulpiano Martínez, de quien dijo que «quiere desviar la investigación».

«Yo tengo la certeza de que a mi hijo lo desaparecieron entre (las localidades de) Mayor Buratovich y Teniente Origone», afirmó la mujer, quien reclamó que «la policía bonaerense de Villarino me tiene que devolver a a mi hijo y es la que tiene que estar detenida y es lo que le he exigido al Presidente como mamá de Facu y como argentina».

«El gobernador ha estado muy predispuesto a ayudar y dilucidar todo esto», precisó.

También el presidente Alberto Fernández se comunicó con la madre de Facundo Castro, y le dijo que lo llamara “por cualquier cosa que quisiera pedirle”, según confirmaron los abogados de la familia Leandro Aparicio y Luciano Peretto. El sábado, desde la quinta de Olivos, el Presidente se puso “a disposición” y le prometió que “si se llega a advertir la responsabilidad del Estado en el hecho”, desde su Presidencia serán “severos con eso”.

Por su parte, distintos organismos de derechos humanos mantuvieron  un encuentro virtual con Cristina Castro, mamá de Facundo Castro, en el que le manifestaron su “solidaridad y acompañamiento en la lucha que lleva adelante” por la aparición de su hijo.

“Hacemos nuestro el pedido de apartamiento del fiscal de la causa, Santiago Ulpiano Martínez, quien fue recusado por los abogados de la familia por entender que es responsable de maniobras para entorpecer la investigación y encubrir a los responsables”, destacaron en un comunicado.

También recordaron que “los organismos de derechos humanos hemos impugnado en más de una oportunidad a Santiago Ulpiano Martínez por entorpecer el avance de las causas de lesa humanidad con el objeto de lograr la impunidad de los responsables del terrorismo de Estado. Firmaron el comunicado, Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, H.I.J.O.S. Capital, APDH, Liga Argentina por los DD.HH., Movimiento Ecuménico por los DD.HH, Asociación Buena Memoria, Fundación Memoria Histórica y Social Argentina, APDH La Matanza, Familiares y compañeros de los 12 de la Santa Cruz y Comisión M, V y J de Zona Norte.

Dentro del cúmulo de maniobras denunciadas ayer por la querella particular consta que los hermanos de la exnovia de Facundo fueron llevados a la comisaría de Mayor Buratovich sin orden judicial y fueron amenazados. Además, del expediente provincial surge que no pasó por ahí la persona que dice que cree haberlo llevado, algo que sucedió tres días antes.

«Nadie llevó a Facundo a Bahía»

Los abogados Luciano Peretto y Leandro Aparicio determinaron en su denuncia que la primera etapa del encubrimiento del caso se produjo el mismo día que desapareció Facundo. “El 30 de abril de manera deliberada se envía un mensaje desde el teléfono de Facundo, que nunca utilizaba SMS, y le escribe a un amigo al que siempre llamaba como Chanchi pero en ese mensaje le dice ‘amigo’, además de decir que se le estaba por terminar la batería del teléfono cuando él decía tubo para referirse al celular”, indicó Aparicio. La segunda sucede los primeros días de junio cuando uno de sus amigos va a hacer la denuncia, no se la toman, y finalmente la escriben en un papel de rotisería, al tiempo que le dicen que tenga paciencia que ya va a aparecer”, agregó.

A criterio de los letrados, la tercera fase comienza el 15 de junio, cuando los policías bonaerenses entran sin orden de allanamiento a casas de hermanos de la exnovia de Facundo. “A uno de ellos lo llevan hasta la comisaría de Buratovich, lo hacen esperar una hora, luego lo pasan a una habitación y entre cuatro policías lo amenazan y después que declara lo siguen vigilando hasta el día de hoy”, denunció el abogado al referirse a la llamada pista Bahía Blanca, según la cual el joven habría sido víctima de la exnovia y su entorno.

Luego tuvo lugar el rastrillaje frustrado con los perros del K9 de Río Negro, cuando el comisario de Buratovich le dijo a Cristina “usted acá no tiene nada que hacer, señora”, y apareció la policía Xiomara Flores para decir que ella lo había llevado hasta Origone. Flores es hermanastra de Jana Curuhinca, la policía que lo había detenido a Facundo a las 10 de la mañana del 30 de abril por circular sin permiso junto al policía Gabriel Sosa. También aparece el policía González para decir que lo detuvo pero lo dejó seguir hacia Bahía.

El 18 de junio declaró la persona que dijo haberlo visto en Cerri, cerca de Bahía Blanca, pero omitió contar que era policía y que tenía carpeta psiquiátrica. Esa persona volvió a testimoniar el 26, y el fiscal de la Procuvin Andrés Heim le dijo “usted está incurriendo el falso testimonio, no puede seguir hablando”. Para los letrados, la cuarta etapa coincide con la llegada del ministro Sergio Berni a Bahía Blanca, con megarastrillajes y testigos inducidos para decir que lo habían visto en esa ciudad. “A ellos les tomamos declaración hoy y no lo pueden reconocer a Facundo, no son creíbles”, dice Aparicio. El 6 de julio empieza a intervenir la justicia federal, y la quinta etapa comienza el 13 de julio, cuando los policías Sosa y Flores –los que vieron al joven el 30– se presentan en la causa y dicen que una persona le comentó que “alguien podía saber sobre Facundo en Bahía”.

El policía federal que le toma declaración a esa testigo dice: «No llevó a Facundo, levantó en Buratovich (no en Origone) a una persona que mide 15 centímetros más que Facundo y que trabajaba en el campo, y eso sucedió el 27 de abril (no el 30) porque tenía un turno en IREL de Bahía; esos dichos difieren además de lo que le dijo al fiscal, pero queda claro que en ambas testimoniales ponen en evidencia que es mentira que pasó por el puesto fitosanitario y vieron que lo llevaron a Cerri como difundió La Brújula y luego replicaron medios nacionales», denunció Aparicio, y recordó que el fiscal federal Santiago Ulpiano Martínez fue recusado», agregó.

DEJA UNA RESPUESTA