Comenzarán los trabajos de restauración de la histórica Casa del Teatro

Aviso publicitario
banner dia verde moron

CAPITAL FEDERAL- El ministerio de Cultura de la Nación otorgó un subsidio de dos millones cien mil pesos a la Casa del Teatro, destinado a la restauración del histórico edificio y a optimizar los servicios que reciben sus residentes, «adultos mayores que con su trabajo artístico han dejado un gran legado para la cultura argentina», según aseveró hoy el titular de la cartera, Pablo Avelluto.

La entrega del subsidio se efectivizó en el espacio fundado en 1938 por la cantante de ópera Regina Pacini, esposa del ex presidente Marcelo T. de Alvear, con el fin de otorgar un lugar de descanso a trabajadores del teatro retirados, según confirmó Aveluto en diálogo con Télam.

El edificio porteño ubicado en la avenida Santa Fe 1243 alberga entre otras entidades a la Casa del Teatro y el Teatro Regina, donde sus residentes, 39 trabajadores teatrales retirados (iluminadores, sonidistas, actores, vestuaristas, escenógrafos y directores) cerrarán el ciclo teatral que vienen realizando desde comienzos de año, «El show de los artistas», con una presentación especial esta noche.

«Sentimos un compromiso muy grande con los residentes de la Casa del Teatro, artistas y gente relacionada a las artes escénicas que ha legado mucho a la cultura argentina; y creemos en la capacidad de los adultos mayores de mantenerse activos y compartir su talento», consignó Avelluto.

«El ministerio viene trabajando hace tiempo con la Casa del Teatro sobre varios ejes: crecer en la calidad y cantidad de servicios, optimizar su organización y realizar actividades que le permitan ser autosustentable», agregó el ministro.

Se trata, aseguró, de «continuar las premisas con que esta entidad fue creada: que los trabajadores del teatro tengan un lugar donde descansar tras haber dejado su actividad, pasar sus días como adultos mayores bien atendidos y con los servicios necesarios».

Avelluto se refirió a una «relación profunda» que va tomando forma a partir de iniciativas como «la inclusión de la Casa del Teatro al Circuito Nacional del Teatro y el funcionamiento en el histórico edificio de oficinas del Instituto Nacional del Teatro, dependiente del ministerio».

En ese marco, destacó «la señalización de su fachada a fin de visibilizarla de cara a la comunidad, mediante la colocación en el techo del histórico edificio de dos grandes máscaras de la tragedia y la comedia que se iluminan por la noche».

El secretario de Cultura y Creatividad del Ministerio de Cultura, Enrique Avogadro, remarcó por su parte que este subsidio forma parte de un trabajo de «apoyo y fortalecimiento institucional que trasciende lo económico y busca repensar una institución que se autosustente, actualizarla a las necesidades del siglo XXI y reposicionarla como un espacio de orgullo para la comunidad».

Ese trabajo «comenzó en 2015, con un apoyo técnico enfocado en la gestión de la Casa, para que su organización impactara en forma positiva en la vida de los pensionados y recuperara, de alguna manera, el brillo que la convirtió en emblema cultura y punto importante de la agenda artística argentina», repasó Avogadro.

En tanto subrayó que «el subsidio económico es importante pero el acompañamiento técnico porque trabajamos para el futuro de la Casa. No se trata de tapar baches, sino de ayudar a repensar el modelo de funcionamiento para que no dependa del soporte de los funcionarios de turno, sino de su capacidad de generar vínculos e ingresos», agregó Avogadro.

«El tema de fondo es que vuelva a ser motivo de orgullo, y pensar en conjunto el largo plazo, algo que no suele ocurrir en Cultura, donde por lo general se está en el ahora. Por eso esperamos que este camino de acompañamiento continúe en el tiempo», concluyó el secretario.

La directora de la Casa del Teatro, Linda Peretz, señaló que «el recurso económico tiene que ver con cubrir necesidades primarias: compra de alimentos, pago de impuestos y sueldos en tiempo y forma, revitalización del edificio en su original estilo art decó y ampliación de personal».

«Para mejorar la calidad de vida de sus residentes hay que cambiar cañerías, restaurar calderas, pintar, sacar la humedad y arreglar los sistemas eléctricos, porque eso exige el gobierno porteño para que el espacio esté habilitado», repasó Peretz.

Actualmente, agregó, «en la Casa del Teatro trabajan 15 personas y residen otras 39, si bien cuenta con 50 habitaciones. Se trata de una residencia para gente que ha trabajado en la actividad teatral, y la condición para entrar es tener entre 65 y 80 años, ser sano y no poseer propiedades ni dinero para alquilarlas».

La institución que dirige Peretz desde noviembre de 2016 «no es un geriátrico», advierte ella con énfasis, «pero brindar servicio nocturno de enfermería a los residentes, atención psicológica o actividades recreativas».

«Queremos una Casa del Teatro que mire al futuro, que embellezca a sus habitantes y a la comunidad de forma estética y ética, quiero que se diviertan, que estén bien física y mentalmente. Esa es la búsqueda de esta gestión. Mirar al futuro absolutamente y que huela a progreso», resumió la directora y actriz.

DEJA UNA RESPUESTA