La Presidenta destacó que la reducción de subsidios es una medida “equitativa”, para que el país siga “creciendo en forma ilimitada”

 

BUENOS AIRES- La presidenta Cristina Fernández encabezó en la Residencia de Olivos un acto de entrega de créditos para pymes y aportes a parques industriales. Además, inauguró por videoconferencia una máquina de colada contínua de Siderar en Ramallo. Afirmó que con la reducción de subsidios a las tarifas de agua y gas se busca una “racionalización en el uso de la energía”. Y reclamó que “la industria escuche el mensaje” y mantenga su nivel de actividad, por el hecho de haber sido un sector excluido de la medida.

La presidenta Cristina Fernández entregó aportes no reintegrables a parques industriales de municipios de Santa Fe, Entre Ríos, Buenos Aires, Río Negro, Córdoba, Mendoza, Jujuy. Señaló que “de los 80 parques industriales que teníamos en 2003, muchos de los cuales eran potreros, hoy tenemos 316”. Anunció que 2015 va a “terminar con 400 parques industriales en la República Argentina, que albergan a miles y miles de empresas”.

Respecto al monto de los aportes, indicó que “esta suma que era de 300 mil pesos, la aumentamos a 600 mil, los próximos parques industriales van a recibir 3 millones de pesos de aportes no reintegrables”. También, destacó que se entregaron 33 certificados del RENPI, que es la inscripción de nuevos parques industriales. Resaltó que 15 de ellos son de la provincia de Buenos Aires.

La Jefa de Estado informó que también se ha creado el FONAPYME, “el fondo para empresas pequeñas y medianas que tienen problema para ser sujeto de crédito, pero son empresas excelentes”. Al respecto, destacó que en el acto se entregaron créditos a algunas empresas como Fantoche, Wilson y Prócer.

Comentó que se está llevando a cabo “un llamado a licitación por 125 millones de pesos “ en créditos. Apuntó que “son plazos de hasta siete años, con un año de gracia, y una tasa de 14% anual fija”. “Esto ayuda a este proceso de industrialización, que implica generar obra”, afirmó.

La Primera Mandataria destacó la inauguración de la línea de colada contigua de Siderar, en Ramallo. “La peleé mucho, porque era una inversión grande, y era imprescindible para producir más acero en Argentina, y para cubrir la demanda que tenemos en la industria automotriz, la línea blanca y la construcción”, remarcó. Resaltó que en todos lados del país se “ve el crecimiento de la obra pública, y también la obra privada, fruto de la gente que tiene más ingresos y construye”.

Reasignación de subsidios en gas y agua

Cristina Fernández pidió “a la industria argentina, a la que tanto hemos ayudado a crecer, y que ha respondido con inversión: que nos ayuden a cuidar el modelo, a que siga creciendo este país, que es el mismo país que el de ellos”. Respecto a la reducción de subsidios a las tarifas de gas y agua, expresó que “vamos a exceptuar la industria, lo hacemos con la firme voluntad de mantener el crecimiento de la industria”. En ese sentido, reclamó: “Que la industria escuche el mensaje, para que tengan, no un mensaje de agradecimiento a la Presidenta o a los ministros, sino a los millones de usuarios y consumidores que son los que la mantienen”.

Explicó que “la industria consume tanto o más que los domicilios y le vamos a mantener la totalidad del subsidio, para que sean competitivos para el mercado interno y para exportar. Por eso queremos un ida y vuelta de los industriales”. Afirmó que “esto es para todos: para los pequeñísimos, para los pequeños, los medianos, los grandes y los monopólicos también”. Y remarcó que es importante “el esfuerzo que hacen las arcas del Estado, que es de todos los argentinos”.

“Vamos a hacer un seguimiento, porque Perón decía que ´todos los hombres son buenos, pero si se los controla son mejores´”, aseguró la Jefa de Estado. Y agregó: “Queremos cuidar a este hijo; yo me siento un poco la madre del país, me siento muy responsable de lo que le pasa a los 40 millones de argentinos”.

La Primera Mandataria sostuvo que las medidas que se adoptaron en materia de subsidios “tienen que ver con la equidad”. Remarcó que “no es la Argentina de 2003 que recibió Néstor (Kirchner), estaba en llamas, era un infierno”. Recordó que en aquella época “no había consumo”.

Señaló que “en ese momento una parte muy importante del salario a la gente se le iban en tarifas, que estaban dolarizadas. Y sus sueldos no estaban dolarizados, habían sido confiscados los ahorros”. “Esos subsidios fueron pensados para la sociedad para que consuma, y para las industrias para que tengan competitividad”, analizó.

Cristina Fernández sostuvo que en los últimos diez años “millones de argentinos han visto mejorar año tras año su capacidad de consumo”. Resaltó que “millones de argentinos pudieron comprar un auto, un aire acondicionado. Eso hizo crecer la energía a un ritmo de 9 o 10% por año. Esto no ocurre en ningún lugar del mundo”.

Explicó que la reasignación de subsidios va aompañada de “un programa de racionalización de la energía”. Sostuvo que “el uso racional de la energía también nos importa. A nosotros nos importa que se ahorre un 1% más de energía, que cobrar un 1% más de tarifa. Esto no tiene nada que ver con un tarifazo”.

Al respecto, puntualizó que “un 1% más de facturación son 86 millones de pesos. Un 1% menos de consumo de energía son 86 millones de dólares”. Recordó que “tenemos cinco provincias que no tienen gas. Y también muchísimos lugares en distintas provincias donde no hay gas, solo llegan tubos”.

La Presidenta aseguró que “es también una cuestión de equidad, y por eso se eximió a todo lo que es el sur del Río Colorado. En la Patagonia somos gas-dependientes”. “Logrando una distribución más equitativa de las cosas, creo que la Argentina puede seguir creciendo en forma ilimitada”, aseguró.

Por último, concluyó que los logros alcanzados, “nos hace ser infinitamente optimistas sobre el presente y el futuro de la Argentina, nuestra patria”.

La Jefa de Estado estuvo acompañada en el acto por el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, y el secretario Pyme, Ignacio Roura.

Inauguración de máquina de colado continuo de Siderar

La Presidenta de la Nación inauguró, a través de videoconferencia con San Nicolás, Provincia de Buenos Aires, la puesta en marcha de una máquina de colado contínuo de la metalúrgica Ternium Siderar cuya inversión fue de u$s290 millones.

Al respecto, la Jefa de Estado explicó que «esto es precisamente lo que hace la mezcla del acero líquido para ir a los moldes» y que «la empresa tenía una capacidad muy grande en hornos pero le faltaba capacidad de mezcla para hacer más acero». «Esto es muy importante porque amplía la capacidad de producción de acero en la República Argentina ya que provee a muchísimas otras industrias», remarcó.

A su vez, el presidente de la Organización Techint, Paolo Rocca, afirmó que la nueva adquisición permitirá incrementar la capacidad de la planta, y que el 80% de la producción pasará por ese colador continuo.

Asimismo destacó que la inversión fue de u$s 290 millones dentro de un plan de tres años por un total de u$s830 millones y permitirá suplir a la industria más sofisticada tanto para el mercado interno como para exportación.

Estuvieron presentes en el acto el ministro de Planificación,  Julio De Vido, el intendente Municipal de Ramallo,  Walter Ariel Santalla, el intendente de San Nicolás,  Ismael José Passaglia, el diputado Nacional, José María Díaz Bancalari, el CEO de Ternium, Daniel Novegil y el  secretario General de la UOM Seccional San Nicolás, Naldo Brunelli.