Aconsejan a los adultos mayores a recibir vacunas antigripales con adyuvantes

 

BUENOS AIRES- Las vacunas antigripales con adyuvantes, un componente que permite amplificar la respuesta inmunológica del organismo, demostraron reducir el riesgo de hospitalizaciones en un 25 por ciento respecto de las otras vacunas a las personas mayores.

«A medida que pasan los años la respuesta inmune para cualquier vacuna comienza a decrecer porque el sistema inmunológico es menos eficiente», explicó el médico Francisco Nacinovich, jefe de infectología del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA).

El especialista explicó que «para mejorar la respuesta de los organismos de las personas mayores una de las herramientas que se utilizan son los adyuvantes que son sustancias que se les agregan a las vacunas que permiten la generación de más anticuerpos».

«En el caso específicamente de la vacuna antigripal, el adyuvante que se está utilizando es el MF59, que es un aceite que se extrae de plantas y animales y que se utiliza desde 1997 para otras vacunas», detalló.

Los beneficios de la utilización de la vacuna antigripal con esta sustancia para los mayores son varios ya que aumenta la respuesta inmune, protege de cepas no contenidas en la vacuna, disminuye la hospitalización en general y disminuye las complicaciones por neumonía y eventos cardiovasculares.

«La vacuna antigripal debe formularse cada año con las cepas que circulan en ese momento, que son reportadas a la Organización Mundial de la Salud (OMS) por centros ubicados en todo el mundo. En Argentina esta labor la realiza el Instituto Malbrán», detalló.

Con toda la información, la OMS anuncian las cepas que conformarán la vacuna en marzo para el hemisferio norte y en septiembre para el sur y, a partir de allí, los laboratorios tardan entre seis y ocho meses para desarrollarla.

Para este año, la vacuna contemplará las cepas H1N1 y H3N2 de gripe A y las de la gripe B.

El Estado argentino adquirió nueve millones de dosis para aplicar en forma gratuita a los grupos de riesgo: niños entre 6 meses y 2 años, embarazadas y madres que amamantan hasta los 6 meses, personal de la salud, y personas de 2 a 64 años con factores de riesgo como enfermedades respiratorias o cardí­acas, trasplantados y diabéticos.

De estos nueve millones de dosis, 800.000 son vacunas antigripales con adyuvante MF59 indicada específicamente para los mayores de 65 años, para quienes también en gratuita.

En el sector privado esta variante de la vacuna antigripal tiene un costo de $177.

«Es importante aclarar que todas las vacunas sirven, sólo que éstas amplifican el efecto de inmunización pero esto la recomendación para las personas mayores», indicó por su parte el médico infectólogo Daniel Stamboulian, presidente de la Fundación Centro de Estudios Infectológicos (FUNCEI).

El especialista recordó que «la gripe o influenza es una enfermedad viral respiratoria aguda que provoca un gran impacto en la salud pública mundial y muchas veces está subestimada».

Y continuó: «Las personas de más de 65 años tienen mayor probabilidad de tener complicaciones cuando tienen gripe, incluso pueden llegar hasta la muerte; de hecho de las 500.000 muertes anuales por gripe en el mundo se estima que el 90 por ciento son adultos mayores».

El médico describió que «la principal característica para diferenciar una gripe de un resfrío común es la existencia de altas temperaturas» y advirtió que otros síntomas son mialgias (dolores musculares), cefalea (dolor de cabeza), astenia (cansancio), tos seca, odinofagia (dolor de garganta) y rinitis (mucosidad)».

Al hacer un detalle de los tipos de gripes que se dieron a lo largo de la historia, Stamboulian detalló que existen tres tipos (A, B y C), y que hacia 1997 apareció la denominada aviar (cepa H5N1) que «a diferencia de las otras se aloja directamente en el pulmón produciendo más complicaciones».

«Esta variante, cuya mortalidad alcanzó el 50 por ciento y que sólo puede tratarse con una droga llamada oseltamivir, se encuentra actualmente circulando en el mundo pero en baja proporción», detalló y añadió que en febrero de 2013 apareció en China una nueva cepa: «la H7N9, que es menos nociva que la H5N1».

Además de los grupos de riesgo, los especialistas recomendaron a la población «aplicarse la vacuna, sobre todo a aquellas personas que conviven con personas vulnerables» y aseguraron que «estas vacunas se realizan con pedazos de virus inactivos por lo que no es posible que su aplicación desarrolle la enfermedad».

Para toda la población la mejor forma de prevenir es vacunarse, lavarse con asiduidad las manos con agua y jabón, toser o estornudar sobre el brazo, tirar pañuelos descartables, ventilar ambientes y no compartir cubiertos ni vasos.