Asesinaron a una niña de cuatro años de un tiro en el pecho en Gregorio Laferrere

LA MATANZA-Una bala impactó en el pecho de la niña cuando el auto en el que iba con su tío, quien aparentemente perseguía a unos delincuentes, fue atacado a tiros en esa localidad bonaerense

El hecho comenzó cuando la niña, identificada como Briana López, cenaba con su mamá, sus tíos y otras dos menores en una pizzería ubicada frente a la llamada «Plaza de los Enamorados», situada en avenida Luro y Ruiz de los Llanos, en Gregorio de Laferrere, partido de La Matanza.

Según el relato que luego hizo a la Justicia el tío de la víctima, un remisero llamado Nelson Candy (27), en un momento advirtió a la distancia la presencia en la plaza de dos personas en una actitud que consideró sospechosa y entendió que podían ser asaltantes.

A continuación notó cómo otras personas que se encontraban en el predio se apuraban por subir a sus vehículos y se alejaban del lugar, por lo que decidió hacer lo mismo, le indicó a su familia que la salida había terminado y que regresaran al auto en el que

habían llegado, un Renault 9 de vidrios polarizados que usaba como remís.

Siempre de acuerdo a lo relatado por Nelson en el expediente, mientras las mujeres y las niñas se ubicaban en el vehículo, vio cómo los dos sospechosos subían a un Peugeot 206 y creyó que estaban robándolo.

En ese instante y en lugar de regresar a su casa, Nelson puso en funcionamiento una sirena que supuestamente un amigo bombero le había regalado con la intención de amedrentar a los que él creía ladrones e incluso luego comenzó a seguirlos «por curiosidad», a pesar de que llevaba a su familia a bordo.

Tras recorrer una pocas cuadras, los sospechosos lograron perderse de vista y el remisero decidió «dar otra vuelta para ver si los encontraba», según le dijo a los funcionarios judiciales.

Finalmente, en la intersección de Martín García Merou y Voissin, a unas siete cuadras de la plaza, volvió a toparse con los supuestos delincuentes, esta vez de frente, y activó nuevamente la sirena.

Al pasar a su lado, uno de los ocupantes del 206 extrajo una pistola y disparó en su dirección al menos dos balazos, uno de los cuales impactó en el tórax de la niña, para luego acelerar y escapar.

Nelson condujo a toda velocidad a un centro asistencial de la zona, pero Briana llegó ya fallecida por la gravedad de las heridas sufridas.

En el caso intervinieron efectivos de la Jefatura Departamental La Matanza y el fiscal temático de homicidios Carlos Arribas, del Departamento Judicial del mismo distrito, quienes dispusieron un operativo rastrillaje en busca del 206 y de los sindicados asesinos, aún sin resultados.

Los peritos de la Policía Científica bonaerense encontraron dos plomos dentro del auto, uno de los cuales había impactado en el cuerpo de la niña, y también hallaron un casquillo en el cruce de calles donde ocurrió el incidente.

Además, las autoridades buscaban hoy cámaras de seguridad instaladas en la zona que pudieran haber captado el paso del 206 y ayuden a determinar su ruta de escape.

Las fuentes consultadas dijeron hoy que si bien el relato de Candy «sonaba raro» y no entendían «por qué decidió seguir a los delincuentes», los pesquisas creían posible que los agresores realmente creyeran que era de una fuerza de seguridad y no notaran la presencia del resto de la familia en el auto porque los vidrios del Renault 9 estaban polarizados.

Como hasta el momento no recibieron el reporte de ningún Peugeot 206 robado en la zona, los investigadores tampoco descartaban que los asesinos creyeran que Nelson fuera quien quería asaltarlos y le dispararon para defenderse.