El gobierno quiere que se respeten los Precios Cuidados

BUENOS AIRES- El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, instó hoy a «que nadie, por posición dominante, se apropie del excedente» de las cadenas de valor y recordó que, ante eventuales incumplimientos del plan de Precios Cuidados, «las herramientas que tiene el Gobierno son múltiples, y aparte de las multas, incluyen un extremo que puede llevar a la clausura».

Anticipó además que el Ministerio de Economía trabajará en la primera mitad de febrero para lograr acuerdos en todos los sectores de insumos difundidos, como el acero, y para impulsar la sustitución de importaciones y la reducción del trabajo informal.

En su habitual conferencia de prensa matutina en la Casa Rosada, Capitanich señaló que el Gobierno «va a ejercer activamente» los múltiples instrumentos de política económica, que incluyen «préstamos con tasas de interés convenientes para fomentar la inversión, generar empleo y garantizar la dinámica productiva, con la obligatoriedad de mantener precios internos razonables».

Recordó asimismo que, ante eventuales incumplimientos del plan de Precios Cuidados, «las herramientas que tiene el Gobierno son múltiples, y aparte de las multas correspondientes, incluyen un extremo que puede llevar a la clausura».

También incluyó la posibilidad de que el Estado provea bienes y servicios a precios diferenciales, por ejemplo, el precio de la energía eléctrica y gas para sectores industriales es «sustancialmente inferior» respecto del valor de mercado, lo cual debe ser considerado en las acciones de monitoreo.

El jefe de Gabinete señaló que se analizaron los costos de la cadena de valor del sector de la construcción con empresarios y gremialistas, con el fin de mantener la actividad y el empleo en la actividad, que pasó de poco más de 50 mil a 400 mil en el último decenio.

«Los constructores y trabajadores nos tienen que ayudar para que rinda la plata del Estado, que en 2014 va a destinar 138 mil millones de pesos a obras de infraestructura», afirmó Capitanich.

«Queremos que cuando alguna persona que recibió un crédito hipotecario o se financia a través del programa de vivienda ProCreAr tenga el precio justo, no el abuso», advirtió.

En ese sentido, destacó que el trabajo con los 38 complejos exportadores apunta a resolver «el gran problema de todos los productores, que es establecer un precio justo y que el bien que produzca llegue al consumidor a las góndolas de los supermercados con los valores correspondientes a precios competitivos».

Sobre las reuniones que mantendrán el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el secretario de Comercio, Agustín Costa, indicó que se buscará articular con las empresas formadoras de precios.

«El productor -comentó Capitanich- a veces se queja porque no recibe lo que merece y el consumidor porque paga lo que no debe, por eso estamos buscando llegar a acuerdos por cadena».

En particular, tras la adecuación del tipo de cambio que benefició a producciones regionales como el arroz, el algodón, la carne, peras y manzanas y la miel, entre otras, concluyó.