Llegó el circo y la música para las internas del penal de Ezeiza

EZEIZA- Internas del complejo penitenciario federal 4 de ese partido bonaerense participaron de una tarde de circo y música junto a sus familias, en el marco de un acuerdo entre los ministerios de Justicia y Cultura.

Las mujeres alojadas en el Instituto Correccional de Mujeres de Ezeiza compartieron con sus familias la presentación del Circo Alboroto y del grupo de percusión «La bomba de tiempo», que brindaron sus espectáculos durante el horario de visitas.

La actividad se desarrolló en el gimnasio de la unidad penal, dónde las internas y sus familias compartían distintas mesas frente al escenario.

Hijos y sobrinos de muchas de ellas corrían entre las mesas y se agrupaban en torno a los acróbatas, mientras que sus madres o tías fritaban o cocían la comida que cada familia había traído para compartir.

En un clima de fiesta, las presas alentaban a sus hijos a participar del espectáculo circense y se reían de la interacción de los chicos con los payasos junto a sus familias.

Peinadas y vestidas para la ocasión, las internas oficiaban de anfitrionas para sus visitas y repartían el tiempo entre esa tarea y los mimos para sus hijos o parejas.

Jesica, una morocha de 23 años alojada en la unidad 4 desde hace cuatro meses, recibió la visita de su papá y de sus hijos de 2 y 3 años. Ella  contó  que «estar acá es complicado y más si uno tiene hijos, por eso estos momentos de la semana son tan especiales y vivimos esperándolos».

Con sus dos hijos en brazos mientras miraban a los payasos, Jesica señaló que «los chicos siempre quieren verme y yo siempre quiero verlos a ellos, y este lugar es raro para ellos, por eso está bueno que tengan oportunidades como esta en la que se pueden divertir».

«A veces una acá se da manija sola y la cabeza labura en cualquier cosa, por eso está bueno poder hacer cosas con los chicos como si estuviésemos en otro lado, yo nunca había llevado los chicos al circo por ejemplo», concluyó.

Natalia tiene 28 años y es hija de Graciela, una de la internas. Los animadores del espectáculo la eligieron de entre el público y terminó bailando con ellos mientras su madre aplaudía junto a sus amigas. Ella  dijo que «desde que mamá está acá vine varias veces a visitarla, y aunque siempre es un momento emotivo nunca habíamos tenido una oportunidad como esta de reírnos tanto».

«Para el día del niño también hubo un festival muy lindo en el que mamá pudo pasar la tarde con sus nietos, pero esta bueno esto de no tener que esperar a las fechas especiales para tener reuniones como esta», añadió.

Graciela, su mamá, contó que «una siempre se pone contenta cuando viene la familia porque toda la semana se los extraña, y poder compartir esto con ellos es una gran alegría».

«Cuando entré acá jamás pensé que alguna vez iba a ver a mi hija con las plumas puestas bailando y subida a los hombros de un tipo», destacó mientras reía abrazada a Natalia.

«Una nunca deja de ser mamá, y eso acá adentro se hace complicado, pero por eso siempre que podemos llamamos o pedimos que nos llamen y nos cuenten como van las cosas en la casa, y cada vez que nos visitan la primera pregunta es se están comiendo bien y la segunda es como van en el trabajo», concluyó.

Helen tiene poco más de 40 años y pasó los últimos 5 entre los muros de la unidad 4, en dos semanas va a obtener su libertad. Ella le contó a Télam que «tener estos espectáculos en las visitas es una manera de humanizar un poco más este lugar, me hubiese gustado que hoy viniese mi hijita para poder ver todo esto».

«Conocí a mi pareja hace años cuando el también estaba preso y con él llego a mi vida su hija de otra relación a la que adoro con el alma. Él ya salió y está trabajando en la carnicería del padre, ahora cuando yo salga voy a arrancar un emprendimiento de costura y entre los tres vamos a ser felices juntos», explicó.

«Acá adentro me engaché con los talleres de costura, y hoy se hacer desde un souvenir chiquito hasta un oso de peluche gigante o un buen pantalón jean, así que con eso me quiero ganar la vida afuera y enseñarle el oficio a mi hija», finalizó.

Del festival participaron también la directora nacional de Participación y Organización Popular, María del Valle Aguilar; y el director nacional de Readapción Social, David De Lío, entre otros funcionarios y autoridades penitenciarias.