Un día como hoy  se fundó la CGT

27 de septiembre

1930: Se crea la Confederación General del Trabajo (CGT)

Un logro que surgió de una larga lucha que se remonta a una Argentina que ebullía entre las olas inmigratorias y el auge de un campo que explotaba la mano de obra. Conozcan la historia de la CGT en esta nota.

La Confederación General del Trabajo fue fundada el 27 de septiembre de 1930 como resultado de un acuerdo entre Socialistas y Sindicalistas, al que luego se sumaron otras corrientes y asociaciones. Es la principal central sindical de la República Argentina.

Un poco de historia

Para interpretar la conformación del Sindicalismo en Argentina, debe darse un vistazo a las condiciones imperantes en este país a mediados del siglo pasado, cuando se instaló un proyecto de Confederación que requería de decisiones políticas y económicas que habría de signar el proceso que culminó en el año 1930.

En el marco de la División Internacional del Trabajo instrumentada por los países centrales, se consolidó en este país el modelo agro-exportador impuesto por la clase terrateniente en su condición de socia menor del imperialismo británico y, habida cuenta de la necesidad de desarrollarlo eficientemente, se propuso desde el gobierno de Avellaneda (1874-1880) un intento de colonización agrícola integral (aunque ya había emprendimientos de ese tipo) para cumplir el rol asumido.

La propuesta consistía en una apertura a la inmigración para suplir la falta de mano de obra campesina y la escasa propensión de los latifundistas a desarrollar la agricultura. La oleada inmigratoria, importante cuantitativamente desde 1880, fue fundamental para modelar el estilo del movimiento obrero Argentino.

El sindicalismo es la expresión de los obreros organizados para oponerse al proyecto capitalista, fuertemente instalado en la Europa del siglo XIX. La inmigración aportó no sólo mano de obra, sino que introdujo ideologías devenidas de la lucha de los trabajadores europeos en el marco de una sociedad industrial capitalista activadora de injusticias.

En nuestro país se veía un movimiento obrero original, primitivo y dividido entre socialistas, comunistas y sindicalistas revolucionarios, nacido del rápido crecimiento industrial y demográfico en la Argentina a finales delsiglo XIX y principios del siglo XX.

A principios del siglo XX se conformaron la Federación Obrera Argentina (FOA), allí recalaron anarquistas y socialistas. También se enumera a Unión General de Trabajadores (UGT), hacia marzo de 1903. Quedaron constituidas por vez primera dos centrales sindicales que sin embargo tuvieron puntos de contacto y comunes denominadores en los grandes conflictos de la primera década del actual siglo. En 1904 desde el espacio anarquista se produjo el Pacto de Solidaridad, documento con instrucciones para definir el accionar de las organizaciones obreras.

Hacia la Unidad

El debut en el año 1912 de la Ley Sáenz Peña, que imponía el voto obligatorio a los argentinos varones inscriptos en el padrón militar, produjo el ascenso del líder del Partido Radical, Hipólito Yrigoyen a la presidencia de la Nación el 12 de octubre de 1916. El radicalismo nucleaba desde 1891 a sectores que cuestionaban la metodología corrupta instalada por la oligarquía en el poder y se asumían como la “Causa” en la lucha contra el “Régimen”. Este cuestionamiento se establecía en la consigna “abstención y revolución” y la incipiente clase media referenciábase mayoritariamente en esta propuesta.

El movimiento obrero estaba por entonces dividido en dos federaciones, la FORA del V Congreso, de tendencia anarquista y la FORA del IX Congreso donde convivían socialistas y sindicalistas (estos últimos como expresión ideológica diferenciada). Los gremios de servicio ocupaban un lugar importante y la Unión Ferroviaria era la máxima expresión con su Caja de Jubilaciones y sus Mutuales. Era además núcleo de una central, la Confederación Obrera Argentina (COA) nacida en 1926, donde preponderaba el socialismo y militaban también estatales y empleados de comercio, entre otros. La Unión Sindical Argentina (USA) devenida de la disolución de la FORA IX (1922) aglutinaba a los sindicalistas puros que imperaban en los gremios telefónico y marítimo principalmente. Por último la vieja FORA V aportaba su discurso de barricada y sus embates antiinstitucionales.

El contexto de la lucha obrera

En el año 1930, y a instancias de los afanes unionistas de la Comisión Poligráfica Argentina, la USA y la COA se fusionaron y constituyeron la Confederación General del Trabajo (CGT), el día 27 de septiembre, apenas tres semanas después del golpe de estado que destituyó a Hipólito Yrigoyen.

Las relaciones del sindicalismo con el poder instalado entonces fueron traumáticas porque la existencia misma de la CGT estaba en duda por la actitud perseguidora del régimen.

La Unión ferroviaria era el principal componente de la CGT y hasta aportó su sede para el desarrollo del proyecto. Los dos primeros Secretarios Generales fueron ferroviarios (1930-1943). La década infame limitó la acción reivindicativa del organismo obrero, pero desde la conducción comenzaron desde 1936 a establecerse vínculos con los partidos políticos opositores al gobierno de Agustín Justo. La crisis económica internacional afectó durante este período a los sectores productores primarios y el desplazamiento de un importante número de asalariados rurales hacia los centros urbanos para ocupar puestos de trabajo en las fábricas emergentes de este proceso de “sustitución de importaciones “, configuró un fuerte componente dentro de la masa obrera que no tenía referentes en las expresiones sindicales tradicionales.

DEJA UNA RESPUESTA