De Lucía minimizó protesta gremial en tanto los empleados denunciaron recorte

BUENOS AIRES- La directora general de Cultura y Educación bonaerense, Nora De Lucía, explicó que la protesta que mantienen los trabajadores de esa cartera «no afecta el normal funcionamiento del sistema educativo» y explicó que su área realiza «un reordenamiento» respecto de las horas extras.
La funcionaria provincial sostuvo que su cartera realiza «un reordenamiento» de las horas extras porque, entre otras irregularidades, «las perciben agentes con carpeta médica y personas privadas de la libertad», en tanto negó que haya ajuste.
«Nos hicimos cargo de esta situación para evitar los excesos. La sociedad demanda mayor responsabilidad en la función pública», subrayó la ex senadora, quien aclaró que de ninguna manera hay ajuste sino que el gobierno garantiza «el pago a quien trabaja».
De Lucía aseveró que el Ejecutivo tiene «un claro compromiso con la administración de los recursos del Estado y trabaja para cumplir con el pago de los salarios de docentes y auxiliares».
Subrayó que «el diálogo y reordenamiento del sistema son las prioridades, pero esta situación encabezada por un grupo de empleados que arrastra privilegios y se circunscribe a la sede administrativa no se condice con la realidad de quienes a diario se esfuerzan para atender a los alumnos en las aulas y los comedores escolares, trasladan a los chicos a las escuelas o realizan tareas administrativas».
También afirmó que el gobierno realiza «un reordenamiento de horas extras que, en muchos casos, son excesivas y superan el promedio de la jornada laboral», y destacó que «se detectaron personas que, por el monto de horas extras que perciben por mes, estarían trabajando entre 14 o 15 horas diarias».
«Por ejemplo, es de público conocimiento que en el centro administrativo que funciona en la torre de calle 12 y 51, en La Plata, las oficinas dejan de funcionar a las 20, pero en el lugar hay personas que cobran 150 horas extras mensuales, lo que demuestra que deberían trabajar hasta pasada la medianoche», dijo.
La funcionaria agregó que «el entrecruzamiento de datos evidenció que cobran horas extras agentes con carpeta médica y personas privadas de la libertad, por lo que no se puede permitir que continúen esas situaciones, porque es preciso ofrecer respuestas a la sociedad y volcar los recursos educativos en las aulas». El personal de la Dirección General de Escuelas mantiene la ocupación pacífica del edificio público en rechazo del «ajuste» que, según denunció, «se implementa desde la cartera educativa».
La medida de fuerza fue adoptada en asamblea, luego de que el Ministerio que conduce De Lucía decidió algunas medidas para «optimizar» los gastos de esa cartera, indicó el personal.
«Quitaron los viáticos. Los choferes no manejan ni trasladan a ningún funcionario. Existe un ajuste tremendo, por lo que se decidió la protesta», explicó hoy Gabriel Carranza, delegado del Sindicato de Obreros y Empleados de la Minoridad y la Educación (SOEME), quien sostuvo que «no debe ajustarse a los empleados».
Por su parte Oscar “Colo” de Isasi, Secretario General de Ate Provincia de Buenos Aires salió a cruzar a la Directora de Cultura y Educación bonaerense, Nora de Lucía e hizo responsable al gobernador Daniel Scioli ante cualquier intento de desalojo en el ministerio que permanece tomado por los trabajadores.
“Es muy claro el ajuste en la Provincia y se nota con más claridad en la Dirección de Escuelas porque nos intentan reducir las horas extras y los viáticos, pedimos que se blanqueen los salarios en negro y que se haga extensivo a todos los trabajadores de la Provincia. Además, los salarios más bajos son de los trabajadores de la Educación, el déficit del personal crece día a día porque no se cubren las vacantes de los trabajadores que se jubilan. No hay presupuesto para las escuelas y les pagan a los proveedores con bonos, si esto no es ajuste el ajuste dónde está”, señaló de Isasi.