Chicos alojados en parador juvenil cantaron con raperos

 

LA PLATA-  Adolescentes alojados en el Parador Juvenil de Abordaje Transitorio de La Plata recibieron la visita de Mustafá, Kódigo y Tata, tres de los mejores raperos de la Argentina en la versión Freestyle, con quienes cantaron y disfrutaron de una tarde de expresión y arte urbano.

Los referentes del hip hop nacional y sudamericano se acercaron hasta ese centro, ubicado en diagonal 73 entre 115 y 116 de la capital bonaerense, donde se presentaron como una sorpresa especial para los chicos.

El Parador, dependiente de la Secretaría de Niñez y Adolescencia de la provincia de Buenos Aires que encabeza Pablo Navarro, tiene como responsabilidad primaria específica, el alojamiento transitorio, con un máximo de 45 días, de jóvenes con derechos vulnerados y sin alojamiento e imposibilitado de contactar a los adultos referentes.

Durante la visita, los raperos hicieron una presentación junto a dos chicos del Parador. Uno de ellos, apodado el Chuly, tiene apenas 15 años, y llegó al Parador, como muchos otros chicos, por estar en situación de calle.

El adolescente relató que «no lo pude creer cuando aparecieron; yo lo seguía siempre a Kodigo por Facebook y por videos de Youtube y tratamos siempre de hacer algo parecido para contar nuestras historias o nuestras opiniones».

El Chuly aseveró que el rap “es una manera de relatar tu historia, tu vida, tus errores y cómo salir de ellos. Ahora, por suerte, estoy mucho mejor y tengo ganas de contarlo”, agrega y piensa en su futuro junto a la música.

Mariel Lucero, coordinadora del Parador, explicó que para los jóvenes “el rap es una salida, un canal de expresión. A veces lo que no pueden contar en una conversación, sí les sale mediante el hip hop y la improvisación”.

“Los chicos participan de un taller de música entre otros cursos. Estos talleres acompañan la educación formal, todos los jóvenes asisten a la Escuela Media Nº3, donde los reciben en cualquier época del año. Además, tienen espacios de apoyo escolar”, agregó.