Cristina Kirchner: «El 81 por ciento no paga ganancias»

A horas del paro y movilización de la CGT, la Presidente reveló que «el 19 por ciento de los empleados paga el impuesto» y que el resto «no llega a los mínimos no imponibles». Además anunció que mañana la policía custodiará la Casa de Gobierno y no la plaza donde se realizará la marcha

La presidente Cristina Kirchner criticó  la actitud del titular de la CGT, Hugo Moyano, y del gremio de Camioneros por el conflicto generado la semana pasada, del cual sostuvo que, de haberse prolongado, habría dejado al país «en paro general».

«El impuesto a las ganancias, que es un impuesto a los altos ingresos, existe en todas las partes del mundo», advirtió la mandataria, y sostuvo que de los más de 9 millones de trabajadores registrados sólo «el 19 por ciento paga» ese tributo.

Por cadena nacional, al anunciar el plan Argenta de créditos para jubilados, la presidente sostuvo que «el 81 por ciento de los trabajadores registrados no llega a los mínimos no imponibles» y se quejó de quienes obtienen aumentos salariales «por la capacidad de presión, de cuánto puedo perjudicar para obtener reclamos».

«Uno vio que otros sectores pudieron resolver sin enfrentamiento ni extorsión», señaló en alusión a la resolución de la huelga del sector que se llevó a cabo la semana pasada.

De esta forma, la Presidente se refirió a la huelga de camioneros distribuidores de combustibles bajo el poder de Hugo Moyano.

La presidente Kirchner aseguró que las actitudes de algunos sindicatos son difíciles de entender desde la «lógica gremial o política», y sugirió que «hay algo más» detrás de ellas.

«Hay actitudes que cuesta entender desde la lógica gremial o política. El mundo está en el Titanic, y nosotros en un bote que nosotros mismos construimos y está aguantando la tormenta. A quienes principalmente beneficia el proyecto están tratando de pinchar el bote con la lógica del escorpión», dijo la mandataria desde Casa de Gobierno.

«Lo único que queda suponer es que no hay brujas, pero que las hay, las hay», señaló, y añadió en este contexto que no entendía la actitud de algunos gremios «salvo que haya algo más que cuestiones gremiales y políticas, a la luz de acontecimientos que son públicos y notorios en la región».

La mandataria señaló que el principal descuento que sufren los salarios de los trabajadores no es por Impuesto a las Ganancias, sino por los «aportes jubilatorios, obra social, PAMI y cuota sindical».

«En una remuneración bruta mensual de 10.000 pesos de un empleado soltero el primer descuento no es de Ganancias sino por aportes personales del trabajador que conforman un total de 17 por ciento: (11 por ciento de jubilación, 3 por ciento de obra social, 3 para PAMI) y entre 1,5 y 3 por ciento de cuota sindical», precisó la mandataria. Y agregó que «recién sobre el remanente se aplica el impuesto a los altos ingresos».

Por otra parte, remarcó que la Argentina «tiene el mejor salario de América Latina, no sólo en términos nominales sino en poder adquisitivo», al opinar sobre los pedidos por la reforma del impuesto a las ganancias y la suba del mínimo no imponible.

La jefa de Estado justificó con cifras los aportes en ganancias que tributan los asalariados dentro del marco de la crisis mundial, y destacó los alcances del plan REPRO de ayuda a las empresas para que no despidan trabajadores.

«En total, sostenemos 30.262 trabajadores de distintas ramas con dinero público porque necesitamos inyectar dinero del Estado al mercado», subrayó.