Comienzan a llegar los camioneros a Plaza de Mayo

BUENOS AIRES-Los primeros manifestantes en llegar esta mañana a Plaza de Mayo, para adherir al paro y movilización convocado por el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, fueron los camioneros de la ciudad bonaerense de Olavarría.

Los militantes dijeron que llegaron temprano «para colgar los trapos» y detrás de ellos, con bombos y redoblantes, lo hicieron sus compañeros de Lanús, desde el sur del Gran Buenos Aires, y del Sindicato de Camioneros delegación Santa Fe.

Las policías Federal y Metropolitana mantenían esta mañana una discreta vigilancia en inmediaciones del palco montado por los organizadores de la movilización.

Ayer, la presidenta Cristina Fernández anunció que sacaría a las fuerzas de seguridad durante la movilización y acto en Plaza de Mayo para preservarlas de eventuales agresiones.

A la convocatoria concurrirán los gremios alineados con Moyano dentro de la CGT, el sindicalismo barrionuevista, dirigentes de partidos políticos de la oposición y organizaciones sociales, pero no así los denominados «gordos» e independientes de la CGT, las dos CTA, dirigentes del campo ni los principales partidos políticos en forma orgánica.

La medida de fuerza es para reclamar por el aumento del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias, la universalización de las asignaciones familiares y la ayuda escolar, entre otras demandas.

El consejo directivo de la CGT adhirió a la marcha, al igual que los gremios `barrionuevistas`, aunque no lo hicieron los sectores identificados con los llamados `independientes` y `gordos`.

Los gremios de servicios como comercio, Luz y Fuerza, sanidad y los estatales de la UPCN ratificaron que no acatarán el paro ni se movilizarán hacia la Plaza de Mayo, al igual que lo hicieron las entidades metalúrgica (UOM) y mecánica (SMATA) y el sector de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) de Hugo Yasky.

Por contrapartida, participarán en el paro y movilización, además de los camioneros, gremios como el de estibadores portuarios, judiciales, canillitas, dragado y balizamiento, municipales, vidrio y el sector de la CTA de Pablo Micheli, aunque en este último caso aclaró que no adherirá al acto en la Plaza.

Los estatales nacionales también paran en conmemoración del «Día del Trabajador Público» y adhieren a la medida de fuerza, aunque tampoco marcharán a la histórica Plaza de Mayo.

Hoy funcionan los colectivos urbanos y de larga distancia, los subterráneos y los servicios ferroviarios y también los  bancos, aunque se encuentran paralizadas las tareas los recolectores de residuos.

Los docentes particulares, los judiciales porteños, telefónicos, docentes agrupados en el SUTEBA, el gremio de las telecomunicaciones y el de la alimentación no hacen la protesta, al igual que los empleados de farmacia y de la publicidad, quienes expresaron la necesidad de profundizar «el proyecto nacional».

En tanto, paran y se movilizarán los gremios nucleados en la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), que lidera Juan Carlos Schmid, y los empleados agrupados en la Confederación de Obreros y Empleados Municipales (COEMA).

«La UOMRA no adhiere al paro», tituló el gremio de Antonio Caló, por ser una convocatoria «unilateral, inconsulta y sin apego a lo estatutariamente establecido, incluidas las formas».

«El gobierno nacional ofrecerá una respuesta positiva a la elevación del mínimo no imponible y la eliminación del tope de las asignaciones familiares», confió en ese texto Caló, en tanto el SMATA aseguró que «está en juego una mezquina lucha de poder».

Schmid y Facundo Moyano, secretario de Prensa de la CATT y diputado nacional, aseguraron la participación de la entidad sindical adoptando «las modalidades de cada organización» y garantizando «el normal funcionamiento del transporte».

«No hay conflicto que pueda resolverse con el Código Penal en la mano», sostuvieron los dirigentes gremiales, quienes puntualizaron que «las medidas de fuerza son efectos y no causas».

También adhirieron al paro y movilización el sector de la Unión Ferroviaria (UF) que lideran Guillermo D`Angella y Sergio Sacia, aunque se opuso el que responde a Mario Rodríguez.

La protesta será acompañada por los portuarios de Juan Corvalán, los recibidores de granos de Alfredo Palacio y por el personal superior de empresas aerocomerciales, aunque Aerolíneas y Austral garantizaron los vuelos durante la jornada de mañana.

Los portuarios paralizarán las terminales de Buenos Aires y nacionales; los motoqueros adhirieron pero no pararán, aunque movilizarán a los trabajadores con sus motocicletas a la Plaza, en tanto los recibidores de granos paralizarán los embarques de cereales en todos los puertos y la actividad en los acopios.

Los superiores de empresas aerocomerciales, liderados por Rubén Fernández, adhirieron a la marcha pero no paralizarán las tareas para «no generar ningún trastorno en el sistema aéreo y para no perjudicar el normal desenvolvimiento de los servicios».

Los docentes enrolados en el SUTEBA de Roberto Baradel no adhirieron a la jornada de protesta y movilización, aunque sí lo hicieron los maestros agrupados en la UDOCBA de Miguel Díaz.

Por último, ratificaron su rechazo a la jornada de protesta los `gordos` e `independientes`, aunque se sumaron los gremios que conduce en la CGT Azul y Blanca el gastronómico Luis Barrionuevo.

El acto central fue convocado para las 14 en la Plaza de Mayo y el único orador será el camionero Moyano.  

En el interior del país las adhesiones y rechazos están divididos, en Córdoba, siete entidades sindicales resolvieron hasta el momento parar sus actividades desde la medianoche, en adhesión a la medida de fuerza.

El Sindicato Unico de Recolectores de Residuos y Barrido de Córdoba (Surbac), el Sindicato Unico de Trabajadores de Peajes y Afines (Sutpa), el Sindicato Obreros y Empleados de Empresas de Limpieza, Servicios y Afines de Córdoba (Soelsac), el Sindicato Unión Obreros y Empleados de la Municipalidad de Córdoba (Suoem), Luz y Fuerza, camioneros y judiciales nacionales, son los gremios que pararán.

La CGT local unificada, que nuclea a unos 80 gremios, resolvió respaldar el reclamo por la “derogación” del impuesto a las ganancias que se aplica a los trabajadores y dejó en «libertad de acción» a los sindicatos respecto del paro.

En tanto, habrá una movilización hoy desde las 10, hacia la filial local de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) para presentar un petitorio reclamando la “eliminación” del impuesto a las ganancias, mientras que la CGT Nacional y Popular Rodríguez Peña también decidió adherir a la medida de protesta.

En Santa Fe, los trabajadores resolvieron no adherir al paro y movilización por considerarlas medidas «inconsultas e inoportunas», informó el Consejo Directivo de la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales (Festram).

La Festram dijo que considera «justos» los reclamos de subir el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias y que el cobro de las Asignaciones Familiares alcance a todos los trabajadores, pero aclaró que «las medidas resueltas por parte del Consejo Directivo de la CGT son inconsultas e inoportunas».

Por otro lado, el Frente para la Victoria de Corrientes y las delegaciones correntinas de la Confederación General del Trabajo (CGT-RA) y la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) hicieron pública ayer una declaración conjunta en la que manifestaron su “no adhesión” a la convocatoria.

En el comunicado, remarcan que la medida de fuerza convocada por el titular de la CGT, Hugo Moyano, “perjudica a la inmensa mayoría del pueblo argentino y al orden institucional”

“Somos testigos de la aplicación de medidas de fuerza desmedidas y salvajes, que ponen de rehén al pueblo de la Argentina, y que sólo reivindican intereses sectoriales y hasta exclusivamente personales», afirmaron en coincidencia las dos centrales obreras y el frente encabezado por el Partido Justicialista.

Por su parte, el paro nacional tendrá escasa adhesión de los sindicatos públicos en Río Negro, y en el sector privado la actividad será normal, informaron fuentes gremiales.

No adherirán la seccional rionegrina de la Unión del Personal Civil de la Nación (Upcn); la Unión de Trabajadores de la Educación de Río Negro (Unter) que está adherida a la Ctera; ni tampoco la Asociación de Empleados Legislativos (Apel).

En cambio adhiere a la medida de fuerza la seccional provincial de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), de reducida cantidad de afiliados en la administración pública provincial; aunque aún resta conocerse la resolución del Sindicato de Trabajadores de la Justicia (Sitrajur).

En el sector privado -empleados de comercio, bancarios, empaque de la fruta, y autotransporte de pasajeros- tampoco se anunciaron correlatos con la protesta convocada por la CGT nacional.

En tanto, la CGT de Jujuy no convocó al paro de hoy y los gremios que la integran van a adoptar la modalidad de participación que resuelva cada uno de ellos ante el paro convocado por la CGT nacional.

En el caso de los gastronómicos «vamos a trabajar, pero saldremos a panfletear para hacer conocer el por qué de este reclamo» respecto del impuesto a las ganancias.

El gremio de la Sanidad en Jujuy, ATSA, informó que no adhiere al paro pero «comparte» el reclamo de la central obrera, mientras que la ATE provincial realizará un paro con movilización.

Asimismo los gremios opositores a la continuidad de Hugo Moyano al frente de la CGT volvieron a rechazar el paro convocado para hoy por el líder camionero y cuestionaron que se decida «utilizar las necesidades de todos los trabajadores en la búsqueda de un mezquino beneficio personal».

Lo hicieron a través de una solicitada publicada hoy en varios matutinos nacionales y titulada «Los derechos de los trabajadores son la base de la unidad y no oportunistas reclamos personales».

El texto lleva la firma de 19 de los 35 gremios que integran el Consejo Directivo de la CGT: UOM, Peones de taxis, UOCRA, UPCN, Sanidad, Unión Ferroviaria, Obras Sanitarias, Luz y Fuerza, Comercio, UTA, Alimentación, SMATA, La Fraternidad, Marítimos, Telefónicos, Modelos, Personal Legislativo, SAPOD y SUPARA.

Allí, si bien coincidieron en varios de los reclamos que llevaron a Moyano a convocar a un paro y movilización esta tarde a la Plaza de Mayo, manifestaron claramente su rechazo a la medida de fuerza.

“Demandamos la eliminación del Impuesto a las Ganancias en todos los salarios convencionados y la universalización sin topes de las asignaciones familiares, pero no marchamos detrás de decisiones personales y al lado de los enemigos de los trabajadores que esconden una clara intencionalidad política”, advirtieron los gremios antimoyanistas en la nota publicada hoy en los diarios.

Además, indicaron que «esta es la agenda de los trabajadores, nacida de las conclusiones de un largo debate colectivo», aunque dejaron en claro que esa agenda «nunca fue producto de un arrebato individual, ni fruto de una iluminación personal en medio de un programa de televisión», en referencia al anuncio de paro formulado por el líder cegetista durante una entrevista con TN.

«La gran mayoría de las organizaciones sindicales no podemos permanecer calladas cuando súbitamente y sin debate alguno se decide utilizar las necesidades de todos los trabajadores en la búsqueda de un mezquino beneficio personal», afirmaron.

En ese sentido, sostuvieron en la solicitada que «la construcción de una sociedad inclusiva y socialmente más justa debe ser reclamada y defendida en todas las instancias y también en la calle, pero siempre sometida al debate y al interés colectivo».

«Algo está muy mal si detrás de las históricas banderas de los trabajadores se refugian la Sociedad Rural y los dueños del capital», aseveraron los gremios opositores al dirigente camionero en el texto que lleva la firma del «Consejo Directivo de la CGT».