Nuevos convenios para el registro en formato audiovisual de causas por delitos de lesa humanidad

BUENOS AIRES- El Vicepresidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, Lic. Juan Buono, suscribió el martes 20 de mayo  dos convenios vinculados al registro audiovisual de juicios por delitos de lesa humanidad en jurisdicción de la Provincia de Buenos Aires, en la sede del INCAA.

El primer convenio que es relativo al juicio por el secuestro, torturas y la apropiación de bienes, en perjuicio de la familia Iaccarino en el centro clandestino “El Infierno”, que funcionó en la Brigada de Investigaciones de Lanús, en el partido de Avellaneda, fue suscripto por el Lic. Buono, en su carácter de Vicepresidente del INCAA, el Dr. Hugo Cañón, Presidente de la Comisión Provincial por la Memoria y el Prof. Carlos Ciappina, Vicedecano de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata.

El segundo convenio también fue suscripto por el Vicepresidente del INCAA Lic. Buono y el Vicedecano de la Facultad de Periodismo y Comunicación de la Universidad Nacional de La Plata Prof. Carlos Ciappina, junto al Rector de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQUI), Dr. Mario Lozano, y el Presidente de la Comisión Provincial por la Memoria de la Pcia. de Buenos Aires, Dr. Hugo Cañón. Se trata de un acuerdo para la grabación del juicio por la causa denominada “CCDTyE LA CACHA”.

Estos nuevos convenios se inscriben en el marco de las políticas nacionales de Memoria, Verdad y Justicia, a través de las cuales se instrumenta el registro profesional en soporte audiovisual del material obtenido en los juicios por la comisión de delitos de lesa humanidad. Estos dos convenios de colaboración serán el Nº36 y Nº 37 respectivamente, en tanto que las causas en las que el INCAA intervino hasta la fecha ya suman 46.

Hasta el momento, el INCAA ha suscripto convenios en todas las provincias en las que se han sustanciado juicios por delitos de lesa humanidad: Buenos Aires (en las localidades de La Plata, San Martín, Mar del Plata, Bahía Blanca y Tandil), Chaco, La Pampa, Córdoba, Santiago del Estero, Mendoza, Santa Fe (y Jurisdicción de Rosario y localidades de San Nicolás, Pergamino y San Pedro), Tucumán, Salta, La Rioja, Rio Negro, San Juan, Entre Ríos, Catamarca, Chubut, Neuquén, Jujuy, Misiones, Corrientes, Formosa. En paralelo, un equipo de profesionales filma los juicios que se desarrollan en la jurisdicción de la Justicia Federal de la Ciudad de Buenos Aires, en los Tribunales de Comodoro Py.

El registro de los juicios tiene como objetivo primordial el resguardo de la memoria colectiva, que fortalece al conjunto social y le asigna protagonismo sobre nuestro futuro común. El material, filmado por profesionales, y en soporte de calidad, garantiza su perdurabilidad y posibilita su futura guarda y conservación como patrimonio documental de toda la comunidad.

En el marco de este encuentro los firmantes destacaron:

Juan Buono: «estamos muy contentos de suscribir al convenio junto a la Universidad de Quilmes, la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Plata y la Comisión Provincial  de la Memoria de la Provincia de Buenos Aires. Es un paso más, que viene a sostener una política de Estado que tiene como prioridad poner en primer lugar la Memoria, la Verdad y la Justicia. Creemos que es una bandera que se recuperó fuertemente luego de las lamentables políticas de indulto de la década de los noventa. Hablaban del ‘Nunca más”’hace un rato, pero yo prefiero el ‘nunca menos», porque se ha instalado como un derecho adquirido para las generaciones venideras, el acceso a la verdad de lo que ocurrió en los años de la dictadura.

Se están enjuiciando a los responsables tanto militares, como civiles y económicos. Es un acto de justicia muy importante, y  simbólico para los años siguientes, a las generaciones futuras, que podrán tener acceso al material justamente gracias a que el INCAA, con el programa MECIS, viene garantizando el registro, con profesionales y en alta calidad, de todo lo que ocurre en los juicios. P ara resguardo de la Justicia y de las partes publicas de los juicios, para que se puedan difundir y tener mayor posibilidad de visibilizar lo que ocurrió en aquella época y que quede fuertemente grabado y arraigado en la cultura de los jóvenes, que por ahí no pudieron vivir esa etapa. Por eso esta es una documentación de carácter social e histórico muy importante, con el que seguimos dando pasos en el sentido de la decisión política de este gobierno, de ir a fondo con Memoria, Verdad y Justicia. Nos pone muy orgullosos que cada vez sean mas los convenios que se suscriben, que cada vez sean mas los actores que se incorporan al trabajo colectivo, porque ya no es solo un Estado empujando sino que hay cada vez mas actores que se hacen responsables de esta necesidad, que creo es de toda la sociedad argentina, y que encuentra tanto en las universidades como en los estudiantes y en los movimientos de Derechos Humanos, que son quienes impulsaron desde un inicio esta política. Ese es un fuerte respaldo para seguir adelante y que se empodere a la sociedad con esta verdad, con esta verdad de que hubo responsables concretos que tienen que ser juzgados y que tienen que recibir su sentencia.